Las órdenes de Perón fueron claras: el ex presidente Héctor José Cámpora quedaba designado embajador extraordinario y plenipotenciario de Argentina para América latina. Delegado viajero, destinado a implementar un proyecto muy querido por el jefe del movimiento, la unidad latinoamericana en función del combate antiimperialista, Cámpora volvía así a ser honrado para una misión trascendental. Para analizar lo que se conoce ya como «la misión del Tío». EL DESCAMISADO reseñó brevemente los focos principales de tensión en el continente, así como los centros de actividad en los cuales Argentina debe concretar una tarea trascendente. Se trata de una misión histórica y el Teniente General Perón ha elegido bien quien habrá de llevarla adelante. Es que hoy más que nunca, la consigna Liberación o Dependencia testimonia la verdad de este continente.

  • AMERICA CENTRAL
  • Centroamérica, rompecabezas de pequeñas repúblicas creadas por el proyecto balcanizador del imperialismo, es coto cerrado de caza de los norteamericanos. Dictaduras militares y satrapías civiles conforman una geografía política de sometimiento y miseria, con la cual nada tiene que ver el ritmo liberador que se vive en la Argentina. Guatemala, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Costa Rica siguen siendo, desde hace décadas, ámbito inexpugnable de los monopolios del cafe, el azúcar, el cacao, el caucho, la fruta. Por estas tierras nada parece propicio a la Misión Campora.

  • PANAMÁ
  • La política nacionalista que desarrolla en Panamá el general Ornar Torrijos se sigue enfrentando con la intransigencia norteamericana en relación a la llamada «zona del Canal», el área controlada por los Estados Unidos en la cintura del punto de unión entre ambas América». Luego de mas de medio siglo de dominar la región, controlando la navegación de un océano a otro, los norteamericanos afrontan la firme determinación panameña de recuperar esas tierras usurpadas. Piden controlar al menos «la zona», para aspirar a adueñarse del Canal mas adelante. Se trata del combate nacional de un pueblo por su unificación definitiva y en esa reivindicación elemental no puede faltar la presencia solidaria argentina, abonada ya por las excelentes relaciones que unen a Perón con Torrijos. Campora deberé profundizar ese vinculo, desarrollándolo.

  • GRUPO ANDINO
  • Como sede del Grupo Andino, Lima es epicentro político de toda la intensa actividad que despliega el estratégico acuerdo subregional en el cual se agrupan Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela. El Grupo Andino es una entidad que ha ido desarrollando una dinámica crecientemente antiimperialista, formulando pronunciamientos drásticos contra el papel distorsionante y antinacional que cumplen los capitales norteamericanos en el continente. Animadores fundamentales de esa política son el gobierno popular de Chile y el régimen militar nacionalista del Perú, seguidos a distancia por Ecuador y Venezuela. El Grupo Andino, conocido también como Acuerdo de Cartagena (ciudad colombiana en la cual se firmó su acta fundacional), establece condicionamientos netos a los capitales extranjeros, y eso de por si le otorga el carácter de bloque no manejado directamente por Washington. Si bien la resbaladiza diplomacia brasileña intentó hace pocas semanas vincularse con las seis naciones andinas a través de una gira cumplida por el canciller Mario Gibson Barboza. es Argentina la potencia latinoamericana más cercana a un vinculo orgánico con esos paisas y la consiguiente firma del Acuerdo de Cartagena. Esta hipótesis debe ser desarrollada por la Misión Campora, en la inteligencia de que junto al Grupo Andino nuestro país asocia esfuerzos a los proyectos antiimperialistas que se desarrollan en el continente y contribuye en parta al aislamiento profiláctico del foco infeccioso representado por la dictadura satélite brasileña.

  • CHILE
  • La agresividad y la insolencia de la ofensiva reaccionaria en Chile contra el gobierno de la Unidad Popular que encabeza desde hace tres años el presidente Salvador Allende cuestiona incluso el porvenir inmediato del proceso argentino. La férrea alianza concretada por la derecha chilena con la CÍA norteamericana para derrocar al gobierno Allende aumenta su operativididad día a día, en un in crescendo que incluye ya al sabotaje y el terrorismo indiscriminado. Foco vital de tensiones y experimento peculiar de marcha hacia el socialismo en medio da una feroz lucha de clases, Chile está hoy en la mira del Imperialismo. Sus 2000 kilómetros de fronteras comunes con Argentina convierten a la nación andina en nuestro aliado natural y privilegiado, sumado ello al proceso de cambios que se vive en ambos países. Brasil también es consciente del peligro de un eje Santiago-Buenos Aires contrario al expansionismo lusitano impulsado por los Estados Unidos. Para ello, el régimen militar de Brasilia abandona provisoriamente su calosa política de «fronteras Ideológicas» y concede empréstitos al gobierno popular chileno. Objetivo: atraerlo a su esfera de interesas, en detrimento de Argentina. Acá también la gestión de Campora es clave: anudar aún más nuestras ya excalentes relaciones con Allende, garantizarle nuestro apoyo en caso de agresión abierta del imperialismo y alejar el peligro brasileño de la cordillera de los Andes.

  • ANTÁRTIDA
  • Brasil también proyecta sus delirios imperiales a la Antártida y particularmente al sector argentino del continente blanco. Luego de no haber participado1 jamás en ningún proyecto civilizador en esa área. Intenta formular ahora derechos Inexistentes. La Antártida es una región clave, donde operan sin limites de esfuerzos todas las grandes potencias mundiales y las dos únicas naciones latinoamericanas que tienen derecho a hacerlo: Chile y nuestro país. Paro también aquí as prioridad detener las fantasías antarticas del Brasil, que hace pocos mases pretendieron concretar a través da una misión seudocienfica y presuntamente «no oficial» en la cual nadie creyó. En este sector del continente, la diplomacia argentina y la Misión Campora deberán reafirmar con energía los derechos argentinos y las nulas prerrogativas brasileñas.

  • ESTADOS UNIDOS
  • Enemigo principal del proceso de liberación encarado por América latina, el imperialismo norteamericano desempeña un claro papel retardatario y conspirativo en el hemisferio. Condenada como aparentemente está esta región a ser «zona de influencia» de los Estados Unidos, as aquí donde se padece con mayor contundencia el carácter deformador de la presencia imperial. Pero la tremenda derrota militar y diplomática sufrida por los Estados Unidos en Indochina (dramatizada ahora por las espectaculares victorias de las fuerzas patrióticas de liberación en Camboya), augura una etapa de repliegue mundial del imperialismo, al menos en sus aspectos mas agresivos. El claro entendimiento surgido entre el presidente Richard Nixon y Leonid Brezhnev, máxima autoridad del Partido Comunista de la URSS, en la reciente visita que este último hizo a los Estados Unidos hace pocas semanas, permitirían hacer temer por la Impunidad yanqui en el hemisferio. Sin embargo, el escándalo Watergate ha debilitado notablemente el prestigio de Nixon y su gente, estrechando notablemente su margen de acción. La necesidad da mantener su ya habitual despliegue bélico en Europa Occidental y su intimida-toria presencia en favor de Israel a lo largo del Medio Oriente, distrae también esfuerzos que Washington podría implementar contra Latinoamérica. En esta área, la Misión Cámpora no hará sino reiterar el ya conocido contenido antiimperialista del peronismo con relación a los Estados Unidos.

  • CUBA
  • Luego de 14 años de permanente desafio a la hegemonía imperialista, Cuba puede enorgullecerse de ser la primera nación latinoamericana que construye el socialismo, pese a los Estados Unidos. Creciendo a un ritmo vertiginoso, con los mayores índices de democracia política y participación popular en la gestión del gobierno que se registra en el continente, Cuba debe ser escala natural de la Misión Cámpora. Quien fuera reconocido como «el Tío» por la juventud y los sectores revolucionarios del movimiento es alguien muy querido en Cuba. Las entrevistas mantenidas con él en Buenos Aires por el presidente cubano Osvaldo Dorticós establecieron una relación cordial, marcada en la isla como hito de las reanudadas relaciones entre La Habana y Buenos Aires. Además, las ya intensas relaciones comerciales entre Cuba y Argentina ratifican que éstas se abren como promisorias. El reciente crédito por 200 millones de dólares en maquinaría y equipamiento agrícola concedido a Cuba por Argentina es un primer paso en este sentido, pero mucho deberá aún hacerse para que esos vínculos se incrementen en lo cultural, lo deportivo y lo social. Se trata de dos pueblos cuya relación formal fue mutilada en 1962 por la complaciente actitud del gobierno frondizista para con las órdenes del Imperialismo norteamericano.

  • PUERTO RICO
  • Colonía de los Estados Unidos tras la máscara de «Estado Ubre asociado», la isla de Puerto Rico es pieza fundamental de la dominación imperialista norteamericana en la zona del Caribe. Un esforzado y reprimido movimiento independentista (liderado en la actualidad por el Partido Socialista portorriqueño que orienta Juan Mari Bras) se opone a la dominación colonial, que ha convertido a la isla boricúa en un «paraíso» de confort, inversiones y prostitución. La sangría incesante de la emigración hacia la metrópolis, donde centenares de mitos de nativos Megan buscando trabajo y oportunidades para lograr apenas una explotación más científica y brutal, hipoteca el porvenir de Puerto Rico, agredida desde principios de siglo en su identidad cultural latinoamericana.
    La misión diplomática que desarrollará Héctor Cámpora debe afianzar la solidaridad argentina con la independencia portorriqueña más allá de las verbales adhesiones que se formulan en las Naciones Unidas. Se trata de un gesto naturalmente antiimperialista que debe perturbar a los Estados Unidos, pero es consecuente con la concepción de nacionalismo revolucionario sustentada por el peronismo en Latinoamérica.

  • VENEZUELA
  • El petróleo venezolano es combustible barato, seguro e indispensable para los Estados Unidos. La casi inagotables reservas eaistentes en el subsuelo venezolano garantizaron durante años no sólo los pingues negocios de toa grandes trusts norteamericanos, sino también la tranquilidad del gran mundo del «big business». Pero los tímidos proyectos nacionalistas del presidente socialcristianb de Venezuela, Rafael Caldera, irritaron al mundo petrolero yanqui. La sola posibilidad de que las inversiones norteamericanas en Venezuela sean afectadas por una política patriótica preocupa de modo esencial al Pentágono: en las elecciones presidenciales venezolanas del próximo 9 de diciembre crecerán seguramente las fuerzas nacionales revolucionarias, las que postulan una nacionalización inmediata de todos los recursos en hidrocarburos del país.
    Cualquier actitud venezolana contra los intereses Imperialistas firmemente afincados allí puede alterar radicalmente el equilibrio continental a favor de los proyectos nacionalistas revolución arios. En esa perspectiva, la Misión Cámpora tenderla a vincular estrechamente a nuestro país para que la circunstancia sea propicia también a nuestro propio proceso.

  • EL MUTUN
  • Reservas estimadas en 40.000 millones de toneladas de hierro hacen de los yacimientos bolivianos de El Mutún uno de los epicentros de la riqueza latinoamericana. Mercado natural del mineral es Argentina y así se comprendió en ambos países, cuando se determinó llevar adelante un proyecto ferroviarios entre El Mutúr y Puerto Busch, el desemboque natural del hierro que sería transportado por el río Paraguay rumbo a San Nicolás, donde se convertiría en acero en las fundiciónes de SOMISA. Pero una vez más aparece aquí el fantasma brasileño: trabajando en eje con la dictadura paraguaya, los brasileños ofrecen construir una linea férrea Asunción-Santos, mientras que Alfredo Stroessner propone a su colega boliviano Hugo Banzer la pavimentación de una ruta a través del Chaco paraguayo que llegue a la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Asi, el hierro de El Mutún llegaría al Atlántico por vías brasileñas. Pero las ambiciones del Brasil son, aquí, puramente políticas: de hecho no necesitan el hierro de El Mutún y en cambio les estorbaría una siderurgia boliviana, sinónimo de desarrollo industrial propio. Fue por eso que además ofrecieron comprarle a Solivia lo que te queda de sus reservas de gas natural (2,2 billones de metros cúbicos). Explicación: Bolivia carece de carbón para fabricar —junto con su hierro— el acero que necesita. Puede fabricarlo, en cambio, con gas natural, de acuerdó a sistemas modernos. De tal modo, las posibilidades de una siderurgia boliviana quedarían castradas, afirmándose así su dependencia para con Brasil. En esta coyuntura, la Misión Cámpora puede acelerar los planes para El Mutún, incrementando las provisiones argentinas de hierro y haciendo frente a la soberbia brasileña.

  • ITAIPU
  • Corazón geopolitico de la Cuenca del Plata, Paraguay firmó ya con Brasil toa acuerdos para levantar la estratégica represa da Itaipú, una obra hidroeléctrica que comenzará a construirse el año próximo a un costo calculado en 2000 millones de dólares. Esta represa proveerá unos once millones de kilovatios, la totalidad de los cuales serán utilizados por Brasil, puesto que Paraguay no los necesita. Paro la gravedad del proyecto para Argentina es que Itaipú se construirá sobre el curso «superior» del río Paraná, determinando ese soto hecho que las aguas navegables del curso inferior», ya en nuestro territorio, puedan ser afectadas drásticamente, o sea secadas por una simple y unilateral decisión brasileña.
    Se trata de un área delicada y clave para el futuro de todos los paises con intereses en la Cuenca del Plata (Argentina, Brasil, Uruguay, Bolivia y Paraguay), en la cual la única diplomacia que parece operar con coherencia y una pasmosa eficacia as la brasileña. Itaipú comenzará a ser realidad a partir de 1974 y su concreción —a la cual se opuso enérgicamente nuestra diplomacia cuando era dirigida por Juan Carlos Pulg y Jorge Vázquez— agigantará aún más la avasalladora influencia brasileña en el cono sur del continente. Aquí, la gestión de Héctor José Cámpora deberá ser enérgica y rápida: Brasil trabaja contra el tiempo, desarrollando su penetración expansiva con medios materiales y habilidad. Cuenta adasaás, con el aval directo y entusiasta de los Estados Unidos.

    Tags: