Ha terminado el último capítulo de la época más denigrante de nuestra Patria en que nuestro Pueblo fue explotado, engañado, perseguido y encarcelado.
Quizás el gremio gráfico haya sido en este período de ignominias uno de los más castigados por el régimen, que fue consumando la destrucción de importantes fuentes de trabajo que antes de 1955 constituyeron verdaderas empresas gráficas, periodísticas y de publicidad que albergaron a miles de trabajadores. A partir de entonces, la dictadura militar, luego de intervenir la empresa ALEA repartió las distintas unidades gráficas que la constituían entre personajes insolventes y carentes de moral. Así vimos pasar a manos de diversos personeros verdaderas plantas gráficas que jamás se pagaron y que paulatinamente fueron desmanteladas por estos aventureros, dejando en la calle a sus trabajadores, a los que ni siquiera les pagaron los haberes adeudados.
Y aquí nos referimos a lo ocurrido con una de esas unidades gráficas, Democracia a quien vemos hoy en manos de uno de sus grupos que se fueron turnando para hacer sus negociados a costa del sacrificio y las penurias de sus obreros.
Este grupo, comandado por el abogado Luis Abel Viscay, es el mismo que desde el año 1963 adeuda salarios y beneficios sociales a los trabajadores gráficos de Democracia, los que por ese motivo le inician acción judicial y un conflicto colectivo que todavía no ha sido levantado.
A pesar de mantener esta situación con el verdadero personal de Democracia, Viscay funda un ente denominado Ediciones Tiempo S. A. para poder sacar nuevamente el diario “Democracia”, y para liberarse de las obligaciones que mantiene con su verdadero personal desde 1963, contrata a gráficos y periodistas que nada tienen que ver con aquel personal. Y saca nomás el diario. Claro que la deuda con los trabajadores se acrecienta ya que no le paga ni a este otro personal.
Ante todo esto, la Federación Gráfica Bonaerense se ve precisada a esclarecer en solicitadas y asambleas de personal la situación de conflicto ya existente desde 1963, aconsejando que ningún gráfico se preste a las maniobras de este aventurero. Algunos de los que colaboraban con él se dan por esclarecidos y abandonan inmediatamente las tareas, no así otros que se prestan al juego.
Hay una esperanza que sin duda anima a los trabajadores de Democracia a desalojar tanta inmundicia y es la fe que tienen de que se les haga justicia de una vez por todas, ya que en una primera toma de taller que realizaron en 1963 y que duró cinco días, fueron defraudados por el poder público de ese entonces al devolver éste la unidad otra vez al grupo Viscay. Y así fue como los verdaderos trabajadores gráficos que vienen luchando desde entonces por una fuente de trabajo permanente y garantizada, juntamente con miembros de la Federación Gráfica Bonaerense, toman Democracia el día 4 de junio, coincidiendo tal vez con una fecha muy importante que el Pueblo recordará siempre.
Al amancer de este dia es Pueblo se encontró con que su verdadero diario había sido reconquistado por los gráficos y se enteró, además, del ofrecimiento hecho por los mismos al General Perón como único director. Inmediatamente se abocaron a la tarea de confeccionar una edición extraordinaria donde, después de 18 años, aparece de nuevo la verdadera marca del diario de Eva Perón, con el emblema de su figura y la frase del General Perón que la dictadura había arrancado en el año 1955: “El Pueblo Argentino —escriben los gráficos— tiene desde hoy nuevamente en sus manos la verdadera «Democracia» de nuestra compañera Evita, a quien vimos escribir en sus columnas unas palabras luminosas que preanunciaban su gesta y que reproducimos también hoy: «Mil veces lo hubiera hecho por Perón y por mi Pueblo». Esas palabras, nimbo de su imagen, han de ser mientras vivamos, la divisa que nos comprometimos a no arriar jamás; por eso hoy la enclavamos nuevamente junto a la marca del diario. Serán como una invocación perenne del sublime sacrificio de nuestra gran inspiradora y una diaria refirmación de fe en su lucha y en sus enseñanzas. Le seremos siempre fieles. ¡De hoy en más nuestra bandera y nuestro lema! Jamás olvidaremos el ejemplo heroico que Ella nos legó en esas palabras”.
En verdad que los trabajadores esperaban una decisión judicial favorable a sus reclamos, pero no ocurrió así ya que a las 2 de la mañana del día 5 son intimados por la fuerza pública a hacer abandono de la empresa, que acatan disciplinadamente para evitar un enfrentamiento con las fuerzas policiales y producir hechos que alentaran contra una descartada solución favorable. Pero tampoco ocurre eso: Otra vez, como en 1963, se devuelve la empresa al doctor Luis Abel Viscay, favoreciendo así al repudiado grupo aventurero que tanto mal ha hecho a los trabajadores de Democracia.
Hoy, los trabajadores gráficos del diario “Democracia” hemos recuperado el diario de Eva Perón que estaba en manos de uno de los grupos usurpadores que desde el año 1955 se dedicaron a hacer sus negociados, desmantelando las unidades gráficas y estafando a sus trabajadores, con la descarada complacencia de los gobiernos de turno.
El Dr. Abel Viscay, mediante una maniobra usurpó la marca del diario “constituyéndose en propietario” de un patrimonio que nunca fue pago, y que quiere utilizar para confundir con su falsa prédica al pueblo peronista.
Por todo ello, los trabajadores gráficos de “Democracia”, la Federación Gráfica Bonaerense, la Federación Argentina de Trabajadores de las Artes Gráficas y la Juventud Gráfica Perónista, han resuelto:
1º RECUPERAR LA UNIDAD GRÁFICA Nº 3 para que se constituya en la verdadera fuente de trabajo que era antes de 1955.
2º RECUPERAR PARA LA MASA PERONISTA el diario de nuestra compañera EVITA.
3º OFRECER LA DIRECCIÓN DE “DEMOCRACIA” al Líder de los Trabajadores GENERAL PERÓN y Directora Espiritual a nuestra compañera EVITA. ¡Fuera Viscay, basta de aventuras! ¡Pague los millones que debe! ¡¡PERÓN O MUERTE!!

TRABAJADORES GRÁFICOS DE “DEMOCRACIA’ FEDERACIÓN GRÁFICA BONAERENSE FEDERACIÓN ARGENTINA DE TRABAJADORES DE LAS ARTES GRÁFICAS (FATAG) JUVENTUD GRÁFICA PERONISTA

PERÓN O MUERTE
VIVA LA PATRIA