Más de 15.000 compañeros respondieron el 17 a la convocatoria de la Regional III de JP para conmemorar, el Dia de la Lealtad en la ex Plaza Vélez Sarfield de la capital cordobesa. Fue un acto peronista sólo comparable al de la campaña presidencial previa al 11 de marzo. Ño sote concurrieron al acto las columnas de la JP, JTP, UES
y JUP, sino que se hizo presente la Agrupación Evita de la Rama Femenina, delegación de diversas provincias y agrupaciones barriales, gremiales y estudiantiles del peronismo. Las columnas de otras Regionales eran recibidas estruendosamente Dorios compañeros cordobeses que se situaban de acuerdo al estricto dispositivo planeado por los organizadores. En algunos casos las consignas de los recién llegados eran pronto coreadas por todo el público. Ocurrió particularmente con el grito de guerra de la delega ción de La Rioja: «El Chacho, Facundo, Perón pa’ todo el mundo!» y de La Plata: «La Plata, La Platá, Ciudad Eva Perón, ciudad de Montoneros para la Liberación». Los mensajes enviados por los compañeros Cámpora y Obregón
Cañó fueron leídos en primer término y luego las adhesiones de organizaciones peronistas de todo el país. El primer orador fué el compañero Obeid, en nombre de la JP. Lo siguió la compañera María Luisa Montalvo qué explicó el papel revolucionario que le cabía a la mujer peronista en el proceso de Liberación y Reconstrucción que vive nuestra Patria. El compañero Pitar López, como representante de los obreros cordobeses, pidió «un río de sangre peronista» para salvar al compañero Avila, obrero de la construcción baleado por los matones de la UOCRA local que, internado en un hospital cordobés, paga su lealtad a Perón y a la clase trabajadora; Guillermo Grecco, por la JTP, habió sobre los trabajadores argentinos y sus enemigos: quienes los expolian y quienes Jos traicionan. Condenó algunas disposiciones de la Ley de Asociaciones en estudio qué vulneran los más elementales derechos sindicales de los trabajadores. Como combatiente peronista se dirigió a la multitud el compañero Juan Manuel Montes, un admirado y querido soldado de la Resistencia qué sigue enrolado en las filas ‘ del verdadero peronismo, el de la lealtad al General.
El entusiasmo de la multitud, que crecía a medida que se sucedían los oradores, explotó ante la aparición de los dos últimos compañeros que hablaron. Quieto y Firmenich, Es que el pueblo de Córdoba no olvida a. los soldados de Pérón muertos, torturados y perseguidos en la larga batalla contra la dictadura; El diálogo entre la multitud y los oradores se hizo entonces más rico y vibrante. Espontáneamente nacia del público una respuesta para cada concepto de los miembros de las organizaciones armadas. Cuando los disparos de algún, provocador interrumpieron el discurso del compañero Quieto la reacción popular no fue la disparada sino la Concentración. Se estrecharon las fijas protegiendo ajas compañeras ancianas ya los chicos, los pocos que instintivamente habian corrido retornaron a sus columnas y gritaron, más fuerte que nunca ¡Perón! ¡Perón! y ¡Montoneros! El exacto dispositivo de seguridad de JP, por otro lado, localizó y abortó de inmediato la maniobra de los provocadores.
Tras los discursos de los compañeros Quieto y Firmenich, que reproducimos integramente, las columnas abandonaron la plaza y desfilaron por las avenidas cercanas. Este Cordobazo de la Lealtad se prolongó para algunos grupos, especialmente los de otras ciudades, que festejaron hasta entrada la noche en las calles céntricas.
Pocas horas antes del monumental acto de la Regional III de JP, El Descamisado logró entablar un breve diálogo con el vicegobernador de Córdoba, compañero Atilio López. Sus declaraciones sobre la concentración, de gran importancia ya que la convocatoria fue saboteada por todos los medios de difusión y la información previa y posterior deformada en provecho del minúsculo acto paralelo, son las siguientes:
«Estoy totalmente de acuerdo con el acto convocado por los compañeros de Juventud Perónista. Hoy es él Dia de la Lealtad al General y todos los peronistas debemos apoyar a quienes demuestran dia a día su posición ciara en este proceso de Liberación y Reconstrucción. A nivel oficial no ha habido ningún problema con respecto a la concentración porque los compañeros saben que el gobierno de la provincia es un gobierno peronista y que no tienen
necesidad ni de pedir permiso. Con respecto al otro acto no entiendo por qué se convoca. Por qué habiendo un acto peronista al que concurrirá la mayoría de los compañeros hay quienes se empeñan en dividir al Movimiento, en producir enfrenamientos. Pero, por supuesto, tienen libertad para convocarlo, allá ellos».

  • MARIO FIRMENICH
  • Compañeras y compañeros: El 17 de octubre es una fecha que define de por si al Movimiento Perónista. En el 45, en aquella fecha, las clase trabajadora se une a su Líder, el Grai. Perón, y se expresan mutuamente la lealtad. La lealtad de los trabajadores hacia el Líder que los habrá de conducir y la lealtad del Líder a la clase trabajadora. Esa lealtad, en definitiva, es la lealtad a los intereses políticos, sociales y económicos de la clase trabajadora. Hoy a este acto lo hemos llamado de la unidad y de la Lealtad. Nosotros quisiéramos hacer algunas reflexiones acerca de cómo se expresan estas dos banderas de Unidad y Lealtad tanto en nuestra organización como en el conjunto del Movimiento Perónista. Y finalmente particularizar cómo se expresan hoy las banderas de la Unidad y de la Lealtad aquí en el Movimiento Perónista en Córdoba.
    En primer lugar, en lo que respecta a la unidad de nuestras dos organizaciones hoy en una sola organización, esa unidad no es un rejunte. Y tenemos que aprender a diferenciar entre lo que es una unidad y lo que es un rejunte. Porque hay muchos que hoy pretenden ofrecernos un rejunte. Entonces tenemos que tenerlo claro. La unidad se caracteriza por la unidad total de concepción en lo político y la unidad total de concepción en lo organizativo. La tarea común, la lucha común ha llevado a nuestras organizaciones a esa unidad, la cual, además, se expresa cuando el Gral. Perón reclama la unidad del Movimiento Perónista. Y por eso nosotros hemos decidido asumir la iniciativa y dar el ejemplo de lo que es una verdadera unidad. En lo que hace a la Lealtad, que se trata de la lealtad a la clase trabajadora y a sus objetivos, expresada además en la conducción del General Perón. Esa lealtad de nuestras organizaciones se ha demostrado por el hecho elocuente de morir por la causa de los trabajadores. Pero entendemos que además no es suficiente el ser capaz de morir por los trabajadores. Es importante, fundamental. Pero además de eso hay que morir eficazmente, es decir, hay que lograr, y es una necesidad de la lealtad a los trabajadores, hay que lograr la eficacia en la derrota del enemigo. Y este es el verdadero compromiso que asume una organización cuando pretende ser leal a esa causa. Esto se refleja en la capacidad de poder expresar cuales son los objetivos-, los objetivos finales y los objetivos sucesivos que nos han de conducir hasta el objetivo final. En segundo lugar, ser capaces también de precisar con qué métodos de lucha vamos a lograr esos objetivos, los parciales y el final. Y ser capaces de llevarlos a cabo. Luego por la capacidad de desarrollar la organización popular en todas sus formas, en todos sus niveles, todos con importancia para lograr que cada una de esas organizaciones desarrollen los métodos de lucha en función de los objetivos que queremos conseguir. Y finalmente el saber expresar las etapas que hay que recorrer y los objetivos de cada etapa para que podamos así llegar al objetivo final. Nosotros hemos venido desarrollando esto desde hace varios años. Lo hemos desarrollado cuando desde el principio, en los años 67 y 68 comenzamos con total ignorancia a recorrer este camino. Lo hemos hecho también cuando asumimos públicamente nuestra condición de hombres del peronismo que estaban en la lucha armada. Y lo hicimos ejecutando al fusilador Aramburu, tomando La Calera y tomando Garín…
