Mar del Plata, ciudad-escape de nuestras clases medias y otros pequeños sectores privilegiados económicamente. Mar del Plata “capital” del turismo nacional por momentos internacional es poco conocida por su obsoleta industria pesquera, frenada en su desarrollo por intereses multinacionales. También con una muy pequeña industria artesanal-textil que no produce mayores roces. Pero sí con un poderoso gremio de la construcción a cuyo frente se encontraba desde hace 10 años MARCELINO GOMICINDO MANSILLA.

  • UN POCO DE HISTORIA SINDICAL
  • En el año 1961 la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) de Mar del Plata es intervenida por la Comisión Directiva Central cuyo Adjunto Secretario Rogelio Coria hace nombrar a Nicanor García como interventor. Posteriormente y por presión de las bases conformadas en su mayoría por obreros pertenecientes al Partido Comunista, que a su vez hablan salido fortalecidos luego del año 55, Coria llama a Asamblea e impone sus candidatos. La lista marrón encabezada por Gomicindo Mansilla, que no es peronista, se impone con métodos típicos de la burocracia.
    Testimonios recogidos por El Descamisado en Mar del Plata señalan que este dirigente era conocido por aquella época como “persona demacrada y muy pobremente vestida, de pocas palabras y andando en bicicleta”.
    Más tarde, en 1962, peronistas comprometidos en la Resistencia lo acompañarán en la lista. Conocimientos de redacción, oratoria y contabilidad adquiridos en esa etapa serán bien aprovechados por el desaparecido Mansilla. Especialmente el último, a juzgar por la cantidad de bienes inmuebles de los cuales era propietario y que ahora pasarán a sucesión en una aproximada evaluación de los 300 millones de pesos.
    Una llave perdida de una vieja caja fuerte señala el primer “incidente” de su agitado mandato sindical, nos dicen. “En su interior más tarde, al encontrarse dicha llave, aparecieron 50 mil pesos de la época y que no figuraban en los libros
    de contabilidad que Mansilla había aprendido a menejar”. Este dinero fue donado a las 62 organizaciones “por amplio acuerdo de la Comisión Directiva”, se nos confirma.
    Nada comprueba que este acuerdo haya sido cumplido y si, se recuerda que el aspecto exterior del extinto pasó de las “alpargatas bigotudas, deflecadas y raídas y de un sólo pantalón el cual al lavarlo le impedía salir a la calle”, a vestir elegantemente y a frecuentar lugares nocturnos, hábito al cual será coherente hasta el fin de sus días.
    Con el “onganiato”, fiel a los dictados de Coria, el finado se convierte en su representante local y participacionista junto con Romero
    de la carne y el vitivinícola Blanco. Tal definición política lo compromete en una serie de “juegos” económicos “que le permiten pasar de dirigente-obrero a financiero-dirigente”, se dice públicamente en círculos banqueros marplaten-ses. El barrio “Emir Suárez” cuya firma constructora De Lorenzi es propiedad del propio Coria le adjudica a Mansilla la gerencia. San Sebastián galvaniza con su presencia el día de la inauguración de dicho barrio a un extraño trío “que brilla por su ausencia cuando las casas del barrio, a los pocos meses de ser entregadas a los obreros en adjudicación, comienzan a desmoronarse por la mala calidad de los materiales empleados”.
    Esta situación provoca juicios por estafa y otras yerbas. ¿Perjudicados?, “los de siempre, salvo que esta vez no podemos señalar al usurero de turno o al gran capital expoliador”, nos deslizan vecinos de “Emir Suárez” que nos piden omitamos sus nombres ante el temor de represalias, “luego del ajusticiamiento producido”.
    Es ampliamente conocido el lema del ex-dirigente capitalista Rogelio Coria refiriéndose a los obreros en disidencia con su política: “si este delegado te sigue molestando, no te preocupes, hablamos con la empresa y la policía, lo acusamos de bolches y nos los sacan de encima”.
    Marchando incansablemente El Descamisado pudo comprobar en pocas horas que el Hotel de Turismo de Luz y Fuerza de 22 pisos a cargo de la empresa constructora CITRA establecía turnos de trabajo de 12 horas, sin francos y que las horas extras no eran respetadas. Las reclamaciones justas de los obreros son trasladados al Sindicato y Mansilla promete soluciones inmediatas las cuales cumple a su estilo: “todos los obreros que participamos en el reclamo fuimos despedidos al otro día”, nos confirman. “No nos dejaron ingresar a la obra” señalan los obreros afectados que no olvidan lo sucedido a fines del 72 en los estertores del lanussiato.

