COMUNICADO N? 4 DE LA JUVENTUD PERONISTA DE LA ARMADA ARGENTINA

Hace un año se concretó el primer paso hacia la Liberación Nacional. Tras largos y cruentos años de lucha se obligó a los gendarmes de la antipatria a entregar el gobierno. Fue un triunfo de la Nación sobre el imperialismo logrado fundamentalmente por el pueblo peronista.
El 25 de mayo de 1973, el enemigo cedió posiciones, pero de ninguna manera fue derrotado. Hoy vemos cómo retoma la ofensiva, lo vemos con bronca, con chinche por ver cómo se les deja preparar impunemente sus . fuerzas para retomar las posiciones perdidas.
El ejemplo más claro lo tenemos en nuestra Marina de Guerra, fuerza de choque militar e ideológica del imperialismo yanqui. Hoy nos vemos afectados por una acción sicológica constante, tendiente a demostrar que el peronismo, el verdadero peronismo, es sinónimo de comunismo y extremismo apatrida.
Todo nuestro adiestramiento
militar apunta a una sola cosa, estar capacitados para luchar contra el pueblo. O nos vamos a creer que cuando nos adiestramos para disolver manifestaciones, hacer allanamientos, combatir en ciudades, nos estamos adiestrando para defender intereses del pueblo peronista? Sólo dos tipos de adiestramiento: «antisubversivo», y de ataque con las. grandes unidades, la verdad está clara, nos quieren utilizar para un nuevo 16 de setiembre de 1955.
Por eso queremos recordar a todos los que formamos la columna vertebral de la Marina, los Suboficiales, que sólo nuestra correcta organización podría impedir la acción (y aquí sí vale la denominación) del subversivo, extremista y apatrida brazo ejecutor del imperialismo.
También debemos recordar en esta fecha, y preguntarnos, y preguntar, ¿qué pasó con los compañeros que el 17 de noviembre de 1972 fueron encarcelados por haberse puesto como verdaderos peronistas al servicio del pueblo?
Ninguno de ellos fue reincorporado. Todos los cabos (más de 50) dados de baja, un teniente de navio pasado a retiro obligatorio, ocho guardiamarinas continúan en disponibilidad.
La Marina de Guerra se pasó por las pelotas la ley de amnistía sancionada por el Gobierno del Pueblo. Que es lo mismo que decir, que reafirmándose como ejecutora de los fusilamientos de Trelew, se pasó y se sigue pasando por las pelotas a todo el pueblo peronista, y más aún a la gran mayoría de los argentinos.
Y la Marina sigue igual, los gastos escalofriante en compras de armamentos al exterior no se han reducido un peso, los oficiales siguen viviendo como oligarcas en sus lujosas casas rodeados por canchas de tenis, polo, golf, piletas y veleros. Perciben sueldos altísimos, tienen los créditos que se les antoja en el momento que se les antoja. Y por supuesto siguen siendo los mejores cuadros gorilas del imperialismo.
Mientras tanto, nosotros los suboficiales jóvenes vivimos en pocilgas, recibimos sueldos que a gatas nos permiten vivir, y por sobre todo se nos «subalterniza» cada vez más, como si fuéramos seres inferiores por el sólo hecho de no haber podido pasar por la Escuela Naval Militar porque somos hijos de obreros.
Y como si todo lo anterior fuera poco, se duda de nosotros. En cada suboficial joven ven un extremista infiltrado en potencia.
Y ahí está la cosa, y tienen razón en tenernos miedo. Porque cuando ellos quieran utilizar las armas de la Patria en contra de la Patria, nosotros vamos a saber utilizarlas como verdaderos patriotas, para que que truene el escarmiento, de una vez y para siempre.

Tags: ,