La última vez que lo vimos con vida fue el miércoles 20 de junio, cuando filmaba los sucesos de Ezeiza para la Televisión sueca. En Santiago de Chile estaba como siempre, dando testimonio de los hechos, cuando una patrulla gorila lo intimó a rendirse y Henriksen apenas alcanzó a exclamar «¡Soy periodista!». Su reclamo no fue escuchado. Los balazos surgieron de inmediato y allí quedó —muerto— nuestro colega.

Tags: ,