La Plata, 3 de julio de 1973
Como Bloque de Concejales del FREJULI, y teniendo en cuenta el mandato que el Pueblo nos depositó en (as urnas el 11 de marzo es que sentimos la obligación militante de rendir homenaje a los compañeros recientemente asesinados en los sucesos de Ezeiza.
El 20 de junio se produjo la más grande movilización de la Historia argentina, para alcanzar el objetivo más deseado por todo el pueblo: reencontrarnos con nuestro líder tras un injusto exilio de 18 años.
Desde 1955 esta es la tercera vez que se intenta reiniciar el diálogo que durante el Gobierno Perónista mantuvieron el Pueblo y su Líder. Pero esos tres intentos fracasaron.
El primero, fue cuando en 1964 el «Operativo Retorno» es cohartado por la CÍA y los enemigos internos del movimiento, deteniendo así el avión en Brasil.
El segundo, a cargo de la camarilla Militar fue cuando el 17 de noviembre se movilizaron más de 40 mil hombres armados para contener y reprimir al pueblo que avanzaba encolumnado hacia Ezeiza.
La tercera vez, el 20 de junio, también interviene la CÍA, a través de los infiltrados dentro del Movimiento Perónista. Debemos recordar que este 20 de junio, millones de argentinos nos dirijimos emocionados a recibir al Tte. Gral. Juan Domingo Perón, para ver concretado ese momento por el cual tantos compañeros dieron la vida y por el cual tantos padecimos cárceles, torturas y humillaciones.
La columna que partió de La Plata, fue planificada y organizada prolijamente con muchos días de anticipación, y con la participación de todos los sectores y ramas del movimiento. Así los 80 mil compañeros que salieron de esta ciudad, contribuyeron a esa grandiosa movilización con un alto grado de organización, que juntamente con la dimensión revolucionaria que significaba la relación directa entre el Líder y el Pueblo, determinaron la irritación de las bandas de mercenarios que con armamento de guerra se treparon al Palco.
Durante estos 18 años estas bandas y sus ideólogos han especulado con la distancia, son los que producen la caída del peronismo, son los que hicieron negociados a espaldas del pueblo, los que también desde 1955 negociaron el Poder de Perón con el enemigo traicionando al pueblo trabajador y a Perón.
Queremos con lo anteriormente expuesto, rendir homenaje al compañero OBREGOSO y al compañero QUISPE, brutalmente asesinados, que iban en la columna de La Plata con los Barrios en donde trabajaban y vivían.
Este homenaje lo hacemos sabiendo que es parte del compromiso militante de llevar a cabo el hecho de que «LA SANGRE DERRAMADA, NO SERA NEGOCIADA JAMAS».
Tags: