En decisión ejemplar la Cámara de Diputados cordobesa aprobó por unanimidad el Proyecto de Estatuto presentado por el compañero Horacio Bruno, presidente del bloque del FREJULI y diputado por JP y las 62 Organizaciones. La ley, que no sólo hace justicia a los docentes privados sino que plantea a la enseñanza particular la obligación de una educación para la Liberación votada y ratificada por más del 80 % de los argentinos, ha conmovido a los sectores que lucran desde las aulas, a las «patronales» que ven a sus establecimientos como sólidas cajas fuertes.

  • SEPPAC, JTP Y APTE: CONTRA LA ENSEÑANZA COMO COMERCIO
  • La enseñanza en manos privadas es muy importante en Córdoba. Desde el oligárquico «Gabriel Taborin» de la Congregación Sagrada Familia hasta las escuelas parroquiales, los institutos donde se cobra por enseñar tienen gran influencia en la educación de los niños y jóvenes cordobeses. Casi el 80% de los establecimientos particulares pertenece a organismos eclesiásticos; el resto se divide entre otras congregaciones y comunidades.
    A raíz de las constantes irregularidades de todo orden sufridas por los maestros nació, hace poco más de dos años, el SEPPAC. Este Sindicato de Educadores Privados y Particulares de Córdoba, que hoy nuclea a 3.500 trabajadores de la provincia —más de la mitad del total—, denunció y combatió desde sus orígenes los criterios mercantilistas con que siempre se manejaron los patrones de los colegios pagos. Porque en Córdoba los docentes privados están sometidos a una curiosa contradicción: en lo que respecta a sus deberes los patrones los consideran docentes, idénticos a los docentes oficiales; pero en lo que respecta a derechos los consideran empleados de comercio. Un perfil para el «apostolado de la enseñanza» y otro para el bolsillo de la patronal. Los casos son infinitos: docentes esclavizados por salarios de hambre, maestras trabajando más de un año «a prueba» sin goce de sueldo, firma de compromisos de no denuncia, despidos injustificados por razones estrictamente comerciales, ningún respeto por los derechos docentes, falta de idoneidad de los patrones metidos a educadores, etc.
    A poco de organizarse el SEPPAC, los trabajadores que habian superado el viejo prejuicio que lleva a muchos maestros a considerarse ajenos a la actividad laboral sufrieron una nueva agresión. Se prohibió y castigó con el despido la afiliación a este gremio que, en contradicción con otros que se arrogan la representación de los «docentes» —no de los trabajadores o educadores—, no estaba ni copado ni dominado por la patronal.
    En enero de este año los docentes peronistas adheridos a SEPPAC y los universitarios formaron la Agrupación Perónista de Trabajadores de la Educación a la que

    luego se unieron otros grupos como la Unión de Educadores Privados de Córdoba y los docentes técnicos. Hace aproximadamente más de un mes la Agrupación se enroló en una organización que crece vertiginosamente en la provincia: la JTP de Córdoba. Los Trabajadores de la Educación recibieron, además, el aporte de los no-docentes universitarios. Como parte integrante de la totalidad de las fuerzas laborales de la provincia los propósitos de la Agrupación superan ahora las reivindicaciones puramente gremiales. En lo externo luchan por poner a la enseñanza de Córdoba al servicio del pueblo, obedeciendo su mandato de Liberación y Reconstrucción. En lo interno replantea al docente su función como la de un trabajador. Este concepto simple es de difícil realización; todos los mecanismos sociales y culturales de los gobiernos
    de la oligarquía piropearon a los educadores con supuestos «sacerdocios» o «apostolados» por los que, en general, siempre se pagó mucho en versos y poco en pesos. Recién ahora, desenmascarados definitivamente los enemigos del pueblo, los trabajadores de la educación reclaman sus derechos escamoteados siempre.

  • UNA LEY PERONISTA PARA LOS TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN
  • El compañero Horacio Bruno, activo militante de JTP en la Agrupación Perónista de Trabajadores de la Educación y Secretario Adjunto del SEPPAC, reconoce en ambas organizaciones el origen de su proyecto aprobado por Diputados y próximo a ser tratado en Senadores.
    «Como necesidad inmediata el Proyecto regla la incorporación de los trabajadores de la educación privada al Estatuto del Docente Oficial y la equiparación de nuestros derechos con nuestros deberes. Asi se estipulan la posibilidad de ascensos, traslados y permutas, la estabilidad del cargo, el régimen jubilatorío especial, la ratificación de los compañeros que se desempeñan actualmente, etc. En los artículos 8º y 9º se protege a los compañeros que puedan ser amenazados con represalias por parte de los patrones; hecho que, lamentablemente, ha ocurrido en los últimos años. Pero en lo mediato, a largo plazo, el Estatuto plantea, además, la necesidad de que la enseñanza privada se incorpore a la voluntad del pueblo que educa. Ya no es posible que, so pretexto de la libertad de enseñanza, que nadie amenaza, se siga deformando a los estudiantes argentinos, una primera medida imprescindible es, por eso, la del ingreso a la docencia por concurso que, de acuerdo a la ley, será regida por el Estado, los docentes y las patronales siempre y cuando éstas comprueben idoneidad. Los institutos privados tienen que cumplir con un programa oficial, lo menos que se les puede exigir es que lo cumplan bien. No se trata de una medida arbitraria, subversiva ni atentatoria contra la libertad de enseñanza. Es la exacta interpretación del Estatuto del Docente para el proceso que ha iniciado nuestro pueblo.»

  • LOS MERCADERES DE LA LIBERTAD DE ENSEÑANZA CONTRA LA LIBERACIÓN NACIONAL
  • La mayoría de los dueños de colegios de Córdoba, pese a todas las explicaciones y aclaraciones, se han mostrado ahora como verdaderos «patrones de empresas Extraña que esto ocurra especialmente con los colegios que, de alguna manera, dependen de la Iglesia Romana. Extraña porque nuevos vientos soplan desde hace tiempo; en los curas del pueblo y en los altos prelados; y los órganos educativos de la Iglesia parecen no notarlo. No sólo han combatido por todos los medios al SEPPAC, a la Agrupación y a la JTP sino que han equivocado el rumbo tratando de presionar al gobierno con los métodos que se estilaban antes del 25 de mayo; han recurrido a las «entrevistas especiales», a los sermones políticos desde algunos pulpitos, a medievales amenazas de excomunión, a ocupaciones minoritarias de colegios y, por supuesto, denunciando subversión donde hay democracia efectiva. Es posible que, de ahora en más, los que no comprenden la vigencia de los documentos de Medellin ni las encíclicas de Juan XXIII y Paulo VI, traten de resucitar la falsa controversia de Enseñanza Laica-Enseñanza Libre, en la que envolvieron a miles de inocentes durante el gobierno de Frondizi. En la última conferencia de prensa del General Perón, en Gaspar Campos, un desubicado le preguntó, precisamente, sobre el tema. E¡ General respondió lo mismo que se repitió durante la campaña de; FREJULI, lo mismo que ratificaron las autoridades del pueblo tras la asunción. Porque en el proceso que vivimos lo que se discute no es si la enseñanza ideal debe ser laica o debe ser libre, sino si la libertad de enseñanza será, definitivamente, Enseñanza para la Liberación. O no.

    Tags: ,