P.: ¿Qué es la CGT de los Argentinos?
O.: Como es de conocimiento de la mayoría de los trabajadores y del pueblo argentino, el 28 de marzo de 1968, ante una convocatoria que tenía la CGT de nuestro país, se reunieron los delegados de todos los gremios y de todas las regiones de nuestra patria en un congreso que fue denominado “Congreso Normalizador Amado Olmos”. Así se constituyó, por la voluntad legítima de los trabajadores, la CGT de los Argentinos para luchar por las reivindicaciones económicas de nuestros compañeros, para luchar por las reivindicaciones sociales de la mayoría de nuestro pueblo, pero fundamentalmente para enfrentar la dictadura militar que encabezaba el general Onganía.

P.: Perdón, Ongaro, ¿pero en ese momento empezaron a funcionar dos CGT?
O.: Nosotros entendemos que si usted me pregunta a mí o le pregunta a cualquiera de los televidentes si en la Casa Rosada hay una legítima representación del pueblo argentino, usted escuchará decir que no. La Casa Rosada tal vez esté en Madrid o en otro lugar. Por lo tanto, aunque jurídicamente, a través de un edificio, un sello o una personería gremial otorgada por ministros como San Sebastián, parezca que hay una CGT donde se reúnen dirigentes, ello no justifica que ahí esté representada la voluntad de la mayoría de los trabajadores argentinos, por lo tanto la CGT puede estar dentro o fuera de un edificio, puede estar dentro de una cárcel o dentro de una conciencia.

P.: Ongaro, concretamente, ¿la CGT de los Argentinos existe o no?
O.: Yo le preguntaría si, a partir del 28 de marzo de 1968, luego de las grandes movilizaciones de los trabajadores, de los actos del Primero de Mayo en San Justo, del 28 de junio en Córdoba, de los Tucumanazos, de los Cordobazos, de los mártires como Emilio Jáuregui, como
Juan José Cabral, como Bello, como Mena, si través de los Mendozazos y los Rocazos (que jamás se atribuyó, ni siquiera artificialmente, paternidad lo que se denomina CGT oficialista), si existe o no la movilización de las bases, la lucha de las bases y la rebelión de las bases. Lo actos más grandes que se han producido en esto últimos seis años en la República Argentina fueron actos de la clase trabajadora organizada, pero no a través de sus direcciones sindicales, no través de sus sindicatos oficiales, sino de los compañeros ocupados y desocupados, despedidos de las fábricas, que en las ollas populares, en las huelgas de Ensenada y de La Plata, en la huelga de los gráficos de Fabril, en las huelgas de Eletroclor, en la huelga de los mecánicos de SMATA de Córdoba, fueron fijando el camino que quería auténticamente la clase trabajadora. Esa es la CGT de los Argentinos, que fundamentalmente constituye un programa de liberación nacional y social, una conciencia enriquecida en la mayoría de nuestros hermanos, que ahora luchan no sólo por el mameluco y la Obra Social, sino también para expulsar de nuestra patria todo lo que le roba su dignidad, todo lo que la somete a la dependencia. Eso es la CGT de los Argentinos, en pocas palabras.

P.: Hace pocos días la Juventud Peronista dio a conocer un documento en el que públicamente reconoce que debe apoyarse el programa de la CGT de los Argentinos, ¿esa decisión de la Juventud Peronista lo ha tomado de sorpresa a usted y a los dirigentes?
O.: (La primera parte de esta respuesta no figura en la grabación, pues fue cortada deliberadamente en el canal)… nosotros hoy podemos decir que así como hay curas del Tercer Mundo que antes del 28 de marzo no estaban, así como hay una juventud nacionalizada y estudiantes que han asumido las banderas nacionales, así como hay intelectuales y trabajadores culturales que se han puesto a trabajar al servicio del pueblo, también hay una maravillosa juventud peronista, con la que nos solidarizamos íntegramente, con la que de día o de noche, con el pensamiento o con la palabra, con un gesto fraterno que va más alla del presente, nos hemos unido para librar el combate por el Socialismo Nacional.

P.: Ongaro, ¿no cree usted que el hecho de que la CGT de los Argentinos sea una pluralidad ideológica, frente a una unidad política como es la otra CGT, le quite perspectivas con respecto al diálogo y a la integración con el gobierno que asume el 25 de Mayo?
O.: Nosotros siempre hemos declarado que estamos con Perón y con el pueblo, con Perón y los trabajadores, con Perón y las bases, pero no con los politiqueros. No estamos con los burócratas sindicales corrompidos, y nuestra voz va a tener que ser cortada violentamente, y nuestra vida y nuestra sangre la van a tener que hacer detener en su circulación, porque vamos a recorrer todos los lugares de nuestra patria, levantando la conciencia y la voluntad de todos nuestros hermanos hasta terminar con estos simuladores que primero daban en el 55 la vida por Perón sin que nadie muriera, que después se integraron con el desarrollismo de Frondizi siguiendo los planes rockefellerianos, que después estuvieron con los azules; que más tarde estuvieron con el Frente Popular; que luego se integraron en los Parlamentos para decir que quemaban sus diplomas y que harían astillas de las bancas, y luego los vimos levantar las manos para pedir aumentos, olvidándose de ¡as ollas populares, olvidándose de las villas de emergencia; que más tarde gritaron “Onganía y Perón un solo corazón”; que fueron al Teatro Colón a desfilar con el dictador y estuvieron allí, cenando en Olivos, tomando café, visitando la Casa Rosada y creando una nueva corriente de opinión. Esta mayoría de dirigentes, que creyeron que el dictador se iba a quedar 20 años, ya había pactado con él las formas reformistas, las formas militares populistas y corporativistas, para impedir la auténtica liberación de los trabajadores; ellos podrán engañar con sus camisetas, podrán engañar con sus cantos, podrán decir muchas cosas, pero nosotros los vamos a seguir desnudando y fundamentalmente vamos a seguir diciendo cosas como ésta, entre otras: que nuestra canción, la canción de los compañeros peronistas, la Marcha Peronista, dice: “combatiendo al capital”. Y éstos son los que están unidos al imperialismo, éstos son los que están unidos a la CIA…

P.: Ongaro, usted está presagiando en alguna medida un verdadero enfrentamiento, que incluso puede ser cruento entre los dos sectores representativos del sindicalismo.
O.: No sabemos cuáles van a ser las alternativas que presente el proceso, pero sepa usted que nosotros que hablamos con todas las bases del país, que nos vemos con centenares de delegaciones que vienen a nuestra casa, sabemos la profunda indignación que hay en las bases contra los Corias y los que son como los Corias, contra todos los que son producto de este régimen, de esta falsificación, de esta mentira organizada, de estos mafiosos, que acaban de pegarle a los compañeros petroleros de La Plata y de Mendoza, vinieron a protestar contra los descuentos arbitrarios de sus aumentos de convenio, vinieron a protestar, porque sin que se pueda oír la voz, ya les aumentaron las cuotas sindicales y como asociados petroleros fueron al hotel de los petroleros, dirigidos por un señor Ibáñez, y lo que han recibido los compañeros trabajadores, después del 11 de marzo (con una victoria popular lograda por los trabajadores y por los combatientes de la causa de la liberación) han sido golpes a los compañeros, eso es lo que le espera a la clase trabajadora, que ellos se conviertan en matones, como hicieron en SMATA de Córdoba. Quieren ir a correr ya a los compañeros, intervenir sus gremios, cortar sus vidas, cortar su voz, cortar su libertad. Pero el pueblo peronista es Valle, Valiese, el pueblo peronista es Lizaso, Blakjaquis, es Salazar, los asesinados en la confitería “La Real”…

Tags: ,