Vea tambien

  • Desde la sede central del Partido Justicialista partió, el viernes 22, el cortejo fúnebre que acompañó hasta el cementerio de San Miguel, al compañero Perónista Horacio Beto Simona, asesinado la tarde del 20 en Ezeiza
    En dos columnas, en escuadras de 8, los aproximadamente 5.000 compañeros de la Juventud Perónista (JP), Juventud Trabajadora Perónista (JTP), y de la Juventud Universitaria Perónista (JUP), flanqueados por sus compañeros de seguridad, cercaron el lugar en el que fueron depositados los restos de Beto Simona.
    Rompiendo la tradición silenciosa de los cementerios, e identificándose con la coherencia revolucionaria del compañero Beto, millares de gargantas corearon el himno nacional y la marcha peronista al par de consignas denunciando, con nombre y apellido, a los responsables directos de la masacre del 20 de Junio.
    Jorge Obeid, delegado de la Regional N9 2, del Consejo Superior de la Juventud Perónista, dijo que “estamos con bronca porque llevamos 18 años sin ver a Perón junto
    a su pueblo, bronca por nuestros militantes, soldados del pueblo que han sido fusilados por los mercenarios a sueldo del señor Osinde. Bronca, por la impotencia de no haber podido cubrir tu caída Beto. Pero toda esta bronca, no alcanzará a nublar nuestras mentes y desubicarnos del momento que vivimos, en el que se está jugando el destino de la revolución”. Luego de afirmar que “la sangre de los caídos no será negociada”, Obeid hizo un llamado a cerrar filas junto “a nuestro Líder, a quien pretenden aislar de su pueblo los provocadores como Osinde, Brito Lima y Norma Kennedy” como así también “a responder con todas nuestras fuerzas al compañero Cámpora quien nos encauza desde la cúspide de nuestro Gobierno del Pueblo”.
    Le siguió en el uso de la palabra, en tan emotiva y masiva despedida al compañero Beto, el compañero Diputado Nacional Armando Croatto.
    “Lo triste es que Beto cayó ahora y no antes del 25, aunque las balas que lo ultimaron son del mismo enemigo que, ahora, se dice peronista. Son los mismos que cuando iban a Madrid, le decían al Teniente General Perón que el pueblo estaba con ellos, y que tenían a los sindicatos respaldándolos. Son los infiltrados en el peronismo y que por tercera vez evitaron de que el Teniente General Perón se encontrara con su pueblo”.
    Agregó el compañero Diputado, “que. a pesar del dolor que nos causan nuestros muertos, hemos ganado una batalla al descubrir a los enemigos embozados en nuestras filas”, señalando concretamente a Osinde, Norma Kennedy y a Brito Lima, como “las cabezas dirigentes y responsables directos de tan sangrienta provocación que consiguió el objetivo de aislar al pueblo del Teniente General Perón”.
    Con firmeza Croatto dijo, “que las organizaciones armadas peronistas no envaselinarán sus armas y nosotros los Diputados por la Juventud Perónista, como combatientes y soldados del pueblo, utilizaremos nuestras bancas en defensa de los postulados por los que cayeron tantos compañeros en los cuales incluimos tu sangre Beto”.
    Al ser presentados a la multitud, dos de los sobrevivientes de Trelew, María Antonia Berger y Ricardo Haidar, la espontaneidad contenida estalló en aplausos, en un marco combativo muy diferente al que se habitúa en los camposantos.
    “Hoy estamos con bronca y tristeza Beto, bronca porque te perdimos, tristes porque nos destruyeron el marco de alegría que el pueblo había preparado para prohibir a nuestro Teniente General Perón”, comenzó diciendo María A. Berger.
    “Son 18 años preparando el regreso, 18 años de persecución y tortura, 18 años que el Teniente General Perón nos señala al enemigo y que ahora en una emboscada, hecha, estudiada y realizada por esos que se dicen peronistas, consiguieron lo que el enemigo de afuera también esperaba: impedir que el Teniente General Perón estuviera con su Pueblo a su llegada definitiva a la Patria”.
    Concluyó María Berger su despedida ante el cuerpo presente del compañero Beto Simona, diciendo que “en el palco se encontraban momentos antes de la emboscada, Osinde, Brito Lima y Norma Kennedy”, y juramentando ante los compañeros dijo que “hoy tenemos organización del pueblo y a las organizaciones armadas peronistas que ya han tomado el arma que dejaste Beto”.
    Ante el nombre del compañero caído, de 5.000 gargantas, se elevó una plegaria de tipo nuevo: PRESENTE.
    Con la presencia de las primeras sombras de la noche, habló Ricardo Haidar, cerrando el homenaje al militante Perónista caído.
    “Perros traidores que escuchan y nos escucharán, seguiremos la lucha, junto a nuestro Líder, hoy definitivamente con nosotros, hasta sus últimas consecuencias. Las fotos tomadas testimonian el saludo nazi desde el palco controlado por Osinde, Brito Lima y Norma Kennedy, este saludo identifica a nuestros enemigos infiltrados en el Movimiento y que tan repetidamente denuncia nuestro Teniente General Perón”.

    “Compañero PRESENTE”

    Tags: ,