Hoy salimos a la calle como parte que somos del pueblo peronista militante, sumándonos a la defensa de la victoria lograda tras diez y ocho años de dura lucha.
Entendemos que hay una sola forma de garantizar el camino hacia la liberación nacional mediante el ejercicio diario de un peronismo sin concesiones, del cual “MILITANCIA” aspira ser reflejo en el análisis crítico de la realidad nacional, desnudando a los sectores del coloniaje —siempre ubicuos y cambiantes de ropaje— que tratan de retardar e impedir el proceso argentino liberador.
No nos asusta el ejercicio de la crítica, porque nos sabemos partícipes de esta experiencia definitiva de gobierno por parte del Movimiento Peronista, y callar situaciones que no se ajusten a los lineamientos revolucionarios fijados por nuestro conductor el General Perón y por el compañero Presidente, implican engañarnos a nosotros mismos y trampear en definitiva al pueblo. Tampoco nos sonrojaremos ni vamos a escatimar el elogio de todas y cada una de las medidas que nos hagan avanzar en el camino hacia la toma definitiva del poder y la construcción de la Argentina Peronista, la Patria Socialista, porque estimamos indispensable que la auténtica prensa peronista vaya reconociendo en los compañeras gobernantes, a quienes son fieles Intérpretes del mandato popular.
“MILITANCIA” desde hoy, se propone dar testimonio del accionar del pueblo trabajador, que, desde abajo, avanzando en las propias instancias organizativas, en cada conflicto concreto va poniendo al desnudo la estructura de esta sociedad dependiente, dinamizando a cada instante y sin dar tregua, a los sectores del privilegio y a las burocracias cómplices.
Los destinatarios de “MILITANCIA” serán entonces especialmente los cuadros militantes del Movimiento Peronista, y en este intentó de crear una publicación semanal que contribuya, como una herramienta más, al desarrollo de la guerra popular en la especial coyuntura política argentina, trataremos de ir superando con esfuerzo las limitaciones y deficiencias de toda prensa política popular, que en este caso se larga a la aventura de abandonar el mimeógrafo y su difusión en mano, para adquirir las formas externas de las revistas convencionales.
Nuestro modelo permanente será el ejemplo de John William Cooke, que desde las páginas del semanario “De Frente” hasta la contrarrevolución fusiladora hizo suyo el pensamiento de Evita: “el peronismo será revolucionario, o no será”, enseñándonos que no hay mayor verticalidad y lealtad a nuestro líder que la exigencia permanente de profundizar la revolución peronista en marcha.

LA DIRECCIÓN

Tags: ,