Son decenas los hombres surgidos de las filas del peronismo y de la juventud de Movimiento que luego dieron sus vidas, ya como combatientes, peleando en los rangos de las organizaciones político-militares. Sin embargo, muchos anónimos militantes de JP sacrificaron también sus vidas en estos últimos años de dictadura militar, batallando codo a codo, sin armas en la mano, con sus miles de compañeros. Una lista incompleta de ellos debe incluir, necesariamente, a:
• Juan José Cabra!, caído el 15 de mayo de 1969 en Corrientes.
• Adolfo Bello, baleado en la ciudad de Rosario, muere el 18 de mayo del mismo año.
• Luis Norberto Blanco, también asesinado en Rosario, cae el 21º de Mayo de 1969.
• Víctor Villalba, muere en Tucumán el 24 de junio de t972, baleada por la policía.
• Ángel Enrique Brandazza, de 23 anos, secuestrado, torturado y muerto por efectivos del IIº Cuerpo de Ejército al mando del general Elbio Anaya, desaparece el 28 de noviembre de 1972, en Rosario.
• Ramón Gerardo Cesaris, porteño, baleado en Merlo por la policía cuando manifestaba en homenaje a los montoneros Fernando Abal Medina y Carlos Gustavo Ramus, el 3 de diciembre de 1972.
• Oscar Horacio Lysak, asesinado en Villa Devoto, cuando demandaba el 25 de mayo de este año, junto con miles de manifestantes el inmediato indulto a los combatientes presos.
A ellos debe sumarse el recuerdo de Enrique Castro y Lorenzo Gatica, este último asesinado cuando manifestaba el 12 de mayo de 1965 en la Plaza de los Congresos contra la invasión yanqui a la República Dominicana.
Además, decenas de activistas revolucionarios, peronistas y no peronistas, que entregan su sacrificio personal como la cuota necesaria de esta guerra, a lo largo de estos años, todos ellos también reivindicados por JP como mártires de la patria.

Tags: