¿Cómo se controlarían eventuales desviaciones en cualquiera de los niveles del gobierno?
Firmenich: El control del gobierno deberá hacerse de distintas formas: por el pueblo organizado y con plena participación en cada una de las decisiones a tomar en este proceso de liberación; a través de los representantes del pueblo en las distintas esferas del gobierno; a través de las distintas estructuras del Mov. Peronista; y por medio de nosotros mismos como organizaciones político-militares. Quienes incurran en desviaciones o traiciones serán pasibles de las medidas punitivas que establezca la justicia popular.

¿Ante la nueva coyuntura abierta en el país y acorde con la caracterización de la etapa que se haga, cómo se modifica la línea operacional de las organizaciones?
Quieto: Esto pasa, en primer lugar, por el señalamiento de los enemigos del Pueblo: el imperialismo, las empresas monopólicas, las oligarquías nativas, los gorilas activos, los traidores al Frente y al Movimiento, los restos de la camarilla militar proimperialista y todos aquellos que conspiren contra el cumplimiento del programa de Liberación. A ellos se los combatirá por todos los medios y en todos los terrenos necesarios, por la acción de masas y por la acción armada, tanto de masas como de “comando”. Lo central de esta etapa es la movilización popular y en función de ésta desarrollaremos todas las formas de lucha.

¿Cómo interpretan los sucesos del 25 de mayo y la liberación de los combatientes y demás presos políticos?
Firmenich: El 25 de Mayo el pueblo se volcó en la Plaza de Mayo para testimoniar su adhesión al Gobierno Popular. En esa ocasión se produjeron provocaciones por parte de algunos sectores de las fuerzas represivas que fueron superados por la actitud madura del pueblo peronista que demostró que sabe imponer su propio bien.
Con respecto a la liberación de los presos, el Gobierno popular cumplió las promesas efectuadas durante la campaña electoral, de forma tal que no hubo un sólo día de gobierno con presos políticos. La movilización popular frente a los penales dio respaldo a esa decisión frente a los condicionamientos impuestos por la Dictadura Militar. Lamentablemente los excesos de un pequeño grupo que no comprendió el
cambio operado en el país dió excusa a las fuerzas represivas para que cometieran un nuevo abuso y dispararan contra los manifestantes rezagados cuando ya los prisioneros habían sido liberados.

¿Cuál es la relación que Uds. mantienen con el ERP y qué caracterización hacen de su política. Creen que es un bloque políticamente unido o hay diferencias entre sus distintas fracciones?
Quieto: Aquí cabe hacer algunas aclaraciones. Como es público y notorio el ERP participó activamente en la lucha contra la dictadura militar. Prueba de ello fueron sus operaciones, sus combatientes presos que luego fueron liberados por el Gobierno popular y sus combatientes caídos en el enfrentamiento contra el enemigo común. Pero es importante destacar que siempre tuvimos con ellos diferencias políticas, esencialmente en lo que hace a su concepción incorrecta sobre la naturaleza de nuestro Movimiento y sobre las distintas etapas del proceso revolucionario argentino.
Por eso les decimos que para ser revolucionario en nuestro país es necesario asumir la experiencia histórica de nuestro pueblo, que es el peronismo; por lo tanto aquellos que lo enfrenten o lo ignoren quedan al margen de la historia real y no pueden autodeterminarse revolucionarios. Cuando el ERP o cualquier otro sector llama a la unidad revolucionaria debe tener en cuenta que la única unidad posible es en torno al Mov. Peronista como Mov. de Liberación Nacional y Social y cuyo Jefe y Conductor es el Gral. Perón.
Estas diferencias de concepción política se hicieron cada vez más notorias a medida que avanzaba el proceso electoral y se concretaron en posturas muy distintas el 11 de marzo: mientras nuestras organizaciones participaron y apoyaron activamente al F.J.L. ellos decidieron la abstención electoral.
Las diferencias tienen una nueva manifestación al caracterizar ellos incorrectamente al gobierno elegido por el pueblo y tener algunas actitudes ultraizquierdistas que pretenden forzar el proceso al margen de las masas, con lo que corren el riesgo de quedar asilados de éstas y del proceso, y adoptar posturas que los pueden llevar a enfrentarse con las masas.
Por eso nosotros queremos invitar públicamente ante el Pueblo argentino a los integrantes del ERP a reflexionar y confrontar frente a las masas su posición. Apelamos como único criterio de verdad, al criterio de las masas,
porque para un revolucionario no hay ninguna verdad fuera del Pueblo.
En cuanto a las diferencias entre las fracciones que usan el nombre ERP y las que existen también en la autodenominada izquierda consideramos que son intrascendentes en la medida en que no estén referidas a su inserción en el Mov. Peronista. En ese sentido la posición del ERP 22 pareciera que se encamina a vincularse en forma creciente con nuestro Movimiento.

¿Cuál es su posición sobre el brote macartista y las amenazas de supuestos comandos que dicen pertenecer al Mov. Peronista contra militantes de izquierda?
Firmenich: La acción de ésos grupos o supuestos comandos no tiene nada que ver con el Movimiento; se oponen a sus objetivos y a los del actual gobierno y por lo tanto constituyen provocaciones infantiles que tratan de ser instrumentadas por aquellos sectores que están contra el proceso de liberación.

¿Cómo se explica que habiendo el Presidente Cámpora invitado a los presidentes de países socialistas Dorticós y Allende hubiera grupos que cantaran la consigna “ni yanquis ni marxistas: peronistas”?
Quieto: Con respecto a esa situación y a la consigna hay que diferenciar un doble aspecto. Quienes en esa ocasión levantaron esa consigna están en abierta contradicción con la política internacional del Movimiento y del Gobierno, orientada a consolidar el bloque del Tercer Mundo lo que en área latinoamericana supone explícitamente la unión y solidaridad efectiva de los pueblos frente a su explotador y gran enemigo: el imperialismo yanqui. Esto queda evidenciado con las estrechas relaciones que el Gral. Perón Ha establecido con países como China, Vietnam del Norte y Corea del Norte y el trato dispensado por el compañero Cámpora a los presidentes de Chile y Cuba en ocasión de su visita al país.
En segundo lugar es preciso dejar en claro que esta consigna es utilizada por grupos minoritarios dentro del Movimiento que con una política sectaria y macartista acusan de infiltración ideológica a toda manifestación ideológica a toda manifestación de evolución y lucha dentro del mismo. Estos pequeños sectores que se autoproclaman dueños del Movimiento se oponen a la actualización doctrinaria y a los objetivos revolucionarios del mismo señalados por el Gral. Perón y esto lo hacen porque tienen intereses propios ajenos al Movimiento, por lo cual tratan de engañar a compañeros honestos con el falso argumento de la infiltración ideológica. A ellos les decimos que no hay patente de peronistas porqué es todo aquel que lucha por la liberación y el Socialismo Nacional bajo la conducción del Gral. Perón.

¿Qué características asumen en este momento las contradicciones internas del Mov. Peronista y qué actitud asumen ante ellas. Puede hablarse de enemigos internos?
Quieto: En el Mov. Peronista hay contradicciones que adquieren carácter antagónico o no, según los distintos sectores encaucen su accionar dentro de los lineamientos estratégicos dictados por el Gral. Perón. Esos son los casos, entre otros de Paladino y Coria. Como ya dijimos están los sectores macartistas, que se oponen al trasvasamiento generacional, a la actualización doctrinaria y que actúan en función de sus intereses sectoriales y no en función de los intereses del Movimiento. En definitiva, son todos aquellos que se oponen a los intereses de la clase trabajadora.
Estos sectores, como el vandorismo, el participacionismo político y sindical, que utilizan matones a sueldo tratando de intimidar al pueblo peronista, y el desarrollismo, pueden ser considerados como enemigos internos y actuaremos contra todos los enemigos del Pueblo.
Además, hay otras contradicciones que no son antagónicas y que responden a múltiples causas. Creemos que ellas deben ser resueltas en el seno del pueblo y por eso consideramos que todos los sectores leales deben unirse en torno a la conducción del Gral. Perón para alcanzar los objetivos de Reconstrucción, Liberación y Socialismo Nacional.

¿Ambas organizaciones se subordinan a la conducción del general Perón o constituyen un liderazgo paralelo e independiente?
Firmenich: Nuestras organizaciones constituyen parte del Movimiento Nacional Justicialista, cuyo conductor es el general Perón. En consecuencia, nosotros enmarcamos nuestro accionar en la estrategia que señala el general Perón, que hasta la fecha se viene demostrando como absolutamente correcta.

¿La conferencia de prensa de las dos organizaciones implica la fusión de ambas?
Firmenich: La conferencia de prensa conjunta de las dos organizaciones expresa un muy alto nivel de acuerdos políticos entre ambas, que está expresado en todo lo dicho en esta conferencia de prensa, y el nivel de acuerdos políticos nos lleva a encarar —lo cual lo estamos haciendo— un proceso de unidad que tiene su curso y su desarrollo. No implica en este momento la fusión, sí implica el objetivo de la fusión.

¿Hay oposición entre las consignas “la patria peronista” y la “patria socialista”?
Firmenich: Entendemos que esa es una falsa oposición que da lugar a inútiles controversias dentro de nuestras propias filas porque no existe ninguna diferencia entre la patria peronista y la patria socialista, ya que el Mov. Peronista conducido por el Gral. Perón está al servicio de los intereses de los trabajadores y justamente por eso se plantea la construcción del Socialismo Nacional. Esto implica un proceso de construcción del poder popular o sea de construcción de la patria peronista que es la patria socialista. Aquellos que tratan de oponer “la patria peronista” a la “patria socialista” lo hacen en función de sus intereses sectoriales y no de los objetivos del pueblo peronista.
De todos modos no debemos confundirnos con el gobierno que se ha iniciado el 25 de mayo. Sus tareas, las tareas del Frente, apuntan en esta etapa a la Reconstrucción y Liberación Nacional, con objetivos antiimperialistas, antimonopólicos y antioligárquicos, en cuyo transcurso se creen las condiciones que posibiliten la construcción del socialismo de acuerdo a las particularidades y características de nuestra Patria. Esto es como en todo proceso revolucionario un problema de etapas, que no pueden saltearse porque responden a las condiciones objetivas de cada país.

Tags: , , ,