  • DIME CON QUIEN ANDAS…
  • Otro de los aspectos del ajusticiado y controvertido dirigente-capitalista-burócrata-sindical investigado fue el de sus hábitos y amistades.
    Se determinó en la marcha que el fenecido Marcelino Gomicindo era consecuente amigo de los cabaret del puerto y del material humano que suele componerlos. Propietario de la boite “Yagan” en la calle 12 de Octubre y Edison, de alto costo para el consumidor, había aprendido algunas palabras en francés.
    No escapa tampoco su fama por “ser el primero en pagar largas adiciones de largos ceros en Invitaciones efectuadas entre gremia-listas y banqueros agasajados en el selecto “Rancho Grande”.
    El Descamisado, en su carrera contra el reloj, también comprobó que fue en este elegante restaurant que Mansilla agasajó a su amigo y conocido traidor Mantel Rodolfo Iglesias, juzgado y condenado en el año 1949 por “espionaje al servicio de EE.UU.”, como figura en los diarios de entonces.
    En los ágapes de este conspis-cuo ex-dirigente han figurado entre otros: Odoner Redi, del Centro :ederal, Anchorenista; Viglizzo, de CNU; Josué Catuogneo quién recibiera un telegrama de felicitación de Osinde, al ser confirmado como . interventor del Partido Justicialista.
    El 13 de julio, es la regional controlada por el desaparecido Mansito quien decreta el paro general reclamando la renuncia del Presidente Cámpora. El paro fracasa salvo por la patronal. Otra perla definitoria es la toma de las unidades sanitarias y la VIII Zona Sanitaria por parte de matones armados, dirigidos por el hoy extinto Gomicindo Mansilla para desalojar “al honesto y combativo doctor Andrés Cabo que había Iniciado una serie de profundas reformas tendientes a cambiar al aspecto asistencia y de salud pública en todas las dependencias hospitalarias a su cargo”, confirma el personal hospitalario encuestado por El Descamisado, quedando una vez más flotando los nombres de los declarantes, ante obvios temores fundados. |

  • ERA CLAVADO
  • Lunes 27 a las 8.15 horas, en el momento en que el Secretario de la UOCRA, saca su Ford Fairlaine modelo 72 del garaje de su chalet ubicado en el Residencial barrio de “Los Troncos”, 21 balazos le son alojados en distintas partes de su baja contextura ósea. La casualidad hace que otro 27 de agosto un destino similar le sucediera al cuestionado participacionista José Alonso. La única diferencia matemática está en la cantidad de balas que ambos recibieron. Otra diferencia, existe en que los restos de Marcelino Mansilla se encuentra a pocos pasos de Patricio Peralta Ramos, enterrado también en el super exclusivo cementerio de “La Loma”, frente al Golf Club y lindante al no menos selectivo “Barrio de Los Troncos” que en vida acogiera al millonario dirigente ajusticiado.

  • 24 HORAS DESPUÉS
  • Martes 6.30 hs.: Mar del Plata es una ciudad aterrorizada. Cualquier otro dia las calles están pobladas de gentes despreocupadas que van a su trabajo o de compras. Los niños a la escuela y las amas de casa al mercado. Hoy las calles están vacías.
    El clima general es de temor ante la violencia incontrolable que podría desatarse como respuesta al ajusticiamiento del día anterior. Autos y ómnibus salen repletos de la ciudad turista. Hay algo de éxodo en todo este trajinar. La poca gente que se cruza por las calles se miran con vigilada desconfianza.
    Sin embargo, el día anterior, apenas conocida la muerte de Marcelino Mansilla, en las obras en construcción se pusieron las radios a todo volumen. Las Unidades Básicas de los barrios embanderaron sus frentes mientras propalaban la Marcha Partidaria y el Himno Nacional. Los obreros sentían su Justicia individual satisfecha.
    Luego el paro decretado. Pero debieron salir las bandas armadas que conforman el pequeño ejército particular de la CGT local, aterrorizando a obreros y pequeños comerciantes, para efectivizar el paro dispuesto para la Administración Pública.
    El terror y las amenazas no impidieron a los trabajadores de la Industria del Pescado continuar normalmente sus tareas. En muchas obras hubo enfrentamlentos serios ante la negativa obrera de dejar el trabajo por la muerte de Mansilla.
    Miércoles 10 hs.: En el aristocrático cementerio “La Loma” quedan depositados los despojos del Secretario Regional. Quedan solos, en un pequeño cuarto custodiado por dos guardianes del orden.
    La ciudad de Mar del Plata se llena de carteles y escrituras amenazantes contra los militantes locales quienes se ven obligados a retrasar sus trabajos políticos en función de la propia seguridad. Esto se multiplica a todos los niveles.