    … Lo hicimos durante toda la etapa de lucha contra la dictadura dentro de la estrategia que señalaba el General Perón contribuyendo al objetivo del Movimiento del Retorno del Gral. Perón y la posterior campaña electoral con la cual hemos llegado a la presente situación. Esta ha sido la forma en que nosotros hemos expresado nuestra lealtad a los compañeros trabajadores. Es el pueblo, representado hoy por todos ustedes; 15.000 compañeros; quienes tienen que decir si lo hemos hecho eficazmente. Finalmente cabe destacar que esta función que hemos desarrollado que es una función eminentemente política, es la función que desarrollamos desde el principio. Porque hoy resulta, que hay algunos que durante le etapa anterior estaban en contra de lo que nosotros hacíamos y que ahora explican que como éramos formaciones especiales eramos para un momento especial, que era et de la dictadura. Y que como ahora se acabó la dictadura, se acabaron las formaciones especiales. Claro. ¡Ellos dicen que lo que se justificaba antes no se justificaba ahora! Pero antes también decían que no se justificaba. Entonces nosotros pensamos que hay alguna trampa en el argumento. Por lo tanto, no nos pensamos disolver. En lo que hace a las banderas de Unidad y Lealtad en el Movimiento Perónista, en el Movimiento en su totalidad, nosotros creemos que más que necesario es indispensable lograr en el Movimiento la Lealtad y la Unidad. La Lealtad porque no se trata de ser peronista y de ser leal sin aclarar de qué se trata. Lo importante es que exista lealtad al proyecto político, social y económico de los trabajadores. SI no existe eso no existe la Lealtad. Y si no existe la lealtad, tampoco existirá la unidad. Sin unidad el Movimiento Perónista no podrá conducir el proceso. Pero sin Lealtad no habrá Unidad. Existen varios. sectores del Movimiento que conspiran contra la Unidad del Movimiento. De acuerdo con lo que hemos dicho nosotros creemos que todos aquellos que conspiran contra la unidad del Peronismo es porque no son leales a la causa de los trabajadores. Tenemos que distinguir además lo que es la unidad en las bases de lo que es la unidad de grupos de dirigentes. Tenemos una enseñanza del General Perón de hace muchos años que nos ha dicho que si no podemos marchar con los dirigentes a la cabeza marchemos adelante con la cabeza de los dirigentes…
    … Lamentablemente desde hace muchos años las bases del Movimiento han tenido que recurrir a ir adelante con las cabezas de los dirigentes. Nosotros exhortamos a esta unidad. Pero a esta unidad detrás de la lealtad. De la lealtad a los proyectos políticos sociales y económicos de la clase trabajadora. Los dirigentes que se ubiquen afuera de la unidad serán necesariamente marginados del proceso…
    … En la medida en que sigamos profundizando y desarrollando nuestras organizaciones populares sin ninguna duda los vamos a reventar …
