Compañero MIGUEL MARS. Ex-suboficial del Ejército. Custodia del General dado de baja por la Fusiladora. Enjuiciado por crimen de lesa patria: no quiso atontar contra su Líder ni contra su pueblo. Combatió en la Resistencia. Es chofer de la línea 41 y afiliado a UTA. Milita en la JTP. Fue secuestrado el martes 20 de noviembre

El lanzamiento de la JTP de Unión Tranviarios Automotor fue el resultado de la fusión de varias agrupaciones peronistas de los trabajadores del transporte. Estas agrupaciones —17 de Octubre, 9 de Junio, John William Cooke y otras fracciones— hablan comenzado una dura lucha contra las empresas que la JTP continuó en forma más organizada. La nueva agrupación laboral logró así unificar los conflictos que afectan a los compañeros de casi todas las empresas.
En un principio algunos trabajadores de JTP —Jorge Ángel Laudonio, Daniel Otero, Raúl Flematti y Miguel Mars— estaban adscriptos a la Comisión Directiva de UTA. Posteriormente, cuando la JTP se planteó sacar de su silencio cómplice al sindicato y movilizar a los compañeros en defensa de los convenios colectivos de trabajo, los laudos incumplidos por las empresas y la afiliación masiva, !a dirección de UTA los separó.
Las exigencias de los trabajadores a las empresas les cayeron mal a la FATAP y a la Cámara Empresaria de Automotor de Pasajeros. Se trataba, sin embargo, de que cumplieran con los mínimos derechos de los compañeros. Que se pagara al 100 % las horas extras trabajadas en horario de descanso, que se respetara la legislación sobre viáticos para viajes de media y corta distancia, que se pagaran las retroactividades adeudadas. Hasta entonces estaban acostumbrados a hacer su voluntad porque los trabajadores no habían logrado estructurar una organización realmente representativa.
Desde principios de este año, sin embargo, en todas las empresas los trabajadores se iban uniendo a la lucha que afecta al gremio en su totalidad. Así los compañeros de la línea 86 rodearon el Ministerio de Trabajo en abril de este año exigiendo que la empresa Rastreador Fournier respetara los derechos laborales. En esta movilización tuvo participación decisiva el compañero Miguel Mars. Así, en junio, fueron siete líneas —180, 155, 38, 630, 82, 83 y 26— las que se movilizaron alrededor del Ministerio y en la zona céntrica por similares motivos.
A estas medidas se fueron sumando otras que lograban éxitos parciales para los trabajadores hasta entonces explotados por los patrones y olvidados por los gobiernos usurpadores. Los conflictos en las compañías La Cabana, San Bosco y Almafuerte —siempre por incumplimiento de legislación vigente por parte de la patronal— fueron resueltos por el paro de los trabajadores de toda la zona Oeste que adherían a los reclamos de sus compañeros.
El 11 de setiembre volvieron a movilizarse los trabajadores del transporte. Pero esta vez no protestaban. Esta vez marcharon a Gaspar Campos en adhesión a la candidatura del General a la presidencia de la Nación.
La movilización contó con el apoyo y la organización de JTP y la Comisión Directiva de UTA.

  • ESCALADA DE VIOLENCIA CONTRA LOS TRABAJADORES PERONISTAS
  • Los patrones del transporte y sus servidores decidieron entonces combatir a la JTP de UTA que, por primera vez en años, lograba conquistas significativas para los compañeros. Comenzó una campaña de intimidación que pronto se transformó en un ataque sistemático a los trabajadores. La última victima es el compañero Miguel Mars. secuestrado el martes 20 y, hasta el sábado 24, desaparecido. La cronología de esta campaña criminal contra los trabajadores peronistas es una muestra de lo que son capaces de hacer los enemigos del pueblo para evitar la reconstrucción y la Liberación Nacional. Sus responsables, dentro y fuera de la clase trabajadora, no son sólo enemigos políticos de los trabajadores peronistas sino agentes de quienes pretenden seguir con el régimen de explotación que imperó en los últimos dieciocho años. En la noche del 2 de octubre fue raptado el compañero Viñao, chofer de la línea 41 y delegado de los trabajadores, por los ocupantes de un Chevrolet gris sin patentes. El compañero Viñao fue encontrado posteriormente por un camionero en el acceso a Pilar. El dirigente estaba golpeado y atado a un árbol.
    En la madrugada del 3 de octubre el mismo automóvil, con los mismos ocupantes, intentó en la cabecera de la línea 41, de Munro, secuestrar al compañero Nieto. Nieto también es delegado y fue empujado a punta de pistola y a culatazos por los miembros del grupo agresor. La firme resistencia de sus compañeros permitió que, arriesgando sus vidas, rescataran a Nieto poniendo a la fuga a los secuestradores. Un tercer delegado de la línea, el compañero Garro, sufrió otro intento de secuestro en su domicilio que resultó infructuoso. El lunes 8 de octubre 3 matones secuestraron al compañero Oscar Arca, delegado de JTP de Costera Criolla, en el local de la compañía. Arca fue torturado por los secuestradores y abandonado el viernes 12, a la madrugada, en una zanja de Villa Dominico. El 9, sus compañeros de la JTP de UTA dispusieron un paro de repudio por el atentado y una movilización que culminó con el estacionamiento de más de 200 vehículos de todas las lineas en la Plaza de Mayo. Ese día la Federal reprimió con gases. Ese día los periodistas que habían captado las escenas de violencia fueron golpeados en el interior del Ministerio de Bienestar Social por civiles armados.
    Ese mismo día, en Mar del Plata, el compañero Haurié, secretario de actas de UTA y miembro de la JTP, fue baleado por Julio, Flores, Furlan y una veintena de matones del CNU y el C. de O. Las razones de la agresión fueron que el compañero estaba informando a los trabajadores en la estación terminal de Mar del Plata sobre el paro dispuesto por JTP.
    El martes 30 de octubre, a las diez de la noche, una docena de hombres esperaron al compañero Pablo Fredes, delegado de JTP de UTA de la empresa Centenera y lo fusilaron fríamente en presencia de su familia. Fredes era un compañero pacífico y bondadoso, valiente en la defensa de los trabajadores. Su hermano Juan declaró entonces al Descamisado: «.. A él lo mataron porque era peronista. Y lo mataron asesinos a sueldo…»
    Asesinos a sueldo fueron también quienes poco después asaltaron al compañero Frey, miembro de la JTP de UTA y trabajador de la línea 12. Los criminales se llevaron sus documentos y su recaudación. Pocas horas después lo citaron en el segundo piso, departamento B, de Martín García al 570. Allí se le devolvió parte de lo robado con la excusa de que había sido encontrado. A la salida lo esperaba un Ford Falcon cuyos ocupantes lo amenazaron con metralletas y le dijeron que si atacando a los de JTP no lograban nada iban a empezar a tacar a sus familiares.

  • EL SECUESTRO DE OTRO SOLDADO DE PERÓN
  • La última víctima de esta escalada de agresión contra los compañeros de JTP de UTA es Miguel Mars, secuestrado el martes 20. Mars es miembro de JTP de linea 86, que une el Puerto con Ezeiza, y candidato a delegado de la empresa en UTA junto al compañero José García.
    El secuestro del compañero Mars se produjo en Villegas, una de las cabeceras de la línea, el martes alrededor de las 14 horas. Mars había tomado servicio ese día a las cuatro de la mañana y cuando terminó su turno, al mediodía, un «componente» le pidió que hiciera otro viaje de ida y vuelta porque faltaban choferes. Mars aceptó y llegó con el colectivo a Villegas. Pero no regresó. De esa cabecera, donde los colectiveros deben esperar su turno para retornar, su colectivo salió manejado por otra persona, un individuo morocho de bigotes. Mars, que trabaja desde hace un año en la linea 86, había recibido ya varias amenazas anteriores. En una oportunidad lo habían ido a buscar varios desconocidos a bordo de un Torino sin explicar razones.
    Tras el secuestro, el colectivo que manejaba el compañero Mars apareció abandonado en la calle Don Bosco, de Morón. En su interior se encontraron documentos y la recaudación del día. Quedó así descartada la posibilidad de un asalto y se confirmó la sospecha de un secuestro político.
    El compañero Miguel Mars es un peronista intachable. Fue suboficial del Ejército y custodia del General Perón hasta 1955. Durante la Fusiladora los gorilas intentaron convertirlo en asesino de su pueblo y de su Líder. Mars se negó a usar sus armas contra la Patria y tras un juicio ilegal fue dado de baja. Su libreta de enrolamiento ostenta un sello que es verdadera medalla al mérito de soldado peronista. Por su incondicional lealtad al peronismo fue condenado por delito de lesa patria por la dictadura. Poco después Mars militaba activamente en la Resistencia, en el COR de Iníguez que, heroicamente, luchaba contra la sumisión.
    Mars fue perseguido pero nunca abjuró de su peronismo. En la JTP encontró una verdadera organización de trabajadores leales a Perón y al pueblo. Como vocal de JTP de UTA él también luchó contra los pulpos de las empresas de transportes, como candidato a delegado de su empresa estaba decidido a contribuir a que ese sindicato tome decididamente las banderas de los trabajadores y enfrente decididamente a quienes atontan contra la Liberación que votó el pueblo peronista.
    El jueves 22, en conferencia de prensa, los compañeros Arca, Vázquez y Valenzuela, de JTP, dieron pormenores de la larga agresión a los trabajadores y del secuestro al compañero Mars.
    En otra conferencia de prensa, esta de la Comisión Directiva de UTA, el viernes 23, se informó que la dirección había puesto al gremio en estado de alerta como medida preventiva si para el lunes no aparecía el compañero Miguel Mars, trabajador del transporte, miembro de la JTP de UTA y, sobre todo, leal soldado peronista.

    Tags: ,