A raíz del viaje que un grupo de sindicalistas cordobeses hizo a Buenos Aires, donde efectuó graves acusaciones contra la CGT de Córdoba y su gobierno provincial, «El Descamisado» se siente en el
deber de dar a conocer una declaración que —hasta hoy— la prensa nacional ha silenciado. Esta es la, dura, honesta y militante respuesta de los compañeros.

1 – Trabaja entre 10 y 13 hs. diarias. 2 – Gana un promedio de 4 mil pesos por día en 20 días al mes. 3 – Paga de su bolsillo: jubilación, seguro por accidente, se paga los medicamentos y debe comprarse su propia ropa exigida por los reglamentos municipales. 4 – No dispone de ninguna conquista social, tales como aguinaldo,
vacaciones, francos semanales, seguros médicos o contra accidentes. Su trabajo es a destajo y en muchos casos debe pagar las roturas que se ocasionen en la unidad. 5 — Para ser tomado como empleado, debe disponer de la suma de 20 mil pesos, con la cual paga su carnet de afiliado y demás necesidades que exigen los trámites en vigencia.

  • BASTA
  • «1. — Durante el transcurso de la semana anterior, precisamente los días 27 y 28 de junio, un grupo de dirigientes sindicales de Córdoba se apersonaron al Ministerio de Trabajo, a la Subsecretaría del Ministerio del Interior, a la Confederación General del Trabajo y a las 62 Organizaciones, donde radicaron denuncias verbales, formularon declaraciones y realizaron una conferencia de prensa, todo destinado a atacar fundamentalmente a la CGT Regional Córdoba y al Gobierno de la Provincia de Córdoba.
    «Las expresiones vertidas por el grupo de sindicalistas cordobeses tuvieron una amplia difusión local y nacional por medio de los diarios y canales de televisión.
    «Dada la gravedad de las imputaciones lanzadas en Buenos Aires, el Secretario de la CGT Regional Córdoba considera un ineludible deber dar a conocer a la clase trabajadora y a la opinión pública en general, su posición al respecto. En los puntos siguientes se detalla la misma.
    «2. — No es verdad que se trate de 21 Secretarios Generales de Organizaciones Sindicales de Córdoba, como ellos anunciaron y se consignó públicamente.
    «De los cuatro o cinco nombres que se conoce que estuvieron integrando el grupo, debe destacarse, por ejemplo: Gamarro no es integrante de la conducción del Gremio Municipal, ya que este se encuentra aún intervenido, no pertenece la Comisión Provisoria que lucha por su recuperación y es amplía-mente conocido el rechazo que le prodigan los trabajadores municipales. Di Sandro que dice ser titular de una Seccional Ferreyra de la Unión Obrera Metalúrgica no representa a los trabajadores de Fiat que se han pronunciado abrumadora-mente en su contra hace dos días. Foetra —Seccional Córdoba— ha desmentido públicamente su participación en esta Delegación que viajó a Buenos Aires y ha desautorizado a cualquier persona que haya invocado- tal representación. Mauricio Labat fue un claro colaborador de cuanto Interventor Federal hubo en Córdoba y fue uno de los principales agresores del Plenario de Gremios Confederados que trataba la solidaridad con la lucha de los trabajadores de Fiat, de empleados públicos y del calzado, favoreciendo la represión que desató el General Alcides López Au-franc contra todo el movimiento obrero de Córdoba. Hernández, de Empleados de Comercio, fue integrante del Consejo Asesor del «Gobernador» Carlos Caballero, que convalidó la política corporativa reaccionaria y es co-responsable de la sangrienta represión contra los trabajadores y el pueblo, que arrojó decenas de muertos y centenares de heridos, más cuarenta condenados por los Tribunales Militares, en las jornadas gloriosas del Cordobazo.
    «Estos son algunos de los integrantes que formaron el grupo de
    los «21 secretarios generales de organizaciones sindicales de Cordoba».
    «3.— Este grupo de farsarios y mentirosos ha lanzado en Buenos Aires una calumnia que merece el más franco y decidido repudio: inventar que durante la conmemora ción del IV aniversario del glorioso cordobazo —el 29 de mayo dé 1973— se arrió la Enseña Patria y se la reemplazó por una roja, se gún dicen textualmente: «Señala mos la presencia de López, junto a Dorticós y Tosco, en el acto durante el cual se arrió la Enseña Patria y se la reemplazó por la roja, sin que el vicegobernador mostrara su desagrado».
    «El secretariado apela a los miles y miles de personas que estu vieron en ese vibrante acto y a todo el periodismo para que se manifieste sobre la verdad o falsedad de esta afirmación.
    «El Presidente Dorticós, de la República hermana de Cuba, vino a Córdoba invitado especialmente por el compañero Presidente Héctor Cámpora; llegó a bordo del avión presidencial «Patagonia», fue agasajado por el gobierno de la provincia de Córdoba y participó del acto en conmemoración del Cordobazo en medio del indescrip tibie entusiasmo de los trabajadores y del pueblo, que así saludaban la reanudación de relaciones diplomáticas y comerciales entre Argentina y Cuba, relaciones —según expresó el propio Presidente Cámpora— que jamás habían sido rotas entre los dos pueblos latinoamericanos, animados ambos por similares sentimientos y objetivos de liberación. En tal acto se entonaron los Himnos Nacionales Argentino, y Cubano, y flamearon decenas de banderas argentinas y cubanas, de partidos políticos, de organizaciones revolucionarias, car-telones sindicales, pero jamás, en ningún momento fue arriada o reemplazada nuestra querida Bandera Nacional. La Bandera Argentina estuvo siempre en alto, más alto que ninguna, y sólo los infames y renegados de la nacionalidad, de la causa popular y liberadora, pueden decir, sin ruborizarse con una mínima vergüenza, que ante miles de argentinos y ante el Presidente de una nación hermana, ante los propios titulares del gobierno de Córdoba, los compañeros Ricardo Obregón Cano y Afilio López, pueda ser arriada la Bandera Patria.
    «El secretariado de la CGT Regional Córdoba repudia públicamente esta calumnia de los autotitulados sindicalistas que fueron a Buenos Aires.
    «4. — Han hablado de «salteadores de sindicatos». De infiltración «marxista». De connivencia entre la CGT y el Gobierno de la provincia. De que «Córdoba es tierra de nadie». De «depósito de armas» en UTA, SMATA y Luz y Fuerza. De abogados con poderes mágicos para lavados de cerebros. De funcionarios al servicio de «ideologías extrañas».
    «El secretariado de la CGT señala que todas estas denuncias no traducen la verdad de lo que sucede en Córdoba. Si la contrarrevolución ha sentado aquí su centro, es efectivamente de parte de los denunciantes, expresiones auténticas de la burocracia reaccionaria que busca una vez más estafar a los trabajadores y al pueblo con sus prácticas desleales y retrógra das, antipopulares, antidemocráti cas, al servicio del macartismo y el fascismo del cual son fervientes devotos.
    «Más el verdadero significado y el objetivo que se busca con estas «giras» a Buenos Aires, con esta abierta alianza con los Rucci y los Calace, es preparar el terreno para una intervención al gobierno de la provincia de Córdoba y un copamiento de la conducción de la CGT Regional de la que ninguno efe los tránsfugas forma parte, por que optaron mantenerse al margen de las responsabilidades de la lucha contra la dictadura, generando una vez más «expectativas esperanzadas» en la continuidad del régimen usurpador.
    «Resulta evidente que si el gobierno popular no hubiera derogado la legislación represiva, estos agentes del continuismo y del fracaso, habrían pedido directamente su aplicación al movimiento obrero, a la Regional de la CGT y al gobierno de Córdoba. Ya que no son capaces ni les interesa consultar a las bases, convocar a asambleas generales, recabar mandatos de los trabajadores de cada gremio, van a Buenos Aires a mentir, a calumniar, y a pedir que