• LOS CRÉDITOS DEL BID
  • El día 17 del corriente, el ministro de Economía, señor José B. Gelbard, anunció la concreción de las tramitaciones que se venían efectuando con el B.I.D. (Banco Interamericano de Desarrollo) mediante las cuales dicha institución, se comprometió a otorgar préstamos a nuestro país por 756 millones de dólares. Según declaraciones del señor Gelbard, se trataría de la operación crediticia de mayor importancia que realiza dicho organismo. De acuerdo a lo informado por el ministro, el conjunto de créditos se discrimina de la siguiente manera:
    100 millones de dólares para la pequeña y mediana empresa, que serán administrados por el B.I.D. y la Corporación de la Pequeña y Mediana Empresa.
    200 millones de dólares, con destino a la tecnificación del sector agropecuario, administrado por el Banco de la Nación. Como se sabe, este tipo de operaciones beneficia únicamente al sector oligárquico, dueño de las mejores y más extensas explotaciones, contribuyendo a deformar aún más la economía agraria de nuestro país. Todos los gobiernos que hemos soportado en los últimos 18 años se preocuparon especialmente, de «la tecnificación del campo», el resultado está a la vista, producción estancada, precios en suba permanente, campesinos desposeídos de sus tierras, y mayor concentración de la riqueza en manos de la oligarquía.
    300 millones de dólares destinados para el financiamiento de las exportaciones de bienes de capital que serán administrados por el Banco Central. Conviene señalar que de acuerdo a las disposiciones del B.I.D., las exportaciones que se efectúen en función de dicho crédito, sólo podrán realizarse hacia países miembros del B.I.D. Ello impedirá efectuar ventas a países que como Cuba no están adheridos a dicho Banco. Por otra parte si bien se menciona genéricamente «bienes de capital», es sabido que en nuestro país se trata fundamentalmente de la industria automotriz. El crédito del B.I.D. se relacionarla pues, con el acuerdo que suscribió el Estado con las filiales del grupo de empresas monopolistas que operan en nuestro país, para el fomento de las exportaciones de sus artículos. En otras palabras, el país todo debe pagar los intereses y las subvenciones, para que un puñado de firmas de la industria automotriz pueda colocar en el exterior cómodamente su producción y llevarse los beneficios.
    65 millones de dólares para lo que se conoce con el nombre de infraestructura urbana, agua corriente y servicios cloacales para poblaciones con menos de 8.000 habitantes. Dicho crédito será administrado por la Caja Nacional de Ahorros y Seguro.

  • CRÉDITOS MENORES
  • Según las declaraciones del señor Gelbard, el B.I.D. se comprometió a otorgar otros créditos que la Argentina utilizará cuando lo considere conveniente, ej. 12 millones de dólares para la colonización del Valle Inferior del Río Negro.
    25/30 millones de dólares como prórroga para la utilización de los préstamos para riego y colonización en la corporación del Río Dulce (Santiago del Estero). Este préstamo estaba acordado el 2 de febrero de 1967, pero su monto aún no ha sido ingresado al país. Conviene señalar que este es unos de los métodos del B.I.D., se acuerda un préstamo, pero su demora en aportar efectivamente el capital, es infinita. Ya lo veremos mejor más adelante.
    79 millones de dólares, para la presa de hidroelectricidad de Salto Grande. Este es también un «acuerdo» que fue efectuado con bastante antelación pero siguió durmiendo el sueño eterno.
    Por último se vuelve a «acordar» una cantidad no identificada para el proyecto de Ullum en San Juan. Sobre el particular mencionemos que en «Clarín» del 10 de noviembre de 1971 se publicó un artículo titulado: «No se cuestiona la ayuda externa, sino los propósitos a que sirven», se señalaba entre otras cosas lo siguiente: «la administración del programa de ayuda de gobierno a gobierno, significa a menudo que el dinero va a parar al bolsillo de poderosas minorías en naciones en desarrollo, en lugar de mejorar las condiciones de vida de la necesitada población… un ejemplo: el caso del dique Ullum cuyo proyecto de riego beneficia exclusivamente a una pequeña minoría»…

  • ¿QUE ES EL BID?
  • Dentro de pocos días, precisamente el 30 de diciembre se cumplirá un nuevo aniversario de la creación del Banco Interamericano. Este fue fundado a instancias del imperialismo norteamericano, en 1959, casi un año más tarde del triunfo de la Revolución Cubana. El objetivo fundamental, era convertir a dicha organización en un medio de complementa-ción de la llamada «Alianza para el Progreso», programa que los EE.UU. con la colaboración de gobiernos obsecuentes ofrecían a América latina como contrapartida para contrarrestar el «ejemplo cubano». La Alianza
    para el Progreso terminó en el más rotundo fracaso, tan es así que los mismos norteamericanos la calificaron como el «caballo muerto». Pero el B.I.D. continúa con sus andanzas.
    En el B.I.D., los Estados Unidos participan con más del 40 % de las acciones, lo que le permite un manejo cómodo, a su voluntad, de las decisiones del Banco.
    Para ser miembro pleno, es decir con derecho a la obtención de créditos, cada nación latinoamericana, debe integrar la cuota que se le asigna. Nuestro país, se incorporó al BID, bajo el gobierno-de Frondizi, en 1959, y hasta principios de 1970, había integrado 166,6 millones de dólares, parte en pesos moneda nacional, parte en dólares y el resto en obligaciones. En el mismo periodo le fueron «otorgados» préstamos por un total de más de 470 millones de dólares, de los cuales solamente se habían recibido 180 millones de dólares. Es decir, que nos «prestan» prácticamente nuestro propio capital. Y además, debemos ajustamos a las disposiciones del Banco y pagar altos intereses. Dentro de los créditos ingresados al país, debemos contar los que se encaran directamente con algunas empresas. Tal es el caso de Propulsora Siderúrgica que recibió 5,3 millones en marzo de 1969. La ítalo Argentina (de electricidad) que recibió 15 millones y Carboclor empresa petroquímica, de capitales extranjeros y estatales que obtuvo 2,5 millones.

  • IMPOSICIONES DEL BID
  • El BID al igual que otras instituciones, es un organismo de penetración de los monopolios imperialistas, que encubren su labor bajo el título piadoso de «ayuda» a los países en los que ejercen su dominio. Últimamente los EE.UU. procuran la participación en el BID de Canadá y otras naciones europeas, con el objeto de neutralizar las tibias exigencias de los países de América latina, no conformes con el trato discriminatorio de que son objeto por parte del Banco.
    Los préstamos que otorga el BID, tienen todos los defectos de los préstamos del Banco Mundial,más algunos adicionales derivados de su actividad política. Queremos traer a colación lo que dice Roberto Roth, que fuera titular de la subsecretaría Legal y Técnica de la Presidencia entre 1966 y 1970 (¡nada menos!) en su libro «La Soberanía Imperfecta» pág. 74: «Cláusula común en todos los préstamos hechos a la Argentina es que el 90 % del monto, tiene que ser gastado en los EE.UU., que los equipos deben ser fletados en buque de pabellón norteamericano, los consultores deben ser aceptables para el Banco, etcétera. El Banco tiene sus propias nociones de geopolítica, que aplica en el territorio de sus miembros con los dineros de ellos». Aquí cabria efectuar la reflexión de quién ayuda a quién. Pero sigamos citando a R. Roth: «Cuando el país receptor ha cumplido a juicio del Banco, una larga serie de requisitos, la mayoría de los cuales no tienen sentido bancario alguno, esta en situación de recibir el dinero del préstamo, siempre y cuando continúe cumpliendo otras series de requisitos, también desprovistos de sentido bancario, que condicionan el préstamo… El país que llega a tener una diferencia de opinión con el BID, deberá en consecuencia pagar de un día para otro su endeudamiento total en dólares. No hay gobierno que sobreviva a un diferendo con el BID. El BID es una condena a perpetuidad». Y el señor Roberto Roth, por haber ocupado un cargo tan elevado en instancias gubernamentales tiene indudablemente, una opinión formada en base a su experiencia concreta.

  • ¿QUE SE OCULTA CON EL CRÉDITO?
  • Habíamos señalado más arriba que los EE.UU: poseen más del 40 % del paquete accionario del BID, es decir que tienen el poder de decisión y pueden favorecer o bloquear cualquier proyecto de préstamo de acuerdo con sus reales conveniencias. Habíamos señalado también, que, desde 1959 a 1970, prácticamente nos han prestado nuestro propio dinero. Y ahora se plantea nuevamente que el BID acude en «ayuda» nuestra. ¿Qué se oculta detrás de todo esto? ¿Existe un real entendimiento (lóase un sometimiento) al imperialismo norteamericano? ¿Qué tienen que ver las tribulaciones del embajador argentino en USA, Alejandro Orfila, con este anuncio de créditos? Y ya que sin querer mencionamos a nuestro embajador, digamos que en la Cámara de Diputados se presentó un pedido de informes acerca de dicho señor, consultando si se «tiene conocimiento de que a su paso por Buenos Aires el señor Orfila habría tenido activa participación en la formación de un consorcio de firmas consultoras que estará integrado por: Electrowatt, Tams-Tippet, Abbat, Mac Carty, Stratton, todas de New York y las consultoras locales Franklin Consult, Latino Consult y Consulbaires, que tendría por beneficiaría a la firma consultora nombrada en primer término. Todo ello programado para efectuar la consultoría con respecto al proyecto de Ya-cietá Apipé, cuyos honorarios oscilarían en 25/30 millones de dólares. Existe una maraña de incógnitas que el pueblo debe conocer en toda su magnitud.

    Tags: , ,