La Habana. — Una semana de movilización, discusión política y festejos concluyó días atrás en Cuba. En el año del 209 aniversario del asalto al cuartel Moneada, la semana cumbre expiró con el discurso de Fidel Castro, el broche de oro de cuanto acontecimiento político de importancia se verifica en Cuba desde hace 14 años a esta parte.
La Revolución Cubana, primera que introdujo la vigencia del socialismo en un estado latinoamericano —como recuerdan en forma permanente y orgullosa sus protagonistas— entró así en una nueva etapa; el bloqueo yanqui y el aislamiento de América latina están hoy derrotados y Cuba emerge triunfalmente ante los Estados Unidos, que se debaten hasta por mantener la mayoría en su otrora obediente ministerio de colonias, la Organización de Estados Americanos (OEA).
Las consignas “Siempre es 26” y “Martí: autor intelectual” (del ataque al Moneada) presidieron las celebraciones en miles de banderas rojinegras (los colores del Movimiento Revolucionario 26 de Julio, MR 26-VII), pancartas, murales, leyendas, impresas y pintadas por doquier. Las mismas consignas fueron voceadas por las organizaciones de masas, las manifestaciones populares, insertadas en los estupendos espectáculos artísticos con que el pueblo de Cuba agasajó a las delegaciones extranjeras invitadas.
Esta firmísima insistencia en remarcar ante las nuevas generaciones la condición cubana de la Revolución, es una de las características más importantes del actual proceso.

  • TRADICIÓN DE COMBATE
  • Abel Santamaría, segundo jefe del ataque frustrado al más poderoso cuartel militar de Santiago de Cuba —segunda ciudad del país— el 26 de julio de 1953, presidió las ceremonias desde los carteles y los miles de relatos orales, escritos y discursos que sobre los hechos se hicieron en estos días. Del mismo modo, fueron recordados cuidadosamente cada uno de los caídos en el combate y los asesinados brutalmente luego por la policía y el ejército de Fulgencio Batista, el títere de la embajada norteamericana. Es que esa era la “generación del Centenario”, como se au-todenominó. Eran los jóvenes trabajadores y estudiantes que, en el año del centenario del nacimiento de José Martí (protagonista fundamental de las largas luchas cubanas a fines del siglo pasado por liberarse del dominio colonial español) decidieron que el “Apóstol” no muriera. Asumiendo las tradiciones combativas de los “mambi-ses” (una caballería comparable a nuestros montoneros) y bajo el comando de un joven abogado de 26 años —Fidel Castro Ruz— los jóvenes combatieron contra la tiranía. Era, como dicen aquí, pese al fracaso militar, “el pequeño motor que echó a andar el grande”.
    Ese combate nacionalista por hacer de Cuba un estado soberano de toda dominación extranjera, la tradición de lucha armada contra España primero y los múltiples combates contra los gobiernos títeres de los Estabos Unidos luego, se combinan hoy con una experiencia socialista realizada con todo y con todos.

  • UNIDOS O DOMINADOS
  • El proceso para Cuba no termina allí.
    “Los pueblos de Latinoamérica —dijo Fidel el jueves 26, frente a la concentración reunida ante los muros del Moneada, hoy Ciudad Escolar 26 de Julio —no tienen más salvación posible que liberarse del dominio imperialista, hacer la revolución y unirse”. Agregó el primer ministro cubano: “Solo esto nos permitirá ocupar un lugar en el mundo entre las grandes comunidades humanas”. Palabras que pueden leerse pa-ralelamente a la ya clásica definición del general Perón: “El año 2000 nos encontrará unidos o dominados”. Esa comprensión del rumbo de los acontecimientos políticos del continente, que tanto preocupa en Cuba, no solamente a los principales dirigentes sino también a los cuadros, medios y al pueblo en general, tuvo también, en la definición de Fidel un párrafo aparte. El primer ministro y comandante en jede advirtió que “el imperialismo se propone aislar a los pueblos hermanos de Chile, Perú, Argentina y Panamá, cuyos procesos políticos están en conflicto con la omnipotencia del imperio”.
    Esta atención sobre los acontecimientos latinoamericanos es especialmente verifi-cable para el caso argentino,

  • CUBA Y ARGENTINA
  • En el diario Granma, el más importante de los dos que se publican en La Habana (el otro es el vespertino Juventud Rebelde) se encuentra más información de la situación argentina que aquella correspondiente a Chile. El respaldo que Cuba brinda a Chile, en la medida de sus posibilidades, da una idea de la importancia que se concede a la situación argentina. Y así, FAR y Montoneros, la Juventud Perónista, son reconocidos como protagonistas esenciales del proceso de derrota de la dictadura militar.
    La visita de Osvaldo Dorticós Torrado, presidente de la República, a la Argentina para el 25 de mayo último, ya está entronizada en el Museo Fotográfico de la Revolución, que se inauguró en estos días en el edificio del Moneada. La repercusión de la solidaridad del pueblo argentino para con la Revolución Cubana ha tenido un impacto formidable aquí, según lo pudo constatar El Descamisado.
    Por otra parte, la figura del general Perón es observada con respeto y admiración por los dirigentes y cuadros revolucionarios. Ese respeto se extiende a Héctor J. Cámpora, en quien el pueblo cubano ve al artífice de la reanudación de las relaciones diplomáticas.

  • ALEGRÍA Y REVOLUCIÓN
  • Los cubanos apuntaron sus logros en 14 años de revolución en estos días. Celebraron, una vez más, estar al frente de los países de América latina en índices de educación y salud pública. Agregando a la abrumadora temperatura, el calor de una alegría inextinguible, los “sones” nuevos y tradicionales enmarcaron la celebración del carnaval, ensamblada sin conflictos con la del 20º aniversario.
    Esa contabilidad triunfante, esta alegría fresca, no permitieron en ningún momento bajar la guardia de la defensa nacional, garantizada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y las milicias populares. A través de estos cuerpos —dotados de armamento soviético de primera línea— el pueblo es ejército y éste participa de lleno en las tareas productivas.

    Tags: ,