¿El objetivo final? voltear al compañero Obregón Cano. Terminar con su Gobierno Popular. Liquidar al pueblo peronista cordobés. ¿Los medios?, todos, cualquiera, no olvidar ninguno. Miembros gorilas del Ejército, el gorilismo tradicional cordobés, los aprendices a gorilas de la burocracia de las 62 y de la CGT, los gorilitas de la J.P.R.A. y de una serie de sellos inventados. ;Si!, todo falló hasta la fecha. Pero esto no puede fallar… y movilizaron al bien pertrechado Comando Radioeléctrico contra… Y les falló. ¡Y de qué manera!… asesinaron impunemente a cinco inocentes ciudadanos, dirigentes de una Cooperativa Agraria, de esas que se fueron desprendiendo luego del “Grito de Alcorta” por la pampa húmeda en formas de “gringos” perseguidos por la oligarquía del litoral, a fines del siglo pasado. Estos, los fusilados, eran gringos-argentinos, hijos de aquellos. Estos, formaron las cooperativas. Fueron los hijos de aquellos rebeldes y explotados trabajadores agrícolas. En el 45, fueron los primeros agraciados con la Ley contra los desalojos rurales sancionada por el primer Gobierno Perónista. En el 74, son fusilados por 24 policías armados con FAL y metralletas Halcón. Ciento setenta impactos dieron solamente en la carrocería del Ford Falcon que los conducía. ¿Y la Federal, comprendió que la trampa mortal podía haber sido montada contra ellos? EL DESCAMISADO estuvo en el teatro de los hechos. Lo que sigue, es lo que se desprende de la investigación realizada. Justo, en ese día otro asesinato. Hasta ahora impune, el de un activo militante de base del P. B.: José Roque Contino.

Una vez más (¿y van?) los efectivos de la policía provincial cordobesa, entronizados en el temible cuerpo del Comando Radioeléctrico, dieron muerte, asesinaron fríamente, fusilaron a mansalva, a balazos,’ a cinco inocentes ciudadanos el día 23 de enero, sobre la Ruta 9, a 30 km. de la ciudad de Córdoba y a 8 de la localidad de Rio Segundo.
Dispuestos a investigar tan terrible suceso y sus implicancias políticas El Descamisado se trasladó a Córdoba para descifrar lo que la prensa comercial denomina “error policial”.
En el Comando Radioeléctrico fuimos atendidos irrespetuosamente y con la prepotencia conocida de las policías bravas (alimentadas desde arriba) de la época de la dictadura militar. Este “machismo policial” contrasta, indudablemente, con el actual Gobierno Popular de Obregón Cano. Sin embargo insistimos. Apuntados por metralletas fuimos introducidos y atendidos, por el Comisario Cornejo, Jefe del Comando Radioeléctrico. Nos pidió que lo esperáramos un momento. Tomamos asiento confiados y al rato se nos informa que el “señor Comisario ha tenido que retirarse del edificio”.
A partir de ese momento comprendimos que no seria fácil llegar a conocer más que lo señalado por los diarios y la opinión pública. Intuimos, lo que posteriormente comprobamos fehacientemente: De que el Gobierno Popular de la Provincia de Córdoba desde el 25 de mayo, no controla
al poderoso y bien armado cuerpo del Comando Radioeléctrico.

  • LOS HECHOS SEGÚN LA POLICIA
  • “Se lleva a conocimiento de la superioridad, que en la fecha, siendo aproximadamente las 14.45 hs., se tuvo conocimiento que por la Ruta 9 a la altura de la localidad de Laguna Larga, había pasado un automóvil color rojo con cinco personas a bordo. Inmediatamente, y por resultar los ocupantes del mismo sumamente sospechosos (?) y al parecer armados, el Comando Radioeléctrico destacó a lo largo de la ruta referida 4 móviles de esa unidad y el primero de ellos, instalado en las cercanías de Río Segundo, ubicó un automóvil de las características aludidas, marca Ford Falcon, sin chapas (?), el que al observar al móvil policial aceleró su marcha esquivándola, pese a las señales de detención que le impartiera el efectivo del mismo. Tal desplazamiento fue efectuado por el rodado aproximadamente a unos ciento cincuenta (?) kilómetros por hora, acercándose de tal forma al otro puesto escalonado en la ruta, donde se encontraban dos móviles policiales más, ya alertados y cubriendo la calzada y que se sumaban al que ya venia en persecución, efectuando los ocupantes del Falcon disparos (?) contra el personal de seguridad, a la vez que en urdida maniobra (?) eludían a los rodados apostados, y derrapando nacía la banquina atropello varios postes y alambrados destruyéndolos.
    En la maniobra aludida el automóvil Ford Falcon trató de embestir al cabo Moreno del Cuerpo de Comando que se encontraba en la ruta armado con un fusil FAL, lesionándolo y aplastando el arma que portaba (?) que quedó completamente inutilizada.
    Producida la reacción policial (?), se inició un violento tiroteo, que finaliza con el automóvil perseguido y con sus cinco ocupantes heridos (?) de gravedad. Se procedió al secuestro de dos pistolas calibre 11,25 y tres revólveres calibre 38, proyectiles y vainas servidas, como así también una carabina calibre 22. Se procura la identificación de los cadáveres”.

  • LOS HECHOS SEGÚN LA REALIDAD
  • 1º) Un comunicado radial emitido por la policía de Laguna Larga da a conocer han pasado por ese destacamento en dirección a la ciudad de Córdoba cinco individuos armados, al decir de unos (?) vecinos, en un automóvil Ford Falcon.
    2º) El Comando Radioeléctrico envía 4 móviles, con 24 hombres colocando uno de ellos atravesado en la ruta 9. Minutos después aparece el Ford en cuestión, color rojo, y derrapa unos 10 metros al querer frenar frente al obstáculo. El fuego cruzado de los policías (24 hombres con FAL) ultima a tres de los ocupantes mientras que los dos restantes son sacados, con vida, y arrastrados a campo descubierto para ser rematados. “Todos los ocupantes del coche fueron encontrados con disparo en la nuca, según informe del médico forense.
    3º) Los documentos de las víctimas son enterrados junto con las chapas del vehículo cerca del lugar del suceso. El auto nunca podía haber desarrollado la velocidad de 150 kms. por hora, dado que su recorrido en la banquina no pasa de diez metros.
    4º) A los cinco minutos de los sucesos narrados llega (?) al lugar otro automóvil Ford Falcon con cinco personas armadas, pertenecientes a la Policía Federal, que venían de Laguna Larga en misión operacional por los sucesos acaecidos en Azul.
    5º) Posteriormente al comunicado emitido por el Comando Radioeléctrico, justificando el fusilamiento de cinco ciudadanos inocentes (ver recuadro), se recibe en un diario local de Córdoba una carta escrita “por un campesino que junto a su hijo vieron todo (ver recuadro) “desde un árbol”.
    6º) En el lugar del hecho no hay árboles.

  • CONCLUSIONES
  • Todo indica, a pesar del “silencio impuesto al sumario” por el gorila Juez de Instrucción de Turno, Dr. Carlos Hairabedián (quien se negó a recibirnos) que:
    a) el operativo fue montado contra la Policía Federal, es decir contra el automóvil de los federales.
    b) Descubierto el error cometido, al confundir el Ford Falcon, había que borrar toda huella del crimen y comprometer a los ocupantes del mismo (ver recuadro) depositando armas y ocultando las chapas y los documentos de los asesinados.
    c) Al llegar los federales, minutos más tarde, comprendieron que la emboscada iba contra ellos. Detienen a uno de los implicados y le hacen escribir la carta “desde el árbol”.
    d) Se supone que “el campesino” se encuentra en dependencias de. la Delegación de la Policía Federal en Córdoba.

  • CONCLUSIONES POLÍTICAS
  • Pretender tomar este hecho, gravísimo por su contenido, y aislarlo del contexto general, partiendo de la embestida que desde el 25 de mayo, se realiza contra el Gobierno Popular del Gobernador Obregón Cano, sería un error.
    Desconocer de que en esta ofensiva sincronizada, actuó la burocracia sindical repudiada por sus bases junto al gorilismo cordobés ya sectores gorilas del ejército, es negar la realidad que vive el Gobierno Cordobés.
    No incluir en esta ofensiva al Comando Radioeléctrico de la Policía Provincial Cordobesa, es pretender aceptar este fusilamiento como “un error policial”.
    Uniendo estos tres aspectos, se desprende que el objetivo de esta escalada política-policial, desde el 25 de mayo, es provocar la Intervención, por parte del Gobierno Central, del Popular Gobierno del compañero Obregón Cano.
    Los sectores populares ampliamente identificados con el Gobierno de Córdoba conocen perfectamente quiénes están interesados en esta Intervención. Si la incon-ciencia contrarrevolucionaria de los episodios de Azul, fueron indirectamente, causantes de la calda del Gobierno Popular de la Provincia de Buenos Aires. ¿Qué puede impedir que un enfrentamiento policial contra los federales produzca el vacío de poder que justifique la Intervención?
    El caso de Francois Chiappe, su fuga de la Cárcel de Devoto, su posterior detención en Córdoba, las implicancias de este mercenario de origen francés en la guerra argelina, bien lo dispone a prestarse a todo tipo de provocación. En esa etapa la pregunta popular era: “¿como es posible que la policía del Gobernador Obregón Cano esté mezclada en este episodio?”. Fue este el primer hecho que relaciona al Gobernador con la policía, con el desprestigio resultante de “esta relación”. Luego, la ofensiva del denominado peronismo ortodoxo, acusando al Gobierno a través de solicitadas de “alentar las formaciones de fuerzas especiales”. La posterior “aparición de un par de aviones abandonados con armas” que justificaría que el gobierno “está armando a guerrilleros”. Posteriormente, se descubrió que estos aviones pertenecían al Ministerio de Bienestar Social. La investigación iniciada fue parada (?). Las continuas acusaciones de que “el Gobierno de Córdoba está creando todas las condiciones para y hacia una guerra civil”, cuyo pivote estaba dirigido por las 62 y la CGT ortodoxa, es decir la burocracia sindical, con Mauricio C. Labat como cabeza visible (ver El Descamisado número 8). El significativo episodio de “el
    asalto al Registro Civil en La Falda-Córdoba del cual se roban documentación” y las cartas enviadas a los diarios locales firmadas por “Montoneros”. Manera ésta de producir enfrentamientos al interior del Gobierno Popular y divorciar al compañero Obregón Cano de las masas populares que lo sostienen. Todo, todo termina en derrota para el gorilaje.
    Y volvemos al Comando Radio-eléctrico: “Una veintena de asesinatos de pacíficos ciudadanos”, entre ellos el de Ignacio León Gómez, viajante de comercio, de 27 años, padre de dos niñas de corta
    edad. En todos los casos el posterior montaje, es siempre el mismo que el realizado en el fusilamiento de los 5 dirigentes campesinos: “armas depositadas en los automóviles, documentos personales de las víctimas que desaparecen y los posteriores comunicados policiales de pretendida justificación a tantos asesinatos”. El último de la lista fue el caso de un militante del P.B. (ver recuadro), al cual le cortaron los testículos con un cuchillo.
    Esta ofensiva dirigida contra la figura del Gobernador Obregón Cano, al no dar los resultados esperados, se desplaza en estos momentos, contra el Vice Gobernador Afilio López, quién de cierta manera, se encuentra desguarnecido ante los embates de la burocracia de las 62, quienes lo acusan de “haber roto el Pacto Social por haber otorgado aumentos a los obreros de UTA”.
    En todo caso el peronismo leal, organizado, junto a todo el pueblo cordobés, han hecho fracasar el plan gorila, muy bien orquestado por cierto. El incidente provocado por el Comando Radioeléctrico en el 29 Congreso Nacional Villero (ver El Descamisado Nº 37) efectuado hace tres semanas en Córdoba con la presencia del Gobernador Obregón Cano, también se inscribe dentro de esta escalada que se inicia el 25 de Mayo de 1973.
    Lo que si podemos asegurar que, fallado este último intento de enfrentamiento “inter-policial” la Intervención proclamada, no asentará, su sucio trasero, en el sillón del leal compañero Obregón Cano.

    Tags: ,