«El Caudillo» en su intención de dividir al pueblo y enfrentar entre sí las fuerzas populares, se expresa así en las páginas de su último número.
«El asesinato del padre Carlos Mugica es la demostración más elocuente de la desesperación que cunde entre las filas del neoperonismo de izquierda, la fractura producida en el seno de la tendencia a través de los últimos meses, obligaron al aparato militar montonero a demostrar —a través del asesinato— que no están dispuestos a permitir las deserciones y los cuestiona-mientos al proyecto elaborado por Mario Firmenich.»
«Mugica estaba amenazado de muerte por los Montoneros. Y esto no lo decimos nosotros, sino que lo afirman personas cuyo pensamiento político está diametralmente opuesto al nuestro. Este bárbaro crimen tiene otras connotaciones paralelas a los conflictos internos de la tendencia. La escalada de violencia desatada contra el Gobierno Justicialista no es improvisación. Desde antes del 25 de mayo empezó a articularse un frente de oposición a Perón, por parte de las organizaciones guerrilleras de ultraizquierda.»
«Ahora, aprovechando la excusa de las deserciones, ejecutan a Mujica. Todo esto forma parte de un plan preconcebido para sabotear el proyecto Peronista de Reconstrucción y Liberación. Y en este plan intervienen directamente como pensadores y protagonistas, las bandas armadas de los Montoneros.»
«(…) Son los compañeros que alzaron la vista y comprendieron el 1º de Mayo que la conducción estratégica del Movimiento era sólo Perón y que el proyecto Montonero era una aventura alucinante de quienes reventaron a Mugica y luego, al más puro estilo gangsteril le enviaron una corona. Como queriendo confundir y engañar.»

Tags: ,