• SABADO 26
  • Por intermedio del secretario general de la Presidencia, doctor Solano Lima, se informa a la Juventud Perónista que estaba en preparación una reunión de los distintos sectores juveniles con el general Perón.
    La Juventud Perónista coincide en marcar la importancia de dicha convocatoria: se le plantea al doctor Solano Lima, entonces, la necesidad de que la reunión tenga determinadas características, para poder aprovechar, de este modo, las palabras del general Perón en su totalidad. Y para poder ofrecerle, a su vez, los distintos puntos de vista con respecto a la realidad nacional. Se le recuerda a Solano Lima la frustrante experiencia de la reunión anterior realizada en Gaspar Campos, en donde la masivi-dad de los presentes y la no representatividad hicieron que el encuentro no fructificara. Y que mucho menos, por supuesto, se llevaran adelante las directivas del general Perón con relación a la unidad de la Juventud y el método con el cual debía darse sus representantes para su institucionalización.
    De esta manera, se le plantean a Solano Lima algunos de los criterios que deben seguirse para que la reunión sea relativamente positiva; fundamentalmente, se insiste en la representatividad de los grupos que participan del encuentro con el general Perón. El doctor Solano Lima informa que para lograr los objetivos que encierra la convocatoria, en la misma iban a participar (por deseo del general) aquellos sectores representativos de la realidad juvenil, en un número no mayor de diez o quince compañeros. La JP le ratifica al doctor Solano Lima su interés por la materialización del encuentro, y ofrece toda su colaboración para la concreción del mismo.

  • LUNES 28
  • En horas de la mañana, los compañeros Güllo y Obeid (en representación de JP) se reúnen con Solano Lima, quien les presenta una lista en donde aparecen varios grupos que no reflejan la realidad y la representatividad juvenil. Incluso, hay varios nombres que concurrirán a la reunión a titulo personal. Los compañeros le plantean al doctor Solano Lima la inconveniencia de realizar la convocatoria dentro de esas características, y le dicen que de esa manera se atenta contra la importancia que exigía la charla con el general Perón. Por lo tanto, se le informa al doctor Solano Lima que el problema ya desbordaba la especulación con respecto a un grupo o a un compañero en particular; lo que había que defender, se le dijo, era la magnitud que tenía la convocatoria del general en un momento donde las exigencias juveniles tenían que canalizar objetivos y respuestas claras.
    También se le entrega una carta al doctor Solano Lima para que la haga llegar al general Perón. Allí se le pedía al general la postergación de la reunión que había sido convocada para el martes 29, y se le informaba sobre la necesidad de tener una charla previa para poder manifestarle las objeciones a la lista confeccionada. El lunes 28, por la noche, el doctor Solano Lima les comunica a los compañeros de JP la postergación de la reunión, y les pide una nueva entrevista con él para tratar detalles acerca del encuentro y sobre la confección de la lista.
    Por la mañana, los compañeros de JP brindan aportes al doctor Solano Lima acerca de la confección de la lista, sobre la base de la representación de los grupos a participar. Mientras se desarrolla la conversación, ante una llamada telefónica de la quinta presidencial, se informa de una reunión que los compañeros de JP tendrán con el General ese mismo día a las 18 hs.

  • MIÉRCOLES 30
  • Luego de la conversación mantenida con el general Perón (que duró exactamente una hora y cuarenta minutos), y ante la insidiosa y malintencionada campaña orquestada por algunos medios de difusión, el miércoles por la mañana se reunieron con el doctor Solano Lima los compañeros Güilo y Obeid (JP), Grecco (JTP), Ventura (JUP), y Firmenich (Montoneros). Se habló de la reunión que se iba a realizar el jueves; se habló, también, de una lista confeccionada con los nombres de los grupos más representativos. Se hizo notar, también, la presencia en esa lista de sectores provocadores que tratarían de desvirtuar y tergiversar el contenido político de la reunión. Se le dijo al doctor Solano Lima que hiciera pública esa afirmación y que mostrara al general Perón la lista confeccionada para que la reunión del jueves fuera un éxito. La confección de la lista y la exclusión de sectores no representativos y provocadores, se realiza teniendo en cuenta los objetivos por los cuales se iba a materializar la reunión con el general Perón.
    La lista estaba compuesta de la siguiente forma: Montoneros, JP, JTP, JUP, Brigadas, FEN-OUP, Mesa del Trasvasamiento, Encuadra-miento (Demetrios), Juventud Sindical, FAP 17, PB y en carácter formal se agregó el nombre de Julio Yessi. Cabe señalar que a la JSP no se la incluyó por su representatividad, sino por entender que la negociación real debe realizarse, según dijeron los compañeros, “con la otra fuerza enfrentada con nosotros en el peronismo, que es el vandorismo”. A Julio Yessi se lo incluyó por ser integrante del Consejo Superior (el doctor Solano Lima sostenía que él no podía estar en contra del Consejo designado por Perón; razón por la cual, para evitar fricciones y aun sabiendo que carece de representatividad, se lo agregó a la lista).
    En la tarde del miércoles, cuando se entrevista nuevamente al doctor Solano Lima, no sólo existían dudas y confusión con respecto a si se le había elevado al general la posición de Montoneros, JTP, JP y JUP, sino que —además— los compañeros se encontraron con una nueva lista, distinta a la primera confeccionada por la Secretaría General, en la cual se excluían a las regionales de Juventud Perónista, a la JTP y a la JUP. Solamente figuraban, en una extensa lista de 36 personas, los nombres de Juan Carlos Dante Güilo, por la “Tendencia”; Mario Firmenich, por Montoneros; Roberto Quieto, por las FAR y Envar El Kadre, por FAP 17.
    Ante esta situación, los compañeros le plantean al Dr. Solano Lima que la lista que ahora les presentaba no tenía nada que ver con la primera, y que no contemplaba el criterio de representatividad del cual se había hablado en los días anteriores. Se le hace notar al doctor Solano Lima y al compañero Fi-guerola que no sólo se excluían sectores, sino que también se minimizaba la representatividad de algunos; se les informa, además, que la última lista reflejaba la malinten-ción con respecto a estas expresiones políticas: a pesar de que se señaló expresamente la fusión de las FAR con Montoneros, en la lista se insiste en hacerla aparecer por separado. La Juventud Perónista organizada en regionales (que estaba expresada en la primera lista) es excluida en la última, y se la hace aparecer con el malintencionado nombre de “Tendencia”. Se advierte en la Secretaría General de la Presidencia un clima de confusión. Según versiones extraoficiales, un empleado habría hecho la lista a su gusto y placer.
    Los compañeros informan al doctor Solano Lima y al doctor Figuerola que, ante la nueva situación, han decidido no concurrir a la reunión con el general Perón, pues se estaban desvirtuando los objetivos de la convocatoria, y todo lo conversado el día martes con el general. El compañero Figuerola propone, entonces, presentar al general la lista que habían confeccionado los compañeros de Montoneros, JTP, JP y JUP.
    Cabe remarcar que esta reunión duró cinco horas, lapso en el cual
    se trataron de agotar todas las instancias para que no se malograra la reunión del jueves. Los compañeros Solano Lima y Figuerola dijeron comprender la posición sustentada, que ante el punto muerto en que se había llegado en la charla, decidió no concurrir a la convocatoria del jueves 30. De esta manera, los compañeros no sólo dejaron sentada su posición con relación a llevar adelante las charlas con el general, sino que, además, evitaron que la reunión no se realizara o se realizara en un clima de dudas y confusión. Se evitó, también, “dar un papelón que, incluso, según lo manifestado por Solano Lima, de darse en ese marco o no darse, provocaría su renuncia”.
    “De esta manera, dijeron los compañeros, ante la total comprensión del doctor Solano Lima y del compañero Figuerola, dejando en claro los fundamentos que animaba nuestra propuesta, renunciamos a la participación del día jueves, y le pedimos a la Secretaría General que informe al general Perón con total objetividad sobre todo el desarrollo de las tratativas que motivaron nuestra deserción.
    Para evitar el escándalo que podría provocar el retiro de los compañeros de la reunión que debía realizarse el jueves (debido a la presencia de los provocadores y no representativos), y que se provocara —de esta manera— la renuncia de Solano Lima y Figuerola, se le ofrecieron a Solano Lima varias alternativas para que se las expusiera al general Perón, y él eligiera: 1º) Que lo más sensato era aceptar la propuesta de Montoneros, JP, JTP y JUP que tendía a permitir la unidad de la juventud. 2º) Que se postergara la reunión una semana para poder impulsar con tranquilidad la propuesta de los compañeros. 3º) Que se recibiera por la mañana a todos los otros grupos, y por la tarde a Montoneros, JP, JTP y JUP y 4º) Que recibiera solamente a los otros grupos.
    El día jueves a las 8 de la mañana, Solano Lima debía contestar telefónicamente cuál era la decisión de Perón. La respuesta fue que la decisión del general era mantener la lista que ya estaba aprobada (la de los “36”).
    De acuerdo con lo manifestado en las reuniones anteriores, se decidió no concurrir, porque se estimaba que “íbamos a caer en una provocación similar a la que le hicieron Osinde, Norma Kennedy, Ortiz y otros tristes personajes del movimiento a Rodolfo Galimberti, en Madrid, el 28 de abril del 73”.

    Tags: , , ,