No será esta una colección de juicios elogiosos ensamblados con opiniones astutas del elogiado. Scalabrini Ortiz no se lo merecería. Hace ya muchos años nos previno contra el peligro de convertir nuestra historia en “una verdad que no se analiza” y sería poco beneficioso tratarlo justamente a él de esa manera. Terminaríamos creyendo que Scalabrini flotó “beatíficamente en el seno de una materia angélica”, y esto se parecería demasiado a los discursos escolares donde los héroes están vestidos de mármol desde su nacimiento. Scalabrini no lo estuvo. La nuestra es una historia de hombres y con hombres. De allí la inconveniencia de las fábulas, que entorpecen y tergiversan nuestra lucha, aún cuando versen sobre personajes alistados en el campo nacional. Scalabrini Ortiz no fue un héroe inmaculado (que no los existen) dirigiéndose siempre serio y sin dudas hasta cumplir con su destino de estatua. Dudó algunas veces, se sintió descorazonado en otras, cometió errores.
No se trata entonces de hacer una foto retocada, sino de verlo en acción, debatiéndose contra esa “política invisible” que amordazó al país durante tantos años y que tantas veces buscó sumirlo en el silencio.

  • EN LA DECADA INFAME
  • En la tarde del 6 de septiembre de 1930, una columna militar entró en la Casa Rosada. Con ello se ponía fin al segundo gobierno de Hipólito Yrigoyen, quien no alcanzó a cumplir dos años en su gestión presidencial. Scalabrini Ortiz colaboró con el golpe. También él formó en la legión de intelectuales que recibió con beneplácito la caída del caudillo plebiscitado en 1928. Quizá sea oportuno recordar que pocas veces se realizó en nuestro país una campaña de desprestigio tan bien montada y tan efectiva como la Nevada a cabo antes del motín que ubicó al general Uriburu en la presidencia. El retroceso político del yrigoyenismo en la capital se evidenció claramente en las elecciones para diputados de marzo de 1930: el radicalismo sólo obtuvo el tercer lugar. Dividido el partido Radical, los alvearistas cooperaron desembozadamente con la “cruzada civilizatoria” que tuvo su culminación un día antes de que las elecciones en Cuyo permitieran —como era razonable suponer— que una mayoría yrigoyenista en el Seriado de la Nación sancionara la ley sobre nacionalización del petróleo, aprobada hacía un año en Diputados.
    Pero Scalabrini no residía en la luna, aunque pudiera hacer una visita ocasional, y muy poco después comprende el carácter de la revolución: un régimen que no había perdido sus posiciones más importantes vuelve a hacerse cargo del poder político. También lo comprenderá así un capitán del ejército que formó en la columna comandada por Uriburu y que años más tarde leerá con atención los libros de Scalabrini.
    En agosto de 1932 se realizó en Ottawa, Canadá, una importante conferencia entre representantes de Inglaterra y de la Comunidad Británica de Naciones. Uno de sus resultados fue la imposición de restricciones a las exportaciones argentinas de carne. Por cierto, Gran Bretaña no era el único mercado posible para nuestra carne, pero no era cuestión de dejar deteriorar los fuertes lazos de amistad ya existentes. Con el pretexto formal de retribuir la visita que el príncipe de Gales hiciera durante el gobierno de Alvear, una delegación encabezada por el vicepresidente, Julio A. Roca, e integrada por amables funcionarios, viajó a Londres. Luego de arduas conversaciones en que todos se afanaban por defender los intereses ingleses, se firmó en mayo de 1933 el pacto Roca-Runciman. Su contenido atentaba contra la soberanía nacional pero eso no importaba mayormente a nuestros ministros. No habían llegado a la función pública para preocuparse por esos detalles. Desde ese momento, serían empresas inglesas las encargadas de exportar el 85 % de nuestros saldos de carne y el restante 15 % (la tradicional generosidad británica) podía ser exportada por firmas argentinas, siempre que no persiguieran fines de “beneficio privado”. Este pacto fue el antecedente inmediato de otras concesiones que el gobierno justista haría a los intereses británicos. Lo seguirían: a) disminución de aranceles aduaneros a mercaderías inglesas tan necesarias para el país como el whisky; b) apoyo a las empresas ferroviarias con el rótulo pomposo de “coordinación” de transportes; autorización para aumentar las tarifas y disminuir los sueldos de los ferroviarios; c) la creación del Banco Central, interesante artificio antinacional, etc.
    Scalabrini Ortiz se aplicará al estudio del pacto Roca-Runciman y de sus consecuencias. Descubrirá que en la misma época, en estrecha relación con el pacto, se nos concedía un empréstito de “desbloqueo”. Los británicos nos prestaban dinero que no salía de Londres ya que era recibido por las empresas que no podían cobrar sus ganancias en la Argentina por la escasez de divisas. Las ganancias bloqueadas dejaban de estarlo, pero el país se endeudaba y pagaba intereses para que las empresas extranjeras recibieran sus beneficios. Curioso empréstito: era presentado casi como un regalo, pero lo pagábamos nosotros, y bastante caro.
    Scalabrini verá entonces que son muchas las coincidencias entre este empréstito “logrado” por negociadores que declaraban que “la República Argentina es, en cierta forma, una parte integrante del Imperio Británico” y el que “obtuviera” Rivadavia en 1824. Comprobará que este empréstito, que nos hiciera la casa Baring, se terminó de pagar en 1902, durante la gestión presidencial de Roca (padre de este galante vicepresidente educado en Inglaterra). Poco a poco, Scalabrini irá realizando la tarea de descubrimiento de nuestra realidad, poniendo de relieve la trama oculta que explica casi toda nuestra historia, los resortes de la penetración lenta e insidiosa que había alcanzado a dominar la política y la economía de nuestro país.
    Así para saber exactamente lo que éramos en ese momento, se dedicó a investigar lo que habíamos sido. Acudiendo a una palabra trajinada últimamente, diremos que fue “revisionista”. Pero sin caer en los vicios y errores de un revisionismo aristocrático que afirmará a sus héroes en el color blanco de la piel, en lo rublo del pelo y en la pureza del origen, abominando de morochos y mulatos. Como en nuestro país la mayoría del pueblo dista de parecerse a los escandinavos, con esta selección de piel no hace más que explicitarse una concepción jerárquica y autoritaria de la sociedad con la que Scalabrini no coincidió jamás. Además, su búsqueda histórica no se basaba en abstractas nociones seudopolíticas. Convencido de que “la economía es un método de auscultación de los pueblos” y de que “no hay posibilidad de un espíritu nacional en una colectividad de hombres cuyos lazos económicos no están trenzados en un destino común”, comprobó que —con escasos intervalos— habían sido los intereses británicos los que habían privado en nuestro país. “Vista la historia argentina desde el alto plano del vuelo de pájaro, es fácil advertir que Gran Bretaña ha sido simultáneamente la nación más constantemente amiga y la más incansablemente enemiga. Amiga, al no permitir que ninguna otra nación interfiera en nuestro destino. Enemiga, al limitar implacablemente las posibilidades argentinas a la estricta misión de factoría proveedora de alimentos y de materia prima”. La independencia deseada por Scalabrini no era, y esto también lo diferenciaba de la mayor parte de los revisionistas, una cuestión fundamentalmente espiritual. “Toda independencia política que no se asiente en la roca firme de la independencia económica, es una ficción de independencia en que no puede existir nada parecido a la libertad —ni personal ni colectiva—, porque la primera y fundamental libertad del hombre es la de poder desenvolver su capacidad industriosa y creadora.”
    Esto lo enfrentaba con los detentadores del saber. “Los historiadores no eran historiadores, eran novelistas. Habían urdido una tramoya que llamaban historia nacional en que los próceres eran todos los que sirvieron incondicionalmente a los intereses británicos y los truhanes los que de alguna manera se opusieron a sus maniobras.” No eran los historiadores-novelistas los únicos que habían urdido una tramoya. Políticos, economistas e intelectuales surtidos cantaban loas a nuestra amistad con Gran Bretaña. Eran sus capitales amistosos los que habían permitido que nos constituyéramos como nación, y la generosidad inglesa era tan amplia que siempre podríamos recurrir a ella cuando nuestros errores (por desgracia frecuentes) nos colocaran en una situación comprometida. “Todo lo malo que sucedía entre nosotros, entre nosotros mismos se engendraba. Los procesos de absorción, que ocurrieron en todas las épocas, del más pequeño por el más fuerte, del menos dotado por el más inteligente, no ocurrieron entre nosotros, de acuerdo a la historia oficial. Las luchas diplomáticas y sus arterías estuvieron ausentes de nuestras contiendas. Sólo tuvimos amigos en el orden internacional.” Frente a esta corte que nos presentaba una historia idílica, Scalabrini Ortiz la mostraba en su profunda realidad. “El imperialismo económico encontró aquí campo franco. Bajo su perniciosa influencia estamos en un marasmo que puede ser letal. Todo lo que nos rodea es falso o irreal. Es falsa la historia que nos enseñaron. Falsas las creencias económicas con que nos imbuyeron. Falsas las perspectivas mundiales que nos presentan y las disyuntivas políticas que nos ofrecen. Irreales las libertades que los textos aseguran.”
    Scalabrini Ortiz se refiere al imperialismo. ¿Era un« novedad para la época? No, no lo era. Era frecuente encontrarse con encendidas arengas contra el imperialismo. Los tradicionales diarios oligárquicos ofrecían sus páginas a colaboradores que condenaban en tono subido al imperialismo. Pero el condenado era el imperialismo norteamericano. Continuaba en vigencia ese curioso anti-imperíalísmo ya manifestado en el siglo XIX. Los argentinos se oponían al avance de los yanquis —como en las conferencias panamericanas—, pero esta actitud de prevención nacional padecía de una acentuada renguera. Eramos antiimperialistas frente a los norteamericanos (y hasta nos acordábamos de los imperialismos francés, alemán e italiano) pero nos olvidábamos de este fenómeno de prepotencia y explotación cuando de Gran Bretaña se trataba. De ella sólo podíamos recibir dones y beneficios. ¡Cómo podían ser imperialistas unas caballeros tan educados y pulcros!
    Sabemos entonces que la historia argentina “ha sido prolijamente expurgada” y por eso “es una historia artificial, inhumana, que no enseña nada útil y, antes bien, perjudica, al acostumbrar el juicio a no tener en cuenta la influencia de los intereses extranjeros que han sido siempre predominantes entre nosotros”. Scalabrini sostendrá que de estos intereses extranjeros los “de mayor cuantía, de más evidente existencia y de mayor fuerza coactiva en la vida argentina” han sido los capitales ferroviarios. Entonces, para “conocer claramente el objetivo de nuestra lucha” y la “fisonomía de nuestro enemigo”, emprenderá una larga investigación cuyos resultados se encuentran en su Historia de los ferrocarriles argentinos, “fruto de una labor personal en que el autor no tuvo ni la más mínima colaboración ajena, ni siquiera la del amanuense que copia documentos o verifica operaciones aritméticas elementales”. En tarea de años, “no tuvo más premio que la difamación y la calumnia defensiva de las inmensas fuerzas cuyo cimiento estaba socavando con el descubrimiento de la verdad histórica”.
    Como es de suponer, la búsqueda de los materiales con los que pudo componer su paciente tarea estuvo lejos de ser sencilla. No contó, es obvio, con ninguna ayuda de las empresas. Supo que las memorias ferroviarias podían llegar a desaparecer hasta de los despachos oficiales. Llegó a buscar en la quema de la ciudad viejos informes con cifras y datos que le permitían confirmar o desechar suposiciones. Se encontró con funcionarios oficiales que manejaban elementos demostrativos de los manejos antinacionales y que a la semana, ya ocupando un despacho en una empresa extranjera, habían olvidado haberlo conocido. Necesitó mucha decisión y coraje para superar estas dificultades, pero no eran las últimas. Una vez completadas las investigaciones, no había casi donde publicarlas. Partes de la obra, no todas, encontraron un lugar en “Seña/es”. No había editor para un libro como el que Scalabrini Ortiz ofrecía a un país que se movía en la irrealidad creada por los intereses imperiales. Había dinero para empresas culturales como la de invitar a intelectuales europeos de prestigio, siempre dispuestos a desentrañar los misterios más íntimos de nuestro ser nacional a los tres días de haber bajado del barco. Contaban con auditorios boquiabiertos, encantados de abrevar cultura de labios de un delegado de los centros mundiales de la sabiduría. Pero Scalabrini no podía publicar un libro.
    De todas maneras, se aplicó al rastreo de las concesiones ferroviarias. Las distintas compañías fueron objeto del laborioso trabajo que demostró que “el llamado capital ferroviario extranjero no fue sino la capitalización a favor del extranjero del trabajo y de la riqueza natural argentina”. Como dirá años más tarde, los ferrocarriles habian tenido su origen en “algunos de los siguientes tipos: a) ferrocarriles construidos por el gobierno nacional y luego gratuitamente entregados a los financistas Ingleses; b) ferrocarriles construidos por las provincias y graciosamente entregados a los financistas ingleses; c) ferrocarriles construidos por las provincias y entregados a los tenedores de empréstitos, con grandes premios en dinero o en títulos que daban a la cesión el aire de un obsequio; d) ferrocarriles construidos por empresas inglesas con los capitales proporcionados con diversos pretextos por el gobierno argentino en condiciones y cantidades tales que las sumas entregadas superan el capital nominal que dicen haber invertido; e) ferrocarriles construidos por empresas inglesas con capitales proporcionados por el gobierno argentino bajo la forma de servicio directo del interés de las acciones y obligaciones de las susodichas empresas; f) ferrocarriles ingleses construidos con aportes especiales del gobierno, suscripción oficial de acciones, inmensas concesiones de tierras y apoyo incondicional del crédito local, que en total superaban en mucho los capitales reales requeridos para las primeras lineas elementales”.
    Como se ve, una versión totalmente distinta de la que manejaban (y manejan) los panegiristas de las inversiones extranjeras. Pero no se trataba, en realidad, de una “versión”. Scalabrini no afirmaba sin pruebas ni presentaba cifras inventadas o promedios absurdamente obtenidos. El suyo era un trabajo serio que evidenciaba además la falsa “seriedad” de los doctores que pontificaban sobre los beneficios que aportaban al país las empresas ferroviarias. La seriedad y seguridad del núcleo de figurones que ni se animaba a pensar en otros términos que los impuestos por la complicada malla de intereses y verdades eternas eran tan irreales como sus convicciones. Esta legión de sirvientes imperiales fue así descripta por Scalabrini: “Como el cáncer que consume el mismo cuerpo que aniquila, así vive en el cuerpo americano el núcleo mediador de la explotación extranjera, curiosa asamblea de abogados, intermediarios de empréstitos, correteadores de empresas, comisionistas de compañías, gerentes, síndicos, directores de ferrocarriles, simples y vanos enriquecidos en dependencia de ofertadores de la riqueza e intelectuales enternecidos por las lisonjas astutas de lo europeo”.
    Pero Scalabrini hizo mucho más que descubrir la venalidad y corrupción que era más que común en derredor de las concesiones ferroviarias. La suya no era una escandalizada campaña moralizadora que salía al cruce de los negociados porque estaban en peligro las buenas costumbres del país. Lo que peligraba, lo que casi no tenía realidad propia, no eran solamente las costumbres, era el país todo. Esto es decisivo para comprender a Scalabrini: con el tiempo se convirtió en un especialista en los problemas ferroviarios, pero no lo era en 1933. No los tomó como tema de estudio como una afición personal que luego se convierte en hábito sino porque había comprendido la tremenda importancia que habían tenido en la explotación y deformación de nuestro país. Scalabrini muestra la fenomenal falacia de la “radicación de capitales” en nuestra historia, las maniobras cercanas a la prestidigitación que hacen pasar el dinero de una mano a otra cambiándoles la nacionalidad en la rápida maniobra. Pero no podemos sospechar por eso que si hubieran sido ciertas las inversiones, honestas las declaraciones, inexistentes las dádivas, correctas las concesiones, Scalabrini Ortiz se hubiera sentido satisfecho. La inmoralidad brotaba por todos los poros apenas se tomaba y meneaba un poco la cuestión de los ferrocarriles, más no era lo decisivo. Era preciso tenerla en cuenta para calibrar a los individuos que circulaban infatuados por la república con aire de señores honestos y comprender cuáles eran las maniobras comunes en los “gentlemen” que abundaban en el país. Mas el planteo de Scalabrini llega a un plano mucho más hondo: a sostener que los ferrocarriles eran el factor primordial de nuestro “primitivismo agrario”, como lo llamaba. Y acá la diferencia con los planteos oficiales ya era definitivamente Insalvable. Porque una coimita puede disculparse sonriendo comprensivamente y disminuirse la gravedad de una concesión fraudulenta acudiendo a variadas justificaciones, pero admitir que los ferrocarriles detienen nuestro progreso ¡eso sí que no! ¿Y que además sea esa la intención de nuestros amigos ingleses? ¡Estaríamos todos locos! Estaríamos.
    Hoy es ya casi obvio acudir a un mapa y mostrar la constitución radial de la red ferroviaria. Casi sin excepciones las lineas confluyen en Buenos Aires. Las provincias están deficientemente intercomunicadas o carecen directamente de comunicación por tren. Sabemos que esto es así “porque las líneas fueron trazadas con un sentido ajeno a las conveniencias nacionales”. ¿Cuál era la política que estaba detrás del trazado radial? “Esa política es fácil de resumir: tráfico descendente hacia los puertos de materia prima, tráfico ascendente de manufactura desde los puertos hacia el interior”. Nuestro país condenado a un destino de granja, Inglaterra abasteciéndonos de los bienes industrializados necesarios para nuestro desenvolvimiento agropecuario y para el consumo. Una ecuación perfecta servida por los ferrocarriles. Y si no alcanzaba el trazado, quedaban las tarifas. Mediante el sencillo expediente de elevarlas o bajarlas, según el caso, podían debilitarse y desaparecer las industrias del interior que estorbaran los intereses británicos. “Todo progreso argentino daña alguna partícula de la hegemonía inglesa. Toda industria argentina desplaza una industria similar inglesa o de alguno de sus satélites, con cuyos productos ella comercia”. Por ello, para dar un ejemplo, podía resultar más barato transportar una bolsa de harina desde Rosario a Mendoza, con 814 kilómetros de distancia, que desde Córdoba a Mendoza, con 715 kilómetros. Aparentemente incomprensible, a no ser que recurriéramos a artificiosos y complicados cálculos, mecanismo deseado por las compañías ferroviarias. O, lo más “acertado, que comprendiéramos el proyecto imperial de impedir nuestra industrialización.
    No eran los ferrocarriles el único factor que, en manos de nuestros “amigos”, conspiraba contra nuestro crecimiento y consolidación como país verdaderamente independiente. “Para quitarle a un pueblo el usufructo de sus bienes y de su trabajo no es ya necesario desplazarlo de su tierra corporalmente, y basta quitarle el dominio de sus medios de comercialización, de transporte, de comunicación y del manejo del crédito y de la moneda”. En cuanto a la comercialización, carnes y granos argentinos eran exportados por empresas extranjeras. Luego de la “coordinación” y de la creación de la “Corporación” en la ciudad de Buenos Aires, los británicos manejaban también los transportes. Los teléfonos estaban en manos extranjeras. Y a partir de 1935 el crédito y la moneda dependieron de las decisiones del Banco Central, creado a instancias inglesas y siguiendo las “desinteresadas” instrucciones de un experto británico que se dignó visitar nuestro país a los efectos de hacernos partícipes de su sabiduría bancaria. Como era de prever, la nómina del directorio era conocida en Londres antes que en Buenos Aires, hecho perfectamente coherente con el modo de funcionamiento de esta entidad bancaria que estaba exenta del control oficial y que, en cambio, tenía la facultad de supervisar las cuentas fiscales y de pedir informes a los bancos nacionales y a los ministerios cuando lo creía conveniente. “El Banco Central es un simple rodaje administrativo, pero es, también, la invención más perniciosa para la independencia económica argentina”.
    Ante la creación del Banco Central, en la que aparecen nombres que seguirán rondando en la escena durante muchos años, se oye otra vez a Scalabrini alertando al país. Nuevamente su denuncia poniendo en claro el papel de los inventos entreguistas, pero sin detenerse en la minucia leguleya o el detalle de poca importancia de las ofendidas reclamaciones subalternas. Lo que estaba en juego era el destino del país, avasallado por el imperialismo, y Scalabrini era de los escasos en comprenderlo y quizá el más lúcido en demostrarlo.
    En esto tenía diferencias decisivas con algunas variedades de “nacionalistas” que había en el país. Scalabrini calificó a algunos: “simples remedos carnavalescos de los movimientos europeos”, pero tal vez sea oportuno ampliar la caracterización. Con excepción de los forjistas, la casi totalidad de los nacionalistas argentinos eran antiobreros. La defensa de la patria tenía como requisito fundamental la represión y persecución de los trabajadores, avalada por opiniones de señores franceses, alemanes, italianos o españoles según los casos. Todo pedido de reivindicaciones obreras era calificado inmediatamente por estos fieles defensores de la nacionalidad como “disolvente y ajeno a las tradiciones”. Nacionalistas se decían los que en 1919 salieron a la calle durante la Semana Trágica a perseguir trabajadores. Nacionalistas se decían los que aprobaron con satisfacción los fusilamientos de 1921 en la Patagonia. Nacionalistas se decían los que sostenían la necesidad y conveniencia de un orden social rígidamente jerárquico, en que todos y cada uno conservaran el lugar que le corresponde. Por supuesto, el lugar de ellos era el de arriba y el de los obreros el de abajo. Pretender cambiar en algo esta ubicación era un delito contra la patria. En esta posición se veían favorecidos por el hecho de que los escasos obreros sindicalizados manejaban todavía las consignas y propuestas de anarquistas y socialistas, alejados de las reales necesidades de los trabajadores argentinos y de la nación. Pero ¡os nacionalistas que calificaban de “apatridas” a los obreros que se inspiraban en autores europeos tenían también como mentores intelectuales, paradoja sólo aparente, a políticos y pensadores de Europa.
    Porque estos nacionalistas aristocráticos y antiobreros estaban absolutamente convencidos de que los argentinos éramos “europeos en América” y europeos de lo mejor, ya que había distinciones de importancia. Estábamos indisolublemente unidos a los pueblos cultos y progresistas de Europa, continente que también albergaba a pueblos indolentes e ignorantes. En razón de esta filiación extracontinenial, se desentendían de la suerte de las restantes repúblicas iberoamericanas, pobladas por mestizos o por “negritos mediocres y enfermizos” (como sostenía un diario “nacionalista” en época de Yrigoyen), pocos afectos al trabajo y definitivamente alejados de las manifestaciones de la cultura que sólo estos refinados caballeros podían saborear.
    Nada más opuesto al pensamiento de Scalabrini, quien nos concebía formando un bloque con el resto de América, sin incluir en esta unidad a los prepotentes imperialistas norteamericanos. “América se emplea con un sentido restrictivo y en la imaginación del autor sólo representa esa fracción del continente que tiene unidad de idiomas, de religiones, de costumbres y que geográficamente llega hasta el límite norte de Méjico”, aclaró cierta vez.
    El nacionalismo de origen oligárquico era antiobrero, racista, europeísta, antiamericano. Por añadidura, se volvía un tanto distraído cuando alguien hacía referencia a los manejos imperialistas de Gran Bretaña. No podía ser de otra manera, ya que casi todos los integrantes de estos grupos políticos eran funcionarios, abogados, socios, clientes, empleados o allegados a las empresas inglesas. “El jefe del nacionalismo nacionalsocialista era el doctor Manuel Fresco, gobernador de la provincia de Buenos Aires, médico de los ferrocarriles británicos”. Por sus lazos con la urdimbre de la explotación a que era sometido nuestro país, estos “variados especímenes de nacionalismos” —con rasgos comunes en muchos aspectos decisivos— “se ocupaban de todo menos de la economía”, como señalaba Scalabrini. A ojos de los nacionalistas, nuestro país peligraba, pero sólo en sus tradiciones. Nada se decía de la riqueza que, fruto del trabajo de los argentinos, era extraída de nuestra patria. Ese era un asunto de mal gusto, que olía muy mal, y nuestros nacionalistas tenían muy buen gusto y eran afectos a los perfumes suaves. Por lo tanto, las cuestiones económicas permanecían intocadas.
    Hubo, sin embargo, alguna ocasión en que ganaderos poco favorecidos en la repartija de beneficios hicieron oir su voz contra el imperialismo. Pero eran las quejas de socios menores, protestando porque querían que la distribución de favores fuera más igualitaria. Por supuesto, a realizarse exclusivamente dentro de los sectores sociales a los que ellos pertenecían. No fuera cosa de confundirse con los insensatos que ignoran las necesidades espirituales de los ganaderos y pretender disminuir sus ganancias. ¡Adonde iríamos a parar!
    En 1937 el doctor Roberto M. Ortiz es lanzado por las fuerzas oficiales como candidato a presidente. Lo será, como representante de los intereses británicos, luego de comicios fraudulentos. “Hace muchos años que actúa como abogado de las principales empresas ferroviarias y él no oculta ni su admiración por las habilidades inglesas, ni su connivencia con las actividades mercantiles que en el país desarrollan, ni su creencia de que la Argentina está en paridad con cualquiera de los dominios del Imperio de la Gran Bretaña”. Este gobernante surgido del fraude pretenderá darle mejor aspecto al régimen, buscando integrar al radicalismo, proscripto desde hacía varios años. Esto requería, entre otras cosas, atenuar los aspectos más escandalosos de la situación política e institucional. Ortiz llegará a intervenir la provincia de Buenos Aires, distrito donde ¡as maniobras ante cada acto electoral casi superaban la imaginación humana. Scalabrini comprende que no basta con restablecer la legalidad en ios comicios. Terminar con los votos de los muertos no era suficiente para lograr lo que realmente importaba: recuperar la independencia perdida.
    Scalabrini sabía que la legalidad comicial traería aparejado el triunfo de ios radicales. Pero sabía también que “el radicalismo, el organismo que Yrigoyen había creado en cuarenta años de paciente elaboración, ya no era una vía de expresión para los anhelos del pueblo: era un instrumento más da la oligarquía, es decir, un eco de la voluntad extranjera de sojuzgamiento y expoliación”. Esta opinión de Scalabrini con respecto a los sectores dirigentes de la U.C.R. lo distanciará de muchos de sus compañeros de FORJA, firmes todavía en su adhesión al radicalismo.
    En 1939 comienza la llamada “segunda guerra mundial”. Scalabrini Ortiz y FORJA apoyaron el mantenimiento de la neutralidad argentina. No fueron los únicos. Además del gobierno, criticado por los sectores “cultos y democráticos”, lo hicieron las nacionalistas admiradores de Hitler y Mussolini y los comunistas. Los simpatizantes del Eje afirmaban que Alemania e Italia habían superado al capitalismo liberal dentro de sus fronteras y ahora comenzaban a derrotarlo en el piano mundial. Sabiendo que era imposible la entrada de nuestro país en la guerra a favor del bando de sus amores, cooperaban a su modo apoyando la neutralidad. En cuanto a los comunistas, desplegaron sus variados recursos falsamente dialécticos para justificar el salto de la defensa de la neutralidad a su furioso rupturismo en favor de los aliados. En agosto de 1939 se había firmado el pacto de no agresión entre Alemania y Rusia. Como estaba asegurada entonces la paz de la madrecita Rusia, no era necesario intervenir en la guerra, y coincidían en la posición neutralista y en llamar imperialistas a los dos bandos en lucha. Pero en 1941 Hitler decidió invadir Rusia y aquí cambió radicalmente la óptica. Peligraba la Unión Soviética. Esto justificaba cualquier pirueta política. Casi mágicamente Inglaterra y Estados Unidos pasaron de imperialistas a paladines de la democracia. Era preciso que la Argentina cooperara en la guerra entre la barbarie nazi-nipo-fascista y la democracia, denominación común que abarcaba a Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Rusia, etc. Nuestro lugar estaba del lado de los demócratas. Debíamos alinearnos junto a nuestros explotadores porque así lo hacía necesario la defensa del Kremlim. Nuestra tradición diplomática, necesidades y conveniencias carecían mayormente de importancia. Sobre la base de este peculiar punto de partida para una acción política en la Argentina, los teóricos del Partido Comunista oscilaban de un modo un tanto oportunista en sus calificativos. Scalabrini Ortiz era “progresista” en 1940 y un “paracaidista” en 1941, año en que era clarísima su condición de “cínico nazi”.
    Así estaban las cosas: los “democráticos” exhortando a intervenir en la guerra para defender a Londres y París; los “nacionalistas” a favor de la neutralidad porque así ayudaban a Roma y Berlín; los comunistas ora a favor ora en contra según el último radiograma de la Unión Soviética. Scalabrini Ortiz y FORJA, en cambio, a favor de la neutralidad con los pies, el cerebro y el corazón puestos en nuestro país. “Es ridículo hablar de morir por la democracia en Europa, cuando no se sabe hacerlo por la democracia en la Argentina”. Decía un Volante de FORJA: “Frente a la V del cipayo/ y a las tres V del teutón/ la “A” inicial de Argentina/ signo de liberación”.
    En esa época comenzaron a inventarse conjuras nazi-fascistas para adueñarse del país. Los cerebros que fabricaban estos planes siniestros seguirían haciéndolo durante varios años, contando a su favor con un afinado coro de cipayos de derecha e izquierda. Por lo pronto, sé denunció que los alemanes planeaban apoderarse de la Patagonia. Gran alharaca democrática. Scalabrini salió al paso de los charlatanes y recordó que casi toda la Patagonia estaba en manos inglesas desde hacía muchos años sin que ninguno de los escandalizados hubiera levantado un dedo para impedirlo o alzado la voz para denunciarlo. La fábula germano-patagónica no pudo tomar demasiado vuelo, pero ya surgirían otras.
    En 1940 Scalabrini publicó dos libros. Fueron recibidos con un silencio casi absoluto. Los muy escasos comentarios coincidían en calificarlo de sirviente de los nazis. Pero la respuesta más generalizada fue hacer como si las obras no existieran. Es que Scalabrini ya no hacía literatura. Sus escritos tampoco se ocupaban de ficciones o de problemas elevados y abstractos como “la libertad” o “la moral”. Por el contrario, trataban sobre cuestiones bien concretas, vinculadas con la libertad y la moralidad reales y situadas. “Alegar en favor de la libertad en abstracto es perder el tiempo, porque es como alegar a favor del apetitoso sabor de la carne de pollo, en que todos estamos de acuerdo. En lo que discordamos es en convenir quien se come el pollo: o vos o yo, o los grandes consorcios extranjeros o el pueblo argentino. That is the question, como decía Hamlet, cuando trataba de intuir a qué gobernante argentino habla pertenecido el cráneo hueco que tenía en la mano”.
    Culminaba ya la “década infame”. Habían pasado diez años desde que Scalabrini decidió negarse a ser un cómplice culto de la entregocracia y había comenzado con su labor de escritor político nacional. Como resumen de esta época y de su tarea, sus propias palabras: “Del un lado estaban los adictos a la tierra y al hombre consustanciado con ella; del otro, estaban los adictos al capital extranjero y a sus conveniencias.
    Con esa nueva linterna de Diógenes, escrutamos los rincones más oscuros de la historia y del conocimiento con que habían imbuido nuestras conciencias. Cometimos muchas injusticias, posiblemente, porque la inercia de la reparación se despreocupaba de la equidad y de la consideración de las circunstancias. Pero el justo término medio es justo y es término medio porque está en el centro de dos extremos y nosotros éramos el extremo desesperado y casi inerme opuesto al extremo y sus servidores. Fue la nuestra una obstinación ardua que debió avanzar en un terreno fragoso entre ardides y trampas que alguien relatará alguna vez para enseñanza de los que vengan. Teníamos en contra, emboscados en todas las encrucijadas de la vida, a las mejores inteligencias del país, a los cerebros más ilustrados, a los apellidos más distinguidos, a los hombres más adinerados y a los dirigentes de los partidos que se decían intérpretes de los sentimientos y de las vocaciones populares. Todas las publicaciones tradicionales nos vedaron el acceso. Todas ías instituciones establecidas negaron el acogimiento a nuestras investigaciones. No hubo mote ni calumnia que no se nos endilgara para desprestigiar nuestras personas e impedir que nuestras ideas y nuestros conocimientos se infundieran en las masas argentinas. Fuimos nazis, anarquistas, comunistas, agentes del oro yanqui, del oro alemán, del oro ruso y hasta del oro inglés. Después nos cubrieron con el silencio y creyeron que ésa era una mortaja suficiente y definitiva”. No lo fue.

  • LOS AÑOS DE GOBIERNO PERONISTA
  • En la tarde del 4 de junio de 1943 iba a proclamarse la fórmula Patrón Costas-Iriondo, en vista de la próxima renovación presidencial. Horas antes se produjo el golpe de estado que desalojó del gobierno a Ramón Castillo. Era una alteración en “aquella oscura selva de traiciones y de intereses combinados”. Terminaban “años de extenso sufrir para los patriotas, en que las entregas y las renuncias se sucedían con mayor velocidad que el transcurso de los años”.
    Scalabrini Ortiz contempló con reserva y escepticismo la irrupción del Ejército en la vida política. Varios factores se aunaron para ello. Por una parte, el cansancio personal acumulado durante años de un trajín aparentemente infructuoso. Artículos, conferencias, folletos, libros, un periódico de corta vida, la colaboración y militancia en FORJA se habían sucedido sin que los resultados visibles hicieran sospechar que se invirtiera el curso de los hechos. Por otra, el carácter cerradamente militar del movimiento armado no posibilitaba el conocimiento exacto de las intenciones de los revolucionarios. Eran muy pocos los civiles conectados con los cabecillas de la revolución juniana y Scalabrini Ortiz no se contaba entre ellos. Algunos indicios afirmaron sus recelos sobre la orientación que tendría el flamante gobierno. El gabinete nombrado por Rawson tiene una mínima actuación y en la reorganización ministerial realizada por Ramírez, sucesor de Rawson como presidente, se filtran figuras claramente identificadas con el régimen anterior. Además, el 2 de septiembre se decreta un homenaje a la revolución del 6 de septiembre de 1930 y en los considerandos se juzga un “deber del gobierno conmemorar el sacrificio generoso de los caídos en aquella jornada histórica y honrar la memoria de su prestigioso jefe, el Teniente General José F. Uriburu, que encabezaba el movimiento libertador”.
    Esta y otras medidas se explican por las posiciones contradictorias de los distintos sectores militares, que coincidían en la necesidad de terminar con el régimen pero tenían divergencias en cuanto al rumbo por tomar luego de asumir el mando, rumbo que se irá clarificando a medida que el GOU logre la hegemonía dentro del gobierno y el coronel Perón dentro del GOU.
    El ascenso del coronel Perón no pasó inadvertido para Scalabrini, así como el sentido y orientación de este ascenso. Scalabrini se interesará por la prédica de este coronel que escucha a los obreros, atiende sus reclamos, parece dispuesto a modificar realmente la situación de los trabajadores argentinos. Al contemplar con simpatía ta creciente importancia que el Secretario de Trabajo y Previsión va adquiriendo dentro del elenco gubernamental, se da una previsible diferencia con los nacionalistas germanófiios que acompañan a los militares en un principio y los abandonan a medida que toma mayor envergadura la figura de Perón. Una frase de Scalabrini es la mejor explicación de su aprecio por Perón: “quienes primero abrirán las sendas de los hechos nuevos serán los humildes, los desmunidos, los trabajadores”. Es enorme la distancia entre esta certeza acerca del valor de los humildes y la concepción aristocrática de los nacionalistas por entonces preocupados por adecentar las letras tangueras y repartir escapularios entre los escolares.
    En varios de los escritos de Scalabrini hay reflexiones explícitas sobre la defensa nacional. En ellos denuncia repetidamente la falacia liberal de limitarla al cuidado de las fronteras geográficas del país. El 10 de junio de 1944, como Ministro Interino de Guerra, Perón inaugura la Cátedra de Defensa Nacional con una conferencia: “Significado de la defensa nacional desde el punto de vista militar”. En ella muestra una clara idea sobre la importancia de la industria y la urgencia de apoyar la constitución de un sector industrial fuerte: “referido el problema industrial al caso particular de nuestro país, podemos expresar que él constituye el punto crítico de nuestra defensa nacional… La defensa nacional exige una poderosa industria propia y no cualquiera, sino una industria pesada”, afirma Perón. Entre los asistentes a la conferencia se halla Scalabrini Ortiz, que charlará brevemente con Perón luego de terminada, haciéndole llegar sus opiniones sobre la nacionalización de los ferrocarriles.
    Pasaron los meses y el coronel Perón aumentaba en importancia. El apoyo de los trabajadores a su persona era cada vez mayor. Sobrevino entonces el golpe de mano de Campo de Mayo, obligándolo a renunciar a sus cargos para luego enviarlo a Martín García. Tras difíciles gestiones. Perón fue traído nuevamente a Buenos Aires e internado en el Hospital Militar. Mientras ello sucedía dentro de las esferas militar y política, se iba prefigurando en el campo popular un movimiento de apoyo hacia quien ya era un amigo. Como un maravillosa manera de desbaratar los planes del imperialismo y la oligarquía, los trabajadores llegarán a Plaza de Mayo a exigir la libertad y la presencia de su líder. “Frente a mis ojos desfilaban rostros, brazos membrudos, torsos fornidos, con las greñas al aire y las vestiduras escasas cubiertas de pringues, de restos de breas, grasas y aceites. Llegaban cantando y vociferando, unidos en la impetración de un so/o nombre: Perón … El descendiente de meridionales europeos iba junto al rubio de trazos nórdicos y al trigueño de pelo duro en que la sangre de un indio lejano sobrevivía aún… Venían de las usinas de Puerto Nuevo, de los talleres de Chacarita y Villa Crespo, de las manufacturas de San Martín y Vicente López, de las fundiciones y aceñas del Riachuelo, de las hilanderías de Barracas. Brotaban de los pantanos de Gerli y Avellaneda o descendían de las Lomas de Zamora. Hermanados en el mismo grito y en la misma fe iban el peón de campo de Cañuelas y el tornero de precisión, el fundidor, mecánico de automóviles, la hilandera y el peón”.
    Scalabrini supo, con gusto, que la multitudinaria manifestación popular del 17 de octubre significaba un cambio decisivo en la historia argentina. Comprendió también que ese cambio tenía sus raíces en lo mejor del pasado del país: “Yo sabía que venían de más lejos, de mucho más lejos, venían del fondo de la historia argentina, venían a vindicar a los hermanos criollos que habían caído doblegados por la prepotencia desdeñosa del capital extranjero y de la oligarquía latifundista”. “Aquellas muchedumbres que salvaron a Perón del cautiverio y que al día siguiente paralizaron el país en su homenaje, eran las mismas multitudes que asistieron recogidas por el dolor al entierro de Hipólito Yrigoyen, las mismas que lo acogieron con el alborozo de un mesías aquel memorable 12 de octubre de 1916 en que el pueblo argentino comenzó a reconocerse a si mismo. Son las mismas multitudes armadas de un poderoso instinto de orientación política e histórica que desde 1810 obran inspiradas por los más nobles ideales cuando confían en el conductor que las guía”.
    El pueblo trabajador en la calle, presionando para hacer valer sus conquistas, abriendo paso a otras más importantes, causó un rencoroso desagrado a los políticos profesionales, a los que se creían portavoces de los obreros, a los frecuentadores de las etéreas musas. Unos y otros cayeron en un profundo desconcierto. Lo sucedido no estaba previsto en los libros que contenían toda la ciencia. Por lo tanto, era irracional, incomprensible, inexplicable. Mejor dicho, la explicación radicaba en la demagogia de ese sonriente coronel capaz de despertar los más dormidos instintos de las masas incultas. Por ello, oligarcas y atragantados con la ciencia coincidieron en atribuir asistencia perfecta en la gesta popular a los ladrones y a las prostitutas. Todo ello mientras persistía en sus rostros la mueca de desagrado surgida en tanto la ciudad era recorrida por los que vivaban a Perón.
    Para comprender el sentido del 17 de octubre, para compartir las aspiraciones populares que lo fundamentaban, era preciso contar con ojos nacionales y populares. Scalabrini los tenía. También sus antiguos compañeros de FORJA, que saludarán el nacimiento del peronismo y se integrarán en él. “El nombre del coronel Perón era el conjuro que había realizado el milagro. Contra todos los consejos de la inteligencia y de la experiencia, al margen de los caminos trillados de la política, el coronel Perón había sembrado una convicción directa en la masa del pueblo. Durante mucho tiempo, los trabajadores recibieron los dones con el recelo del hombre escarmentado en el desengaño. Sus concesiones son habilidad de su ambición, decían los enemigos, sin agregar que la ambición podía cumplirse más fácilmente, como se había cumplido, por el halago al poderoso y no al desmunido de todo. Fue indispensable que el coronel Perón cayera para que se estableciera el mutuo intercambio de confianza.”
    Scalabrini Ortiz colaboró, como periodista, en la campaña presidencial de Perón. “Los pueblos habían comprendido que la revolución se haría con Perón o no se haría. El era la rebelión contra la doble opresión interior y exterior, contra la tiranía de la finanza y del título de propiedad y del colonialismo primitivista.” El 24 de febrero de 1946 todos los partidos políticos tradicionales sufrieron, en las personas de sus candidatos, una derrota por ellos impensada. El candidato triunfante había dicho en la campaña previa: “nosotros representamos la auténtica democracia, la que se asienta sobre la voluntad de la mayoría y sobre el derecho de todas las familias a una vida decorosa, la que tiende a evitar el espectáculo de la miseria en medio de la abundancia, la que quiere impedir que millones de seres perezcan de hambre mientras que centenares de hombres derrochan estúpidamente su plata. Si esto es demagogia, sintámonos orgullosos de ser demagogos y arrójemoles al rostro la condenación de su hipocresía, de su egoísmo, de su falta de sentido humano y de su afán lucrativo que va desangrando la vida de la nación”. (Discurso del 12 de febrero de 1946.)
    Luego de la asunción del mando por el general Perón, Scalabrini se lanzó apasionadamente a una campaña en favor de la nacionalización de los ferrocarriles. “El 31 de diciembre del año siguiente cesaba la vigencia de la ley Mitre que eximía a los ferrocarriles del pago de todo impuesto, no las concesiones que, sin excepción, lo eran a perpetuidad. Yo inicié una campaña nacionalizados y de prevención contra el peligro de la sociedad mixta que los británicos querían formar con los Ferrocarriles del Estado, campaña de conferencias, volantes y folletos que fue rigurosamente proscripta de todos los diarios argentinos.” Finalmente se concretó la compra de los ferrocarriles, equivalente a “adquirir soberanía”, fórmula en la que Scalabrini sintetizaba una operación que merecía críticas porque se consideraba un “mal negocio”. Estas eran críticas a las que Scalabrini no brindaba mayor atención. No sólo porque estaban equivocadas al calificar la compra como un mal negocio sino, fundamentalmente, porque no era una cuestión para mirarla con la malintencionada mezquindad con que lo hicieron casi todos los críticos.
    Llegó por fin el 1º de marzo de 1948. Ese día se tomó posesión formal de los ferrocarriles. Scalabrini concurrió acompañado por dos amigos que habían tomado parte en la lucha a favor de la nacionalización. “Estábamos entre la muchedumbre. Éramos tres gotas de agua en el mar de un millón de ciudadanos. Cuando el silbato de La Porteña anunció que volvía a ser argentina y se abría un mundo de inmensas posibilidades, como tres niños, esos tres hombres valientes y decididos se tomaron de la mano, sin mirarse. Tenían mutua vergüenza de mostrar sus ojos inundados de lágrimas.”
    El 11 de marzo de 1949 se concretó la reforma de la Constitución de 1853 y la sanción, en su reemplazo, de la Constitución Justicialista. Scalabrini sostenía que la Constitución de 1853 “aun en sus cláusulas aparentemente no económicas, está al servicio integral de las conveniencias del capital extranjero”. La libertad indiscriminada que el texto constitucional otorgaba a los propietarios y a los capitalistas le parecía antecedente de “la entrega de la economía del país al extranjero para que éste lo organizara de acuerdo a su técnica y conveniencia. Y el extranjero organizó el país de tal manera que en adelante los frutos de la riqueza natural y del trabajo argentino fueron creando, no prosperidad individual ni solidez y fortaleza nacional, sino capital extranjero invertido en la Argentina”. Por ello, apoyó la idea de reformar la constitución. Remarcó la necesidad de legislar en defensa de los sectores desprotegidos: “No olvidemos que aquello que no se legisla explícita taxativamente a favor del débil, queda legislado implícitamente a favor del poderoso. No es el poderoso quien necesita amparo legal. El tiene su ley en su propia fuerza. De esta diferencia de apreciaciones prácticas se olvidaron aquellos constituyentes de 1853 que equipararon en una igualdad virtual los derechos del hombre y los derechos del capital, olvido que dio origen a una sociedad deshumanizada en que hemos vivido hasta hoy.” Decía también: “Durante un siglo nuestra sociedad estuvo en servidumbre del capital y de la propiedad, privilegiados aquí con prerrogativas que jamás tuvieron en país ninguno del mundo. Constituyamos una sociedad organizada en base al respeto del hombre, de sus trabajos y de sus sueños.”
    La Constitución Justicialista reconocía en el artículo 37 los derechos del trabajador, de la familia, de la ancianidad, a la educación y la cultura. El artículo 38 comenzaba: “La propiedad privada tiene una función social.” y el 39: “El capital debe estar al servicio de la economía nacional y tener como principal objeto el bienestar social.” El artículo 40 contemplaba la intervención del Estado en la economía, establecía que “los minerales, las caídas de agua, los yacimientos de petróleo, de carbón y de gas, y las demás fuentes naturales de energía, con excepción de los vegetales, son propiedades imprescriptibles e inalienables de la Nación” y “los servicios públicos pertenecen originariamente al Estado”. El artículo 78 permitía la reelección presidencial. La oposición en la convención criticó la reforma argumentando que su propósito fundamental era la sanción del artículo 78.
    Scalabrini Ortiz, que había recibido ofrecimientos de cargos oficiales, se fue alejando progresivamente de la actuación pública. Llegó a sentirse perseguido por el equipo gubernativo. Escribió años más tarde: “A pesar de haber contribuido con todos mis medios al triunfo del general Perón en febrero de 1946, yo fui en el transcurso de su gobierno un verdadero perseguido. No tuve una sola tribuna donde exponer mis ideas durante casi diez años. En las esferas del gobierno del general Perón mi nombre llegó a ser temido casi como una mala palabra. Ignoro y no me interesó nunca averiguar si esa excomunión se debía a chismes y calumnias o si mi particular modo de enfocar los asuntos sin cortapisas perturbaba las maniobras que el gobierno debía realizar para levantar al país del lodazal colonial en que estaba hundido.”
    En lo que respecta a su negativa a ser funcionario, quizá la razón principal haya sido su creencia de no servir para desempeñar tareas oficiales. Sabía que para ello era preciso una paciencia y un tipo especial de disciplina de las que creía carecer. “Toda lucha termina por imponer sus características al combatiente que toma parte en ella. Mi generación consumía sus energías en el análisis y en la denuncia incansable y audaz de las corrosiones que enervaban el impulso argentino y olvidaba que la ejecución tiene una técnica y un modo operativo diferentes. Del punto de vista de la ejecución, continuábamos siendo tan ingenuos como antes de haber esclarecido nuestra conciencia por la obra común. Frente a poderes ensoberbecidos, despiadados y astutos, actuábamos con la franqueza y el candor de un niño. Pero la roturación y la siembra de un campo es tarea que requiere una maquinaria y un esfuerzo distinto del necesario para cosechar.”
    En cuanto al paulatino distanciamiento entre el gobierno y Scalabrini, tuvieron sin duda importancia decisiva algunas animosidades personales con miembros de la administración peronista. Por eso se volverá “un espectador apasionado de la obra de gobierno del general Perón, un espectador que, mezclado entre la muchedumbre, aplaudía los aciertos y lamentaba los errores”. Reparemos en esto. Scalabrini se vuelve un espectador, no un opositor. Porque a pesar de sentirse marcado, con razón o sin ella, jamás dio armas a los enemigos del gobierno popular. Aun viendo los errores cometidos, sabía que “no se trata de optar entre el general Perón y el arcángel San Miguel. Se trata de optar entre el general Perón y Federico Pinedo. Todo lo que socava a Perón fortifica a Pinedo, en cuanto él simboliza unH régimen político y económico de oprobio, y un modo de pensar ajeno y opuesto al pensamiento vivo del país”.
    La figura del conductor de la revolución nacional seguía teniendo la misma calidad para Scalabrini: “hombre dotado de extraordinarias aptitudes y facultades es este Juan Domingo Perón con que el Destino dotó a nuestra patria en momento tan excepcional. Cuesta trabajo imaginarlo como producto de una educación que se caracteriza, y debe caracterizarse, por su rigidez de modos, su inflexibilidad de acción y la precisión casi matemática o automática de sus movimientos personales. Y sin embargo allí está, en toda la complejidad de un ser vivo, jugando a las esquinitas con los poderes más encarnizados de la tierra, tirando y aflojando cuando la cuerda se pone amenazadoramente cimbreante. Allí está, actuando con la soltura política que de común sólo da el ejercicio continuado, olvidado del acero que sólo sabe tajar y dividir en dos, blandiendo como arma la palabra que parte y reúne simultáneamente para volver a dividir y reunir de nuevo si es necesario. Allí está, jugando a las escondidas con los capitalistas extranjeros y los capitalistas locales, los latifundistas y los especuladores, mientras lleva a cuestas con la gracia del sin esfuerzo, la emoción agradecida de las grandes masas proletarias y el destino histórico de los argentinos.”
    Las dificultades personales no volcaban a Scalabrini hacia el purismo abstracto desde el cual se lo criticaba a Perón desde la izquierda profesoral, experta en ubicar citas librescas y en extraviarse en los problemas reales. “Entre la concepción o la enunciación de una idea y su realización media un mundo de dificultades más difíciles de concebir que la idea misma… La realización exige una posición mental distinta de la enunciación… La lucha por la libertad económica carece de perfiles épicos. Es una lucha sorda, que se desarrolla en la penumbra de las antesalas y de las conciencias, en que uno de los contendores no ahorra artimañas, ni se detiene por escrúpulos.”
    Luego de la sedición de septiembre de 1955, Scalabrini realizó un balance de los diez años del gobierno peronista: “El 17 de octubre de 1945 la incontrarrestable presencia del pueblo demostró que el jefe magnético había sido encontrado. Bajo su dirección el país trabajó durante diez años. Transformó su organización financiera, repatriando la deuda externa y permitiendo la formación de capitales nacionales. Transformó su economía, diversificando los cultivos, estimulando la minería, apoyando decididamente la industria. Transformó su política interna, dando acceso a los trabajadores agremiados y procurando que reflejara en sus planificaciones las necesidades del país. Transformó su estructura social con la formación de nuevas clases pudientes que no extraían sus provechos del campo. Transformó su jerarquía económica al descalificar al especulador y enaltecer a los creadores. Transformó la enseñanza superior con el alejamiento de servidores del capital extranjero y la desautorización de sus espurias doctrinas. Transformó al ejército, y al darle un sentido de realidad y de responsabilidad verdaderamente nacional, unió su destino al destino de la Nación, de cuyo poderío industrial, financiero y económico es un reflejo. Transformó las costumbres al extender a las clases trabajadoras hábitos y recreos que habían estado reservados para los pudientes. Había un pequeño horizonte para cada esperanza. La crisálida había comenzado a romper su capullo y desplegaba sus alas. Quizás hay más diferencia entre la Argentina anterior y posterior a Perón, que entre la Francia anterior y posterior a la Revolución Francesa. Y aquí no se guillotinó a nadie, aunque muchos opositores —de zafaduría calculada para provocar medidas que pudieran luego ser calificadas de dictatoriales— por incomprensívos merecieron haber sido convertidos en salchichas.”

  • LOS ÚLTIMOS AÑOS: LA REVOLUCIÓN FUSILADORA Y FRONDIZI
  • Luego del golpe que derrocó al gobierno popular del general Perón, numerosos ex-ocupantes de sillones oficiales olvidaron su condición de peronistas y rescataron de algún lugar de su memoria convicciones democráticas aptas para colaborar con el nuevo gobierno o por lo menos para no ser un estorbo (o que no los estorbaran). Otros adujeron haber sido engañados y obtuvieron la absolución. No faltó quien abominara públicamente del general Perón haciéndole gravísimas acusaciones que hallaban un lugar de privilegio en los grandes diarios. Scalabrini Ortiz, por el contrario, fue uno de los que afrontaron la patriótica tarea de denunciar los sucesivos pasos que daba el gobierno de facto en su intento de reacomodamiento del país dentro de los planes imperialistas.
    No era sencillo. Sus trabajos periodísticos “fueron escritos en circunstancias especialmente angustiosas y precarias. Las publicaciones que las insertaban iban siendo sucesivamente clausuradas. Los periodistas desaparecían detenidos a ‘disposición del ejecutivo’ o huían oí extranjero a tiempo. La arbitrariedad más absoluta era la única norma gubernamental. El poder público no tenía otra restricción que su deseo de aparecer ante el extranjero como un gobierno ‘democrático’. Por otra parte, bandas de delincuentes recorrían de noche la ciudad para violar domicilios y detener a las personas por cuenta propia”. En esos momentos, hombres como Scalabrini Ortiz demostraron su calidad de cabales militantes del movimiento nacional, dispuestos a hacerse presentes en las instancias difíciles, las mismas que tenían la virtud de generar un alto número de desapariciones tácticas.
    Cotidianamente, durante los tres años que le permitió su salud, este hombre de 57 años volvió a descifrar pacientemente discursos, decretos, resoluciones, editoriales y todo tipo de manifestación en que se trataba de disimular la voluntad entreguista de los sediciosos con argumentos falaces. Enfrentó la fenomenal campaña dirigida a disminuir o desnaturalizar los logros del gobierno peronista, campaña avalada por los diarios consecuentemente enrolados en el campo antipopular. “El periodismo comercial está efectuando una demostración demasiado evidente, de la que alguna vez se arrepentirá, de su falta de connaturalización con las esencias que atañen a la subsistencia de una nación independiente. La Nación y La Prensa compiten con los diarios de la cadena oficial en la insistencia y prolijidad de la campaña que tiende por una parte a socavar los elementos ideológicos de la resistencia nacional y a presentar simultáneamente, por otra, al capital extranjero como una bendición cuyas virtudes estamos rechazando por un recelo de infantil ignorancia de los beneficios que podríamos deducir de su abundante empleo.”
    Uno de los errores más nefastos de la “segunda tiranía” era haber ignorado que nuestro progreso como nación requería imprescindiblemente la ayuda de los capitales ingleses o norteamericanos, sin los cuales nos condenábamos al atraso eterno. “Toda desconfianza ante la munificencia sin obligaciones de ofertas extranjeras. Toda tentativa de encerrar las posibilidades del porvenir dentro de un cerco aritmético de números objetivos. Toda justa prevención extraída de la dolorosa experiencia que la Argentina ha corrido en más de un siglo bajo el sojuzgamiento del capital extranjero, son actitudes que se descalifican como expresiones de un extemporáneo nacionalismo al que se le adosan los más variados epítetos: exagerado, totalitario, exótico …”
    Decididos los gobernantes a contar con un diagnóstico inapelable de la situación económica, solicitaron el concurso del contador Prebisch, a la sazón fuera del país por razones de trabajo. Los antecedentes de este economista lo volvían particularmente apreciable para los servidores del capital extranjero. Había formado parte de la comitiva que acompañó a Julio A. Roca a Londres en 1933. Había sido gerente del Banco Central en la década infame, un puesto que no era ofrecido precisamente a los que ponían en primer lugar los intereses de la patria. Raúl Prebisch descubrió, tras escaso tiempo de estudio, que el país atravesaba por “la crisis más aguda de su desarrollo económico; más que aquella que el presidente Avellaneda hubo de conjurar ahorrando sobre el hambre y la sed, y más que la del 90 y que la de hace un cuarto de siglo, en plena depresión mundial. El país se encontraba en aquellos tiempos con fuerzas productivas intactas. No es éste el caso de hoy: están seriamente comprometidos los factores dinámicos de su economía” (Informe Prebisch).
    Comentará Scalabrini: “Bien pudo el doctor Prebisch proyectarse hacia el porvenir y asegurar que la crisis tan originalmente descubierta por él es ‘más aguda que todas las crisis que puedan sobrevenir en el futuro’. En resumen: la crisis del doctor Prebisch es la crisis óptima, la mejor crisis del mundo, la crisis perfecta, la que nadie podrá superar ni demostrar, porque sólo existe en la imaginación del doctor Prebisch y en los tenebrosos propósitos de quienes la utilizarán como pretexto para desmantelar el país y sumirlo en la verdadera y permanente crisis económica y espiritual que caracteriza a toda factoría. Establecer la ‘crisis’ era la premisa fundamental, el ineludible punto de partida del ‘informe’, porque si no hay crisis no hay argumento valedero para justificar medidas que no resisten el menor análisis, como la desvalorización de la moneda a menos de la mitad de su valor y la liquidación del I.A.P.I. en que durante años soñaron Bunge y Born y sus acólitos, y menos aún para aconsejar la contratación de empréstitos extranjeros e insinuar la conveniencia de estructurar sociedades mixtas con los transportes y otras cosas más.”
    Precisamente de ello se trataba. El catastrófico estado de la economía argentina inventado por Prebisch requería remedios heroicos. Azarosamente, los remedios eran los mismos usados veinte años atrás. Por eso reaparecían los personajes que Scalabrini conocía perfectamente: “¡Los mismos cadistas, los mismos ferroviarios, los mismos coordinadores! ¡Pero si es de no creerlo! ¿No estaremos todavía en 1937 y todo lo demás ha sido un cuento?” Con la finalidad de aconsejar estos remedios, en el “Informe Prebisch” se utilizaba una particular técnica aritmética lindante con la adivinación. “El caso es que el doctor Prebisch es un economista muy particular que baraja muy pocos números, con el agravante de que los pocos números que emplea los utiliza recién después de someterlos a un tratamiento previo de adulteración, para que demuestren lo que a él le conviene demostrar en un momento dado.”
    Tomando como base al informe mencionado, se estructuró un plan “cuyas recomendaciones habrían sido descabelladas si no hubieran estado tan certeramente estudiadas para desguarnecer la economía nacional”, cuyos elementos más importantes serán atacados por totalitarios, entorpecedores o deficitarios. En esto coincidirán los sucesivos ministros de la fusiladora: “Llegan de la oscuridad indiscernible en que actúan los doctores en ciencias económicas en la trastienda de las grandes empresas —en que son asesores de réditos, contadores, síndicos—, brillan un momento en el firmamento de la administración pública, refulgen con el resplandor de la propaganda periodística, cumplen con la función para la que fueron nombrados y vuelven a desaparecer en la noche insondable de los negocios privados. Mientras ejercen el ministerio parecen seres excepcionales. Opinan sobre los más engorrosos problemas con una desenvoltura que pasma e imponen soluciones que contrarían la rutina burocrática con una seguridad dogmática. Al llegar al cargo, eran ideológica, política y administrativamente irresponsables. Continúan siéndolo después de irse. Los males que causan sus errores los sufre el país. Ellos están más allá del bien y del mal, ubicados en el bote salvavidas de las empresas extranjeras.”
    Ministros, funcionarios y expertos varios, periodistas despistados e industriales democráticos achacaban vicios de toda índole a las empresas estatales. Previsiblemente, le tocó el turno a los ferrocarriles, paradigma de la incapacidad del estado como empresario: “Se quiere ahora minisculizar la trascendencia de la nacionalización de los ferrocarriles y presentarla como consecuencia de un gigantesco negociado en que los financistas criollos se habrían burlado de los ¡nocentes propietarios británicos . . . Esa simultánea e idéntica alharaca demuestra que ella tiene un origen común y un propósito bien definido: desacreditar ante el público aquel acto del 1º de marzo de 1948 que el país entero contempló con emoción. Es un indicio más que se exhibe en el desarrollo de un plan que se va cumpliendo por etapas sucesivas y que si lo dejamos desenvolver terminará quitándonos y transfiriéndoselos al extranjero los elementos esenciales de nuestra economía. Con el pretexto de que hay un déficit en el balance de pagos que es aún necesario hacer examinar por peritos expertos que estén indudablemente al servicio de la Nación, se nos quiere birlar la propiedad de lo que legítimamente adquirió el país.”
    La constitución de 1949 fue derogada mediante un decreto. Al parecer, el artículo que volvía totalitaria a la constitución era el que contemplaba la reelección presidencial. Scalabrini no cayó en la trampa: “Se arguye que la Constitución Argentina no es democrática ni republicana porque permite la reelección del presidente y se hace caso omiso que la Constitución norteamericana, de donde está copiada la nuestra en su mayor parte, también acepta la reelección de los presidentes. Pero la alharaca que se alza en torno a la reelección es una coartada de disimulo. Allí no están los huevos del tero. Es sabido que el tero chilla en un lugar distante del nido para distraer y alejar a los que buscan sus huevos. Los huevos del tero están en el artículo 40 de la Constitución Argentina. Es el artículo 40 el que se quiere eliminar, no el que se refiere a la reelección de presidente. ¿Qué apuro habría para modificar un articulo que recién tendría aplicación dentro de siete u ocho años? Se dice que antes de llamar a elección será indispensable rehacer los padrones, operación que consumirá, por lo menos, dos años. . . Pero el artículo 40 si es un obstáculo, una verdadera muralla que nos defiende de los avances extranjeros y está entorpeciendo y retardando el planeado avasallamiento y endeudamiento de la economía argentina. Mientras esté vigente el artículo 40, no podrán constituirse las sociedades mixtas, porque todo lo que se urde estará incurablemente afectado de inconstitucionalidad. Ni los transportes, ni la electricidad, ni el petróleo podrán enajenarse ni subordinarse al interés privado, con que se enmascara el interés extranjero, mientras permanezca en píe el artículo 40 de la Constitución Nacional. La orquesta de la traición no lo cita, siquiera, al artículo 40. No se refiere a él para nada. NI siquiera simula menospreciarlo o restarle importancia, porque eso equivaldría a reactualízarlo en la memoria pública. Lo ignora, simplemente. No se ha escrito ni una línea en contra del artículo 40, lo cual demuestra que hay una consigna al respecto. Todo lo que se ha construido bajo el régimen del ‘sangriento tirano depuesto’ ha sido ametrallado sin piedad y sin entrar a considerar si llenaba o no una función útil a la sociedad. Nada se ha librado de la crítica malevolente y de la intención disgregadora: hombres, instituciones, leyes, resoluciones, fueron mancillados por las infamaciones más increíbles, pero el artículo 40 está allí, en su soledad de monolito marcando el punto preciso hasta donde puede llegar la intromisión extranjera. ¿Y no es este silencio la mejor prueba de que es a él a quien amenaza la creciente marea anticonstitucional.”
    Al mismo tiempo que destrozaba hasta donde podía las conquistas del gobierno peronista, la contrarrevolución gorila se aplicaba concienzudamente a reconstruir la situación económica anterior a 1945. “La reversión de la economía argentina al estado de sumisión vigente en 1939, se disimula verbalmente con la apariencia de un retorno a un teórico liberalismo que jamás se practicó en nuestro país, agarrotado como estaba por cinco monopolios gigantescos: 1°) el monopolio bancario de la moneda, el crédito y las divisas extranjeras, que se ejercía legalmente desde el Banco Central, a través de una muy traslúcida pantalla de testaferros. 2º El monopolio de los transportes, ejercido por el Consorcio Británico de Ferrocarriles, que a través de las autorizaciones acordadas por las leyes de coordinación manejaba también el transporte automotor, y a través de sus influyentes abogados, gran parte de los poderes públicos, la enseñanza y el periodismo. 3º) El monopolio de la energía eléctrica ejercido por la CADE y la CIADE, a través del cual se manejaba arbitrariamente toda posibilidad industrial. (Al capital norteamericano se le había cedido como campo de acción el interior de la república, donde la ANSEC extendió sus redes, absorbiendo lo existente, sin crear nada). 4º) El monopolio del comercio interior y exterior de productos agrarios, ejercido por Bunge y Born y sus acólitos. 5º) El monopolio de la comercialización pecuaria ejercido por los frigoríficos.” Ya se había retrocedido en los puntos primero, cuarto y quinto, señalaba Scalabrini, agregando que se aproximaba la concreción de los otros dos.
    Todo ello disimulado por numerosas declaraciones criticando al “dictador” depuesto y en favor de la libertad, restablecida por los valientes soldados y marinos. “Es en estos países coloniales donde más se habla de libertad y de democracia. Pero no de libertades concretas y efectivas de los individuos ni de verdadera democracia en cuanto ella significa respeto al pueblo, reconocimiento de que su voluntad es la única fuente de poder. Se trata de libertad para que el dominador pueda imponer su política represiva y extender su voluntad de extenuación. Libertad para la acción de sus monopolios, libertad para imponer precios de conveniencia, libertad para desbaratar toda tentativa de organización resistente. En una palabra: libertad de acción para el capataz de los esclavos, no para los esclavos.”
    Era más que urgente —era la voz de orden— terminar con el estado intervencionista, horrible creación del peronismo, poniendo freno a la intangibilidad de las ganancias privadas. “El gobierno se ha declarado antiintervencionista. Es partidario de la libre iniciativa y de la libre empresa y no interviene en el juego de los factores económicos. Pero esa es una simple falsa verbal. El gobierno no interviene en la fijación de precios. Pero interviene decididamente en la fijación de salarios para congelarlos y en las organizaciones gremiales para amordazarlas y maniatarlas.” La CGT intervenida, los sindicatos asaltados, miles de peronistas presos, el delito de opinión, eran la muestra acabada de la libertad que la “fusiladora” ofrecía. “Jamás en este país el Estado ha sido prescindente”, decía Scalabrini refiriéndose a los gobiernos regiminosos. “Fue siempre decididamente intervencionista. Pero fue intervencionista a favor de los extranjeros y sus allegados, contra los derechos naturales y legítimos del pueblo argentino.” Estas reflexiones de Scalabrini, como casi todas las suyas, conservan una rara vigencia. Hasta hace muy poco los argentinos soportamos un alud propagandístico en favor de la libertad empresarial absoluta. La fuerza de los hechos obligó a los financistas a darnos descanso. Es de esperar que no reaparezcan nunca.
    Acercándose ya al final de la “fusiladora”, Scalabrini resumió su gestión: “No es ciertamente infecundo el gobierno de facto ni por mucha prevención que se le tenga puede acusársele de inactivo. En los dos años corridos ha desvalorizado la moneda argentina a menos de la mitad de su valor, ha liquidado al I.A.P.I., con lo cual ha hecho resurgir en toda su potencia a los monopolios que Bunge y Born y sus acólitos ejercen en el comercio exterior; ha dado los primeros pasos para perfeccionar el monopolio de la CADE; ha abrogado la Constitución de 1949 y su artículo 40, odiado por los invasores extranjeros; ha rescindido la mayor parte de los convenios comerciales que aseguraban el precio y la colocación integral de nuestras cosechas; ha desmantelado la organización de los productores; ha anarquizado la CGT; ha hecho descender el nivel de vida medio; ha regalado a las sociedades anónimas llamadas bancos el manejo discrecional de varias decenas de millones de pesos que son propiedad de los ahorristas locales y ha cegado la fuente natural de crédito de los industriales, con lo cual se les condena a muerte por inanición a corto plazo. De su obra positiva en beneficio del país sólo conocemos, hasta ahora, inacabables declaraciones sobre la libertad y la democracia. No es mucho para un gobierno cuyo mantenimiento ha costado al país tanta congoja, tantas horas dolorosas y tantas ansiedades.”
    Desde las páginas de “Que”, los escritos de Scalabrini Ortiz abonaron el camino que tomó el peronismo en 1958, apoyando la candidatura presidencial de Arturo Frondizi. “Esa enorme fuerza que constituye el pueblo unido y disciplinado en un mismo afán de grandeza es el apoyo que el peronismo ha dado al doctor Frondizi para alcanzar el poder. Y lo dio sin pedir nada en cambio, con un desprendimiento y una magnanimidad que el futuro Plutarco describirá con asombro.” Su opinión sobre el momento político y la candidatura de Frondizi, que coincidiría con la decisión del líder, no implicaba en absoluto una identificación con la técnica del gobierno desarrollista. No faltó quien lo acusara de pagar con su adhesión personal la posibilidad de tener un lugar donde escribir con libertad, pero había un abismo insalvable entre la concepción desarrollista del papel de los capitales extranjeros y las certezas de Scalabrini, demasiado baqueano en la cuestión como para creer en la repentina bondad de los organismos financieros internacionales. “La experiencia argentina en materia de capitales extranjeros es bastante desalentadora. El verdadero aporte de los extranjeros fue en realidad misérrimo: material metalúrgico, en su mayor parte, tasado a precio exorbitante. Lo demás fue trabajo argentino organizado de tal manera que en lugar de riqueza argentina, creaba más capitales extranjeros.” “Las genuinas inversiones que legítimamente podrían calificarse como inversiones extranjeras fueron ínfimas en relación al monto que llegaron a alcanzar con sus ganancias capitalizadas… En nuestro país, la historia económica demuestra que la economía ha sido una consecuencia de la política y no al revés, como dogmática y equivocadamente aseguran los comunistas. Por otra parte, ésa continua siendo la constante técnica de crecimiento: los capitales aumentan a costa de los pueblos, acrecidos por sus ganancias retenidas y por sus reserves de diversas clases. Eso es lo que comprueba la historia de la economía argentina . . .”
    En agosto de 1953, Raúl Scalabrini Ortiz fijó su posición sobre los contratos petroleros celebrados por el frondizismo. “Ni aun enfrentados como estamos a problemas que no admiten dilación debemos olvidar: primero, que no debe permitirse que ingrese con la denominación y las ventajas de capital extranjero, sino realmente lo que es obra del extranjero, es decir máquinas, utensilios, herramientas. Segundo: no debe permitirse que se contabilice como capital extranjero el uso de la mano de obra argentina. Tercero: deben tomarse todos los recaudos para que los fondos que provea el crédito local no se capitalicen como capital extranjero. Cuarto: deben adoptarse precauciones para impedir que el capital extranjero pueda crecer con sus ganancias excedentes a costa de la riqueza y del trabajo argentinos.” Su experiencia no le permitía prestar demasiada atención a las promesas en las que la “ayuda” extranjera aparecía como la panacea gracias a la cual “todos nuestros inconvenientes hallarían solución: el pobre, casa y comida; el rico, placeres; el tímido, novia; y el audaz, amante”. Otra vez más, tenía razón. Sus aciertos no provenían de alguna mágica relación con adivinos. Tenían su origen en una vida dedicada a indagar la historia de un país que amó entrañablemente, sin mistificarlo. Porque Scalabrini quería a los argentinos como somos, y a la Argentina como es, sin lamentar hallarse en un país en el que había que pensar en serio para comprenderlo.
    A principios de 1958, Scalabrini había recibido una carta fechada en Caracas el último día de 1957. El general Perón le escribía: “A usted le cabe el honor del precursor, el formador de una promoción que alimentó a la revolución nacional. Por otra parte, el mérito de la popularización y realización de los principios de independencia económica y soberanía política es obra exclusiva del justicialismo, que las vinculó estrechamente con el problema social. Hoy, mi amigo, comprobamos con alegría que su popularidad es inmensa, porque su lenguaje y conceptos están en el pueblo y usted puede dialogar cómodamente con él. Su actitud ha sido invariable en muchos años pero, ¡qué hermoso es sentirse interpretado! Está lejos el tiempo aquel en que clamaba prácticamente en el desierto, ante la incomprensión de la masa y la indiferencia oligárquica. En un lapso maravillosamente corto se ha operado el cambio politizador y usted ya podrá continuar ininterrumpidamente ese diálogo, porque los pueblos nunca abandonan a sus verdaderos amigos… Por estas razones pienso que nadie como usted sería más eficaz, para propiciar y encabezar un movimiento que tienda a aunar las inquietudes de liberación de los intelectuales que no desertan del hombre y de la tierra argentinos.”
    Scalabrini no aceptó la propuesta del General Perón para organizar a los intelectuales nacionales. No se creía apto para ello. “Me pide usted que me encargue de la organización y dirección de los intelectuales. Su ofrecimiento es la mayor muestra de simpatía que he recibido en mi vida, pero temo que la tarea exceda de la órbita de mis aptitudes. He sido siempre un trabajador solitario y obstinado y me parece un poco tarde para cambiar y reeducarme. Le ruego que reconsidere su pedido y lo adecúe a mis cualidades y defectos. Tengo cierta agudeza para planificar los aspectos generales de los asuntos, para verlos, digamos, desde un punto de vista estratégico. Pero los detalles políticos se me escapan. La minucia de la táctica escapa del ámbito de mis condiciones. Sería un buen oficial de Estado Mayor y un mal conductor de tropas en el terreno. ¿Para qué cambiar? Agradezco asimismo las transcripciones que usted hace de mis trabajos en su último libro ‘Los Vendepatrias’. Usted me hace entrar en la historia a empujones. ¡Tan Don Nadie que he querido ser siempre!”
    En marzo, recibió la respuesta da Perón: “Usted es uno de los intelectuales argentinos que siempre vio claro y denunció al enemigo real, dando su ubicación y detallando los disfraces que adopta para predicar la desintegración del país. El peronismo fue el primer movimiento político social que entabló la lucha en los verdaderos términos del conflicto: nuestro antiimperíalismo fue práctico y efectivo, adecuado a la realidad y no a declamaciones teóricas. Eso que el pueblo sabía, recién después del 16 de setiembre de 1955 lo comprendieron algunos intelectuales que ahora buscan sumarse a la corriente nacional y popular en la que usted estuvo siempre enrolado. De tal manera que no soy yo, con una carta, quien lo hace entrar en la Historia sino su obra incansable, su vocación patriótica y su sacrificada trayectoria. Nosotros siempre lo consideramos de los nuestros y cada una de sus líneas es un aporte al movimiento peronista que valoramos debidamente y apreciamos como parte de nuestro acervo.”

    Tags: