Anta circunstancias similares a la actual, en que el imperialismo avanzaba implacable contra el gobierno popular a través de sus «ahijados» de siempre, el diario «Democracia» comentaba en sus páginas del 2 de mayo de 1953:
«Podría haber una bomba en cualquier parte. Pero todo el mundo fue a la plata, las bombas fas colocaron quienes no querían que el pueblo se congregara para dialogar con Perón.
«las colocaron a propósito para intimidar, para hacer que el espectáculo de los heridos y los muertos retuviera en su casa a los obreros, recelosos de correr la misma suerte. Querían por el terror que el 1° de Mayo fracasara. ..
«¡Pero el pueblo fue, y estuvo allí, en la plaza del peligro, más numeroso y entusiasta que nunca. Era un millón de héroes que desafiaba fas bombas. Un millón de héroes que lo mismo fue, aunque no supiera si saldría con vida. ¡Maravilloso pueblo el nuestro, pueblo heroico, pueblo de varones]
«El único fracaso de ayer fue el de los imbéciles que creyeron que podían amedrentar a un pueblo como el nuestro. A un pueblo que demuestra una vez más no conocer.
«¡Sólo con eso ya se sabe de dónde vienen los ataques!»

Tags: