EL 4,5 y 6 de octubre habrá elecciones en la Unión Obrera de la Construcción. Por primera vez en muchos años una agrupación que interpreta y nuclea a los verdaderos trabajadores, la JTP de UOCRA, amenaza a la burocracia que se eterniza en las conducciones, cambiando las caras pero no los objetivos y los métodos. A JTP se le opone la Lista Marrón, dirigida por los funcionarios sindicales que fueron fieles a los gobiernos usurpadores de los últimos años, que conformaron una cúpula gremial obsecuente; débil o blanda en el mejor de los casos, y francamente traidora en otros; y que ahora intentan por todos los medios detener a los trabajadores en su ascenso al poder efectivo en el sindicato.

  • EL VACIAMIENTO DE LA UOCRA
  • Rogelio Coria dejó a los trabajadores de la construcción una abultada herencia. Su conversión de burócrata en estanciero del Paraguay no alteró para nada las estructuras de la UOCRA; la telaraña de traiciones y venalidades sigue intacta:
    • Un alto porcentaje de compañeros de la construcción es golondrina. Trabaja “por tanto”, es pagado por metro de trabajo. La lluvia impide muchas veces la mayoría de las labores: los trabajadores no cobran, pierden el día. Los trabajadores golondrina no tienen manera de aportar al sindicato; carecen de leyes sociales.
    • En el gremio de la construcción no tiene vigencia la Ley 11.729 de despidos. Existe, en cambio, un Fondo de Desempleo (Ley 17.258) maquinado por los asesores de Onganía, avalado por Coria y aplaudido por quienes hasta entonces eran sus “compañeros”. El Fondo, debidamente agradecido por los patrones explotadores, cercenó un derecho fundamental de los trabajadores: el de preaviso e indemnización.
    • Pese a ser obligatorio, son excepcionales los casos en que los patrones proveen a los trabajadores de comedores, baños higiénicos y duchas. Este derecho primario a condiciones laborales dignas
    jamás se cumple en las obras individuales y sólo parcialmente en las grandes obras.
    • La misma carencia se nota en el cumplimiento de normas de seguridad, la provisión de cascos, ropa de trabajo, herramientas adecuadas y otros equipos. Este muestrario del abandono en que se encuentran los obreros de la construcción y sus familias no sólo es obra del tránsfuga Coria sino de sus segundones, los titulares de !a Lista Marrón que se perpetúan en la UOCRA desde 1956 mediante el fraude, la intimidación y el matonaje.
    La JTP de UOCRA se propone la reconstrucción del gremio, lograr en la unión de los trabajadores la reconquista de los derechos vendidos por los burócratas. Pero las reivindicaciones serán imposibles sin una democratización y depuración del gremio. Democratización para que todos los compañeros participen de las decisiones de la UOCRA. Y depuración para que ya no se enquisten en las direcciones los traidores y los aventureros.
    La incorporación masiva de los trabajadores a la JTP de UOCRA asusta a los burócratas ante la cercanía de las elecciones de octubre. Porque saben que ya no son pequeños grupos aislados los que protestan y piden democracia sindical. Porque no pueden comprar dirigentes, ni presionar, ni asustar con matones armados a una agrupación que avanza para hacer efectivas las órdenes del General Perón: trasvasamiento sindical, unídad y democratización de las estructuras gremiales. Las actitudes tomadas por los burócratas de la Lista Marrón en Córdoba y Bahía Blanca frente al desarrollo masivo de JTP ejemplican su grado de deterioro y falta de apoyo popular.

  • CÓRDOBA: LAS TRAMPAS CONTRA LOS TRABAJADORES
  • En el complejo cuadro de fuerzas del sindicalismo cordobés la JTP de UOCRA, una agrupación encabezada por auténticos trabajadores, logró en pocos meses recuperar para el Movimiento a miles de trabajadores cansados de traidores autotitulados “peronistas”. Los verdaderos trabajadores peronistas organizados no pueden presentarse a las elecciones del sindicato. Los burócratas, agotados y fallidos los recursos de violencia contra los trabajadores, implementaron un Estatuto-trampa que jamás fue puesto a consideración de los afiliados ya que desde hace 18 años no se convoca en la UOCRA a una asamblea. En una de sus cláusulas el Estatuto estipula que para ocupar cargos electivos los trabajadores deben contar con dos antigüedad como delegados. Como esta cláusula no es suficiente para detener la acción de los verdaderos peronistas, la élite burócratica tiene que trampear hasta su propio estatuto. Ocurre que cada vez que los patrones descubren a un delegado insobornable sus socios de la UOCRA desconocen al elegido. Pese a que la JTP no se presentará a elecciones en octubre su poder de convocatoria la convierte en una de las agrupaciones gremiales más importantes de !a provincia.
    “En octubre Lista Marrón ganará porque no deja que los auténticos trabajadores presenten sus listas”, explicó un dirigente de JTP varias veces elegido delegado en su fábrica y jamás reconocido por la burocracia. “Esperamos que estos señores que se dicen peronistas cumplan con los trabajadores; porque ahora que el General, Perón es Presidente no va a haber lugar para la trampa. JTP seguirá trabajando con los compañeros porque JTP no es una agrupación para los comicios sino una organización para llevar a cabo el proyecto de nuestro Conductor: trasvasamiento sindical para la construcción del Socialismo Nacional”.

  • BAHÍA BLANCA: LLORA LA BUROCRACIA
  • La conducción de UOCRA de Bahía Blanca es fiel a sus bases y está integrada por dirigentes identificados con la JTP. Los burócratas y traidores locales, hijos del sistema de Coria y sus sucesores, fueron desplazados del sindicato. La Lista Marrón, que instrumentó el Estatuto-trampa, que negó todo derecho a los trabajadores, ahora pide la anulación de las futuras elecciones y la intervención de la seccional por medio de una solicitada aparecida en Clarín el miércoles 19.
    En el primer punto la Lista Marrón resuelve no concurrir a las elecciones por “falta de garantías”. La única falta de garantías de los propietarios de verdaderos ejércitos de matones es la falta de trabajadores. En el segundo punto los discípulos de Rogelio Coria reclaman por el incumplimiento de los derechos que ellos mismos cercenaron. En el tercero protestan su adhesión a diversos funcionarios en la espera de ser reconocidos por las autoridades ante la carencia evidente de aval popular. El punto cuarto, de rigor en estas carísimas solicitadas de los burócratas, hace ostentación de sentimientos nacionales, humanistas y cristianos y —cuando no— acusan a los rerepresentantes de la mayoría de los trabajadores de la construcción servir a los monopolios y a las banderas rojas. A esta altura ya resultan ridiculas estas acusaciones en boca de quienes, con iguales argumentos traicionan siempre el proyecto peronista, abandonaron a su suerte a los compañeros de El Chocón, desfalcaron las leyes sociales del gremio y se abrazaron al ahora hacendado Rogelio Coria.

  • “NO ES POSIBLE DESTRUIR A TIROS UNA VERDADERA AGRUPACIÓN SINDICAL”
  • La JTP de la UOCRA de Córdoba nació de la unión de diversos grupos que se enfrentaban a los burócratas y elaboraban una política gremial auténticamente peronista. Como sucedió en todo el país sus banderas coincidieron con las de la JTP y, sin ambiciones personales, se unieron para actuar en conjunto. Algunos de sus dirigente debieron defenderse de los patrones que esgrimen el despido como arma de presión y de los matones de Lista Marrón que están habítuados a manejar la provincia punta de pistola.
    “Ahora ya deben saber que no es posible destruir a tiros a una verdadera agrupación sindical. E obrero cordobés necesitaba una auténtica organización peronista; el desamparo del trabajador es tan grande que los jornales de los obreros “por tanto” lo fijan los patrones. Esta situación se repite para el resto de los compañeros de UOCRA. De 14.000 trabajadores de la construcción nadie tiene el dato exacto de cuántos son los afiliados porque la seccional jamás ha publicado balances ni documentos. Tampoco se llamó nunca a una Asamblea en 18 años de dirección de la Lista Marrón. En la práctica esto equivale al reconocimiento tácito de que en 18 años de usurpación y explotación los burócratas no descubrieron ni un solo problema de interés para los trabajadores. Por eso JTP exige afiliación masiva, una orden de nuestro Líder; para que no sea posible, en este proceso de Liberación y Reconstrucción, amenazar a los trabajadores ni detener el acceso del pueblo a sus órganos naturales de representación.

    Tags: ,