    … Un ejemplo más, y reciente, de que estos sectores atontan contra la unidad del Movimiento es la última estupidez que se les ocurrió. Ese famoso documento que pretende eliminar el desarrollo del Movimiento, de sus organizaciones y la selección de los dirigentes del Movimiento por sus propias bases. Este documento plantea un fantasma que agrede al peronismo. Nosotros, lo que debemos plantear es que sí, queremos la depuración del Movimiento, pero fundamentalmente de aquellos que son agentes de los yanquis en el Movimiento. Esta es la depuración que vamos a hacer; de todos aquellos que no representan a los trabajadores. El problema es cómo vamos a hacer la depuración. Hay tres elementos que vamos a tener que jugar en forma simultánea para desarrollarla. En primer lugar, lo importante es la unidad de las bases. Las bases ya están unidas, pero hay que consolidar esa unidad con la organización. Cuando la organización es única entonces podremos considerar que la unión es total. Tenemos que desarrollar la organización popular en todos los frentes y al máximo para garantizar organizativamente la unidad de las bases. El segundo elemento que tenemos que jugar es el de lograr la representatividad de los dirigentes por medio de la opinión de sus bases. Este es el proceso que el General Perón ha llamado la institucionalización del Movimiento. Y el tercer elemento es el esclarecimiento doctrinario. El Justicialismo tiene una doctrina, con un pilar inicial que ha definido el General Perón, que son las 20 verdades y un trabajo que ha realizado el propio General Perón y que es la Actualización Doctrinaria. Los otros sectores, que presumen de ortodoxos, en realidad, podemos verlo en cada una de las 20 Verdades, son heterodoxos. Las 20 Verdades sostienen que el gobierno del pueblo es el que hace lo que el pueblo quiere. Y resulta que en todo el país estos sectores se están dedicando a provocar el caos en aquellos gobiernos que responden a los votos que tuvieron. El Movimiento sostiene en su doctrina que primero está la Patria, luego el Movimiento y por último los hombres. Y estos sinvergüenzas permanentemente ponen primero a los hombres; o mejor dicho a ellos; y después ponen cualquier cosa con tai de estar primero ellos…
    … Así podríamos seguir viendo cada una de las 20 Verdades y veremos que en todas los únicos ortodoxos somos nosotros. Además el General Perón ha señalado con claridad cuales son los lineamientos de la actualización doctrinaria. Ellos son el Trasvasamiento Generacional, la Guerra integral, la Toma del Poder Total, la Unificación de Latinoamérica y el Socialismo. También a esto se oponen todos los que conspiran contra la unidad del Movimiento. Pretenden congelar a la doctrina y ni aún así están adecuados a ella. El General nos ha dicho desde el principio que la doctrina no es estática, es dinámica y está adecuada a los tiempos que se viven. Por eso ha hecho ¡a Actualización Doctrinaria y ha marcado con claridad cuales son los objetivos de la Doctrina hoy. Veamos como se está produciendo el ataque o la depuración que ellos pretenden hacer en el Movimiento. Se supone que si quisieran hacer una depuración ideológica harían participar a las masas para que dijeran cuál es su propia ideología. Pero recurren al matonaje, o ni siquiera a eso; a mercenarios que atacan a las organizaciones populares y a sus mejores dirigentes. Nosotros no debemos responderle a cada golpe con un golpe, tenemos que tener una estrategia mejor. Porque sabemos que somos mayoría y que no precisamos únicamente de las armas para derrotarlos, Pero además también utilizaremos las armas en la medida en que insistan con sus agresiones…
    … La solución de este problema por vía de las armas no es lo mejor para el peronismo ni tampoco para el pueblo en su totalidad, Pero en la medida en que la agresión continúe deberemos echar mano al derecho de defensa propia. Pero la defensa propia que planteamos no es solamente nuestra defensa individual, es la defensa propia de la Patria, del Movimiento, de la clase trabajadora y del proceso revolucionario que estamos viviendo…
    … Decia que no debemos caer en la respuesta a cada provocación porque ellos golpean en cualquier lugar pero nosotros vamos a golpear donde menos lo esperen y donde más les duela…
    … La unidad del Movimiento debemos lograrla preferentemente por los otros métodos. Es decir, la representatividad, que cada uno se la gane si puede. Las bases decidirán con su voto. Esto es lo mejor, este es nuestro planteo. El otro es un planteo de fuerza mayor en la medida en que ellos continúen.
    Veamos cómo se plantea el problema de la unidad del Movimiento en Córdoba. El Movimiento en Córdoba presenta, por lo menos a nivel de sus dirigentes, una seria división. Pero si analizamos esta división vemos que se origina cuando el General Perón reclamaba unidad, solidaridad y organización. Y cuando habla que elegir el año pasado a las autoridades del Partido Justicialista, los dirigentes no fueron capaces de ponerse de acuerdo. Quizá porque haya habido entre ellos algunas diferencias políticas. Fundamentalmente pensamos que debe haber sido porque cada uno respondía a sus propios intereses. De todos modos, presentadas las listas diferenciadas se dio la elección y los que perdieron no tuvieron la dignidad de aceptar la derrota y contribuir entonces a la unidad del Movimiento. Las discrepancias y las diferenciaciones políticas son justificables, pero cuando en nombre de ellas se incurre en la traición no hay ninguna clase de justificativo. Y el 11 de marzo, cuando había que aplastar a la dictadura con votos, los perdidosos en la elección interna se dedicaron a cortar el voto. Prosiguieron posteríomente con la agresión al gobierno que votó el pueblo una vez que este gobierno estuvo instalado. Desarrollaron y desarrollan todavía toda clase de agresiones, más allá de lo correcto o incorrecto de todas y cada una de las medidas del actual gobierno de la provincia. Lo concreto es que se dedicaron a armar bandas e incluso tentando a algunos agentes de la propia policía para dedicarse a armar el caos con un ola de secuestros en el cual se reparten la plata y además procuran la intervención de la provincia. Finalmente se dedican a la agresión criminal contra las organizaciones y militantes populares. Así vemos como han asesinado al compañero Damiano, como han intentado copar por la fuerza y a tiros el Sindicato de Sanidad, como han ocupado en reiteradas ocasiones la CGT, como acribillaron a un grupo de compañeros de la Construcción, uno de los cuales todavía está gravemente herido. Este es el accionar que están desarrollando en nombre de la ortodoxia y de la unidad. A ellos tenemos que responderles.
    En cuanto a los ataques al gobierno, nosotros ya hemos definido que a este gobierno hay que defenderlo, apoyarlo y controlarlo. Hay que defenderlo de todas las agresiones. Hay que apoyarlo con la movilización y con las propuestas que desde las bases llegan sobre medidas de gobierno. Y hay que controlarlo tanto por la posible desviación de algunos de los dirigentes que el pueblo ya ha votado como porque sabemos que dentro del gobierno existen elementos que son los que conspiran contra la unidad.
    En cuanto a las agresiones que sufrimos diariamente acá en Córdoba debemos ser conscientes que se trata de un plan que además de Córdoba se desarrolla en todo el país. Han matado a nuestro compañero Razzetti en Rosario, acosan permanentemente al gobierno de Mendoza, al de Salta, al de la provincia de Buenos Aires y varios gobiernos más son acosados. En todo el país debemos responder de la misma manera. Las agresiones que sufrimos nosotros en los locales y en los compañeros no las debemos tolerar más. Es necesario que todos ustedes se organicen para defender a los locales y a los compañeros…
    … Es necesario que teniendo conciencia de este problema, se anoten los voluntarios, se organicen y monten la guardia correspondiente. No vamos a ir a buscarlos. Pero cuando nos vengan a buscar nos tienen que encontrar bien plantados…
    .. .Sintetizando, finalmente recordar que lo importante de la Unidad y la Lealtad es que la lealtad es a la causa de la Patria y de los trabajadores. Y que la Unidad solamente existe cuando existe !a lealtad. Todos nosotros debemos seguir organizándonos y sostener firmemente las posiciones como hemos venido haciéndolo hasta ahora aún así sea al precio de nuestras vidas como ya lo hemos hecho y como lo habremos de seguir haciendo.
    Por eso seguiremos firmes con un solo grito, el grito de guerra y de victoria: ¡PERÓN O MUERTE! ¡VIVA LA PATRIA!

  • ROBERTO QUIETO
  • Hemos querido estar presentes en este acto que los compañeros de la Juventud Perónista han llamado de la Lealtad y de la Unidad, y que adquiría para nosotros especial significado por diversas circunstancias. Es el primer 17 de octubre que el pueblo peronista puede celebrar, luego de una de las etapas más negras que ha vivido nuestro país: 16 años de cruenta locha en la que el pueblo peronista se debatió con todas sus armas contra los enemigos del pueblo. En este periodo de 18 años que ha culminado con la obtención de uno de les objetivos más importantes que guiaran esa lucha de 18 años. Ese objetivo que es. como ustedes saben. Perón presidente de los argentinos. Este 17 de octubre tiene también especial relevancia en este 1973, tan rico políticamente, tan trascendental para la historia del país. Marca sin duda un cambio en la historia de nuestro pais. Finaliza una etapa, la etapa de los 18 años de aprobio y comienza una nueva etapa, la etapa del gobierno del pueblo. Otro motivo que le daba » este acto especial relevancia, y que sin duda los compañeros de Juventud Perónista tuvieron en cuenta al designar a Córdoba como el lugar en donde debiera tener lugar el acto central de conmemoración en el orden nacional de este 17 de octubre. Esta elección creemos, sin duda, que tiene un especial significado y que es el reconocimiento al papel protagonice que jugó el pueblo de Córdoba en la lucha contra la dictadura militar. Si, compañeros, es el reconocí miento al cordonazo, al viboraza, a las numerosas acciones armadas que tuvieron por escenario a esta ciudad y a esta provincia donde se ie asestaron dures golpes a la dictadura militar. Córdoba jugó un papel protagonice en esa lucha, y todos nosotros entendemos que en base a esa historia, Córdoba seguirá jugando un papel importante en la política del pais, seguirá siendo un baluarte en la lacha por la liberación nacional y social de nuestro país. Otro motivo especial que tiene nuestra presencia presencia en este acto, era la de anunciar públicamente la fusión de nuestras organizaciones FAR y MONTONEROS. A esta unificación, que se llega no come resultado de negociaciones de escritorio, porque esta unificación es producto de muchos aftas de lucha contra la dictadura militar. De una lucha en donde compartimos la misma trinchera, luchamos contra el mismo enemigo, utilizamos las mismas armas, una unificación que ha sido regada por la sangre de muchos de nuestros compañeros, con la tortura, con la cárcel. Es una unificación que es producto de toda una historia en donde peleamos cedo a codo los compañeros MONTONEROS y los compañeros de las FAR. Esta unificación es, también, el resultado de la profundización de coincidencias políticas que se han ido donde al calor de esta lucha, y que han concluido hoy con una común visión de la historia de nuestro pueblo, de su futuro y del camino que debe seguir el proceso revolucionario en la Argentina. Esta unificación que es también una respuesta a las necesidades de la etapa per la que vive nuestro país. Decíamos hace un rato que está cambiando una etapa en el pais. y cada vez que ello ocurre es conveniente examinar cuáles son los términos del entontamiento de la contradicción principal. En síntesis, saber quienes son los enemigos, dónde están, señalarlas, tenerlos claros, que no se nos confundan. Saber quiénes son los aliados, precisar los objetivos que vamos a perseguir en esta etapa. Todo esto define las características orienta las tareas, nos indica y nos señala qué es lo que tenemos que hacer en este momento. El general Perón y nuestro movimiento han definido con claridad cuales son los términos del enfrenamiento. Lo han dicho varios compañeros aqui: liberación o dependencia. Los enemigos del pueblo están en el campo de la dependencia, y son claros: allí están las tuertas imperialistas, con el imperialismo yanqui, en primer lugar. Están las grandes empresas monopólicas. Están los sectores de la oligarquía nativa aliados a esos intereses imperialistas. Poces son los enemigos; contra ellos tenemos que luchar. Esto debe quedar claro, no le debemos perder de vista en ningún momento; y descubrir cómo esas fuerzas se expresan a través de distintas manifestaciones a grupos políticos, económicos y militares. Es importante no perder de vista esta cuestión del enemigo, parque estamos viendo a diario que desde sectores diversos se pretende confundir acerca de este problema que nosotros entendemos que es siempre el problema capital en la lucha política. Así que encontramos que se pretende a través de diversos tipas de maniobras o argumentaciones diluir a ese enemigo principal. Lo que se legra es eso precisamente. Al no señalar con claridad d enemigo lo que da como resultado es que ese enemigo so diluya, y el pueblo no lo enfrenta con claridad. Esto ocurre con algunos sectores que existen dentro del movimiento y que se han olvidado de la consigna liberación o dependencia, del imperialismo, de los monopolios, de la oligarquía, y que en cambio han decidido que la lucha principal pase per la depuración ideológica. Si nos detenemos un poco vamos a encontrar que nunca luchares centra los enemigos del pueblo, que siempre estuvieren en la mesa de negociaciones, sirviendo objetivamente a los intereses del imperialismo, y que hoy lo siguen haciende. Y esta maniobra de diluir al enemigo principa!, de no plantear quién es el verdadero enemigo, es una nueva maniobra al servicio de esos intereses del imperialismo. Pero también hay otros sectores, desde otra perspectiva, que también aportan confusión a este problema, y que ponen en el plano principal contradicciones o enfrenamientos que son secundarios en esta etapa. Nosotros sostenemos que en esta etapa del proceso argentino es necesario que la ciase trabajadora establezca alianzas con otros sectores’ de la sociedad argentina, con sectores de las capas medias, con sectores del mediano y pequeño empresariado nacional. Pensamos que los compañeros que cuestionan esta política y que hacen planteamientos de deseos.. Declamos que hay otros sectores que confunden los deseos con las realidades y no tienen en cuenta la correlación de fuerzas, el nivel de conciencia y do organización de nuestro pueblo, y que plantean soluciones que no tienen en cuenta la necesidad de que la ciase trabajadora establezca estas alianzas, con el resultado, también perjudicial para el procese revolucionario, que la dase trabajadora queda aislada y debilitada. Desde esta perspectiva se cuestiona el Frente de Liberación Nacional, y se cuestiona al movimiento peronista come columna vertebral de este Frente de Liberación. Nosotros sostenemos
    que es necesario, en esta etapa del desarrolle argentino, consolidar un frente de liberación nacional en el que participen todas las clases y sectores sociales interesados en el entontamiento centra el imperialismo y la oligarquía, bajo la conducción de la dase trabajadora a través del movimiento peronista. Es el movimiento peronista la columna vertebra! de eso frente do liberación, y bajo la conducción del genera) Perón, que ha dado orientaciones precisas en el sentido de lograr la reorganización democrática del movimiento para posibilitar la participación orgánica y hegemónica de la clase trabajadora en este frente conduciéndose y convirtiéndose en la garantía del avance del procese nacional y social de nuestra patria. Sostenemos también que los objetivos de esta etapa san reconstrucción y liberación nacional con justicia social. Y estos significa, compañeros, que en el marca de un ataque centra los intereses del imperialismo y la oligarquía, la clase trabajadora y el pueblo deben reconstruir las condiciones y la situación que tenían en el año 1955, a nivel de ingresos, a nivel de plena ocupación, de derecho a la vivienda, a la educación, a la salud. Reconstrucción nacional no es solamente pintar escuelas o limpiar calles. Es cumplir ana serte de tareas de esa naturaleza entre las cuales se inscribe el operativo que ha llevado adelante la Juventud Perónista en ¡a provincia de Buenos Aires. Son tareas importantes y útiles porque evidencian una voluntad solidaria da los sectores populares, porque permiten la participación popular que contribuyen al bienestar de los sectores más necesitados de la población. Pero lo esencial de la reconstrucción nacional, es que se reconstruyan los derechos que los trabajadores tenían en 1955. Esa es la primera etapa en el plano económico y social, y en el piano político el establecimiento de alianzas que. como decía, permitan consolidar el fronte de liberación nacional. Pero esta tarea de recuperar las conquistas que se tenían en 1955 no será fácil. Redistribuir el ingreso y asegurar plena ocupación, por no mencionar sólo dos ejemplos gruesos, son tragos difíciles para el imperialismo que no va a aceptar pacificamente, va a arbitrar muchos recursos para que este proceso encabezado por el gobierno peronista lleve adelante el proceso de reconstrucción y liberación nacional. Porque es ingenuo pensar, compañeros, que porque d general Perón sea presidente esté todo arreglado. No cabe la menor duda, y nosotros hemos luchado en primera línea para que esto sea así, que el acceso del general Perón a la presidencia do la Nación es un paso importantísimo, es un triunfo inestimable de nuestro pueble, y crea sin duda las mejores condiciones para que ese proceso de liberación nacional avance sostenidamente sin pausa bada la construcción del socialismo nacional. Pero no es suficiente, tenemos la historia de nuestra patria, la histeria latinoamericana, tenemos tosco el 55. tenemos mucho más fresca la experiencia chilena. Entonces compañeros, nosotros pensamos que es necesario que el pueblo vaya elevando paulatinamente el nivel de organización, que vayan preparándose metódicamente, concienzudamente, para librar todos los tipos de entontamientos que son posibles en esta lucha sin cuartel contra el imperialismo. Es necesario, compañeros, estar preparados para librar todos los entontamientos eficazmente, para que no nos sorprenda ninguna maquinación ni ningún zarpazo gorila o de cualquier otro tipo. Esa elevación del nivel de organización do los trabajadores y el pueblo tiene un primer paso que nosotros queremos señalar, y que pasa por el fortalecimiento y el nucleamiento alrededor de los agrupamientos de masas representativos, realmente representativos de los trabajadores y el pueblo. Me refiero a tedas las estructuras políticas que en toda esta etapa han protagonizado la lucha, y que han estado a la cabeza de todas las movilizaciones y en todas las formas de lacha. Ese es el case, compañeros, de la Juventud Perónista. Es el caso también de la JUP. de la UES, del movimiento villero peronista, de las agrupaciones y coordinadoras de la rama femenina y del partido justiciaiista. Y es d caso especialmente importante de la Juventud Trabajadora Perónista, agrupamientc que actúa en d frente sindica!, que cerno todos ustedes saben es un frente decisivo, estratégico, para el triunfo de la cansa de los trabajadores y d pueblo. Y en donde es necesaria e imprescindible para el triunfe del pueblo, que sean desplazadas las conducciones burocráticas y traidoras que hoy detentan esas conducciones.
    Compañeros, antes de concluir nosotros quisiéramos rendir un homenaje especial en esta cuidad y en esta provincia. Y queremos invitarlos a ustedes a que rindan también ese homenaje. En esta provincia cayeron dos compañeros de nuestras organizaciones, compañeros que eran en ese momento, los compañeros de máxima responsabilidad en cada una de las das organizaciones, y que cayeron con las armas en las manos, que cayeron luchando, y casualmente las dos cayeron en esta provincia de Córdoba. Quiero invitarlos a que todos juntos les digamos «presente» a esos dos compañeros que en este momento especial recordamos con mucha emoción porque fueron pioneros de este proceso y porque jugaron un papel muy importante en este camino de la unificación de las organizaciones que hoy ha culminado felizmente. Por eso es que les pido PRESENTE para esos dos compañeros: José Savíno Navarro y Carlos Enrique Olmedo. ¡Perón o Muerte! ¡Viva la Patria!

    Tags: , , , ,