En seis meses de gobierno peronista la Universidad argentina experimentó cambios profundos. Las estructuras de casi todas las Universidades Nacionales y Populares son ya las bases para transformaciones verdaderas de la cultura argentina- La lucha contra el continuismo, que aun se libra, (lo que da una idea del poder del enemigo) y la inserción de la universidad en la comunidad a través de planes culturales y de la practica del estudiantado en la transformación pro-ductiva de la sociedad, son las tareas prioritarias encaradas por los gobiernos populares de las Universidades, con el apoyo activo del estudiantado.
En todas las alternativas de este proceso, tuvo la Juventud Universitaria Perónista un papel preponderante. En la lucha contra los agentes de la dictadura enquistados en puestos claves; en la defensa de las autoridades peronistas atacadas; en los planes de salud y de extensión cultural. Como instancia movilizadora y organizadora logro desde su lanzamiento una adhesión creciente entre los estudiantes que apoyan la reconstrucción de la universidad y pretenden poner a esta al servicio del pueblo.
Para lograr una mayor participaci6n de la masa estudiantil la JUP, Regional I, se propone integrar y transformar los centros de estudiantes. Estos centros de las facultades tuvieron hasta la fecha una historia triste. Oe 1955 a 1966 operaban según la concepción de la universidad como “isla democrática” del estudiantado, aislados de la realidad nacional. La política del alumnado era sobrestimada: el eje central de las polémicas no pasaba por el peronismo perseguido y el antiperonismo triunfante sino por el antagonismo Reforma-Humanismo; el estudiantado discurría en el cientificismo y parecía ajeno a las huelgas, a la entrega y al hambre. En definitiva, parecía ajeno a la realidad del pueblo. Los centros se habían convertido en estructuras que reivindicaban sectorialmente a la universidad. Sin base política sólida se convertían en librerías o quioscos de apuntes.
En 1966 Ongania anticipa sus métodos dando un ejemplo en las facultades porteñas. Es la noche de los bastones largos; la isla democrática es atacada por las fuerzas policiales. Lenta pero inexorablemente distintas agrupaciones cobran conciencia del papel jugado por los estudiantes en el drama del pueblo. Crece el peronismo. Los centros, por su conformación de gremios dependientes de una estructura legal y por la extracción de sus conducciones, no pueden dar una respuesta a las movilizaciones y a la lucha de los compañeros. La política de masas de quienes, de una forma u otra reconocían ya el proyecto nacional del peronismo, paso de los centros a los cuerpos de delegados-Los cuerpos de delegados daban respuestas coyunturales, era imposible mantener estructuras solidas en base a acuerdos amplios.
Cuando se intento profundizar en la política de los cuerpos, este tipo de organización perdió fuerzas.
A partir del 25 de mayo los estudiantes peronistas reconocen que la practica política, debe sufrir modificaciones. La etapa agitativa debe dejar lugar para la organización y la movilización con las exigencias de una estructura representativa de la totalidad del alumnado, un elemento convocador amplio y una permanencia que impida su destrucción en una coyuntura adversa.
Es por eso que, dentro de una política que el estudiantado peronista se ha trazado a través de JUP, es importante recuperar y transformar los centros de estudiantes en instancias organizativas, aun cuando la política de la agrupación no se agote en estos centros.
Dentro de ese proyecto, (ganar para la Universidad Nacional y Popular la mayor cantidad de estudiantes posible con el fin de defenderla, mejorarla y sostenerla) la decisión tomada por la JUP Regional I de presentarse a elecciones o apoyar a las listas con propósitos afines, es correcta.
En la critica a esa actitud de JUP de lograr estructuras organizativas y representativas en todos los ámbitos para sumarlas a su política general de transformación de la Universidad, coinciden, no cabalmente, quienes se reconocen liberales (como MUC y la Juventud de la Revolucion Libertadora) y quienes se suponen peronistas como FEN-OUP. Estas agrupaciones carentes de apoyo en la base e incapaces de implementar la actual política peronista que exige representatividad, sabotean al gobierno universitario y no logran, por falta de sustentación y no por falta de ganas, presentarse a elecciones.
Hasta el 19, el resultado de las votaciones favorecían ampliamente a JUP. En Agronomía, Veterinaria, UTN y Odontología —facultades donde la JUP no esta tan desarrollada— habían triunfado las listas de JUP o las que cuentan con el apoyo de la organización. A partir del 19 y hasta el 23 habra elecciones en los lugares donde la JUP es mas fuerte: en Filosofía y Letras (Lista Azul y Blanca de JUP), en Ciencias Exactas (Lista Azul y Blanca por la Reconstrucción Nacional, de JUP, GTP 29 de Mayo y TEA) y en Ciencias Econ6micas (Lista Universitaria por la Reconstrucción Nacional, de JUP). Esta misma lista se presentara en Farmacia.
En Medicina, la JUP se presenta con la Lista Azul y Blanca y en Arquitectura con “Federaci6n”, en base a un acuerdo político.
En Derecho, JUP integra la lista Azul y Blanca con el JUIC, el Movimiento Nacional Yrigoyenista, el MAS, el MNR y el FEL

Tags: ,