Ellos tuvieron que colarse disfrazados en la gran fiesta del pueblo, ocultando las bayonetas detrás de las corbatas, haciendo coincidir la entrada a la cancha de los miembros de la Junta con la de los equipos, como Cínica forma de escuchar aplausos.
Ganamos el Mundial deportivamente y también políticamente, aunque los escribas a sueldo hayan llenado páginas diciendo que nuestra alegría era la supuesta unidad nacional construida por la Dictadura.
El poco tiempo transcurrido después del Mundial demuestra hasta qué punto el desastre del desgobierno y la desvergüenza no puede ya ser ocultado con secuestros de periodistas.
Martínez de Hoz aseguró que este año no habría más del 60 por 100 de inflación, pero el promedio anual actual es de 140 por 100.
La pretendida solución definitiva al problema de las locaciones urbanas no ha sido otra cosa que dejar a centenares de miles de familias en la calle o muriéndose de hambre por dejar el 80 por 100 de su sueldo en un alquiler
La supuesta transferencia de empleados estatales a la industria privada en expansión ha terminado en que la General Motors decide levantar sus plantas dejando a decenas de miles de obreros sin trabajo, mientras el Estado hace lo mismo.
La cosecha de tantos fracasos y desatinos no podía desembocar en otra cosa que no fuera la crisis interna de la propia Dictadura Militar.

EL HEROÍSMO DE LA RESISTENCIA SINDICAL Y POPULAR Y DE LA RESISTENCIA ARMADA YA VE FLORECER LAS ESPERANZAS DE SUS SUFRIMIENTOS.
Después del Mundial, la resistencia se intensificó con las huelgas de los portuarios, con las misas por Perón y Evita, con la resistencia sindical y armada contra los despidos en el gremio de mecánicos, con la continuación sistemática de la concentración de nuestras queridas madres, abuelas y esposas en la Plaza de Mayo, con el golpe contra Lambruschini, donde una vez más el azar jugó a favor del enemigo. Mientras la resistencia se intensificaba, los militares se sumergían en sus contradicciones internas, pasándolo a Videla a retiro, adelantando la Junta de Calificaciones del Ejército, discutiendo los relevos en el gabinete nacional.
Ya hemos hecho fracasar definitivamente las pretensiones criminales de la estrategia gorila iniciada el 24 de marzo de 1976. Ahora la Dictadura inicia una nueva estrategia a la que se puede definir con aquello de que a falta de pan, buenas son tortas; ya que no pudieron aniquilar al movimiento obrero organizado, ni a nuestro Partido y Ejército Montoneros, ni acabar para siempre con nuestro movimiento peronista en su conjunto, por lo menos tratarán de evitar la contraofensiva popular con el invento de la convergencia cívico-militar.
Que la Dictadura haya pasado de un proyecto de gobierno militar para 30 años a un proyecto cívico-militar en apenas dos años y medio es una gran victoria de la resistencia masiva sindical y popular y de la decidida resistencia militar y miliciana con que asumimos las posiciones de vanguardia al día siguiente del golpe de estado.

CONCENTREMOS NUESTROS ESFUERZOS INMEDIATOS EN VOLTEAR A MARTÍNEZ DE HOZ Y CONQUISTAR LA NORMALIZACIÓN SINDICAL
Tanto el Movimiento Peronista Montonero, como el Ejército y el Partido Montonero, deben capitalizar el enorme prestigio legítimamente conquistado con la heroica línea de la resistencia como camino para la victoria.
Debemos mantener la resistencia para hacer fracasar la nueva estrategia gorila, que pretende consolidarse en la situación actual, y debemos preparar la contraofensiva popular para forzar la retirada de los militares.
En el mantenimiento de la resistencia debemos aglutinar todas las fuerzas posibles alrededor de nuestro programa de pacificación y liberación nacional, concentrando nuestros esfuerzos en el objetivo de voltear a Martínez de Hoz.
En la preparación de la contraofensiva popular debemos reorganizar nuestras fuerzas, que han debido pagar el precio histórico necesario para garantizar la resistencia. Esa reorganización será, precisamente, la capitalización del prestigio conquistado con el heroísmo de la sangre derramada detrás de una línea política justa y acertada.
Simultáneamente con la reorganización de nuestra fuerza debemos poner todo nuestro sincero esfuerzo en la Reunificación, Transformación y Trascendencia del Peronismo, siguiendo los lineamientos expuestos en el documento así titulado.
Consecuentemente con esta política debemos centrar todos los esfuerzos en conquistar la normalización sindical.
Los momentos más duros ya han pasado, pero todavía queda mucho esfuerzo por delante para obligar a la Dictadura a retirarse. Todavía es necesario el heroísmo de los cuadros capaces de morir para que la Patria viva. Ya vemos florecer la contraofensiva popular en el fracaso de la ofensiva criminales la Dictadura. Con total decisión, inteligencia y valentía conquistemos la paz con la lucha. Ya hemos demostrado que resistir es vencer.

Tags: ,