Los Juventudes Políticas Argentinas, que nucleón en su seno a la totalidad de las fuerzas juveniles de todos los partidos políticos que operan en la realidad nacional, expresaron su enérgico repudio a la detención del compañero Roberto Quieto. Quedó así demostrado que la política represiva de Villar y Margando se enfrenta de lleno con el proyecto de gestación
de la unidad nacional expresada en el Frente de Liberación Nacional. En conferencia de prensa dichos sectores exigieron la libertad inmediata del dirigente Montonero. También estuvo presente y explicó la posición de su organización. Rene Haidar, miembro de los Montoneros.

«La Organización Montoneros se hace presente en esta conferencia de prensa para denunciar con toda energía la detención ilegal de un compañero de la conducción de la Organización, el compañero Roberto Quieto. Las circunstancias de esta detención son más o menos conocidas por todos ustedes, salvo resta agregar de que el compañero Quieto no tenía ninguna causa pendiente con la justicia, salvo con la justicia de la dictadura militar que no es la justicia de este gobierno popular. Más aún, este gobierno popular de hecho eliminó todas las causas pendientes que pudieran haber habido entonces, en mérito a la actitud militante y de lucha por los intereses del pueblo desarrollada por el compañero Quieto en el seno del Movimiento Perónista.
La Org. Montoneros considera que los hechos que se han producido hasta el momento son ya elementos de sobra para caracterizar a esto como una conspiración de sectores interesados en contra de la organización del pueblo, de los sectores revolucionarios de nuestro Movimiento y en contra del pueblo en general.
La detención del compañero Quieto junto con los atentados a Unidades Básicas y locales dal Movimiento, allanamiento de locales de la Juventud Trabajadora Perónista y a la detención de numerosos compañeros, aún más, de la patraña —no se puede llamar da otra manera— al supuesto atentado contra el general Perón en el cual se involucró de una manera artera y engañosa al compañero Caride.
Todos estos hechos demuestran a las claras la existencia de una escalada que pretende desviar la atención de cuáles son y cuáles deben ser las grandes preocupaciones del pueblo en estos momentos. Existe una conspiración muy bien maquinada, que tiene una estrategia que consiste primero en señalar a un supuesto enemigo del pueblo, segundo aislar a ese supuesto enemigo y el paso inmediato dividirlo y por fin aniquilarlo. Ese es en último instancia el objetivo de los conspiradores. Eliminar y aniquilar a la organización popular. ¿Pero cuáles son esos conspiradores? se pregunta uno.
Nosotros pensamos que a esta altura también está claro quienes son los conspiradores. Existen sectores interesados a quienes la organización popular no les permite llevar adelante sus proyectos que responden exclusivamente a intereses personales. La organización Montoneros ya ha caracterizado a esos sectores entre los
cuales se cuenta, de una manera destacada la burocaria sindical que como producto de este mismo sistema capitalista está instrumentando el poder que le brinda el control de determinados estamentos de la superestructura del estado para utilizarlos en contra de las organizaciones del pueblo peronista. Y estos sectores son los conspiradores, son los que están maquinando toda esta ofensiva contra el campo popular y además tienen quienes implementan esta
conspiración. Y no es casualidad que se haya elegido gente con mucha experiencia en este tipo de cosas. Asi es como aparecen en la escena política individuos como Margaride y Vittar, personajes destacados no como peronistas, sino como elementos y como instrumentos represores de la dictadura militar que ha sido repudiada por todo el pueblo argentino en los triunfos del 11 de marzo y del 23 de setiembre de 1973. Estos señores han pretendido, como ya dije en una maniobra artera, ensuciar en un presunto complot contra la vida del general Perón al compañero Caride. Ya hay elementos suficientes para demostrar lo absurdo de esta conspiración amén de lo que significa la historia de militancia peronista del compañero Caride. Por otra parte nosotros visualizamos una técnica ya bastante conocida y que se ha empleado en muchísimos lugares donde se han desarrollado procesos contrarevolucionarios. El mismo general Perón lo ha denunciado en una de sus últimas declaraciones periodísticas cuando habla de la usina de rumores para crear confusión. A través del rumor y de la escalada contra las organizaciones del pueblo se pretende confundir, distraer la atención de cuáles deben ser los ejes fundamentales de la lucha del pueblo argentino. El pueblo argentino se encuentra en el proceso de liberación nacional y social del cual el principal enemigo es e imperialismo yanqui. Uno de sus mejores representantes hace pocos días que ha llegado a nuestro país y tiene antecedentes meritorios en las guerras contrarevolucionarias, participación en el derrocamiento del gobierno popular de Guatemala en el año 1949.
Creemos que esto es parte de una escalada muy seria y que nos debe hacer reflexionar porque más allá de la figura del compañero Quieto, más allá de lo que significa para la Organización, la detención afecta a la legalidad misma de este gobierno. Conscientes de esta situación, la Organización Montoneros agotará, antes de pensar en cualquier otra cosa las instancias legales para lograr su liberación».

Tags: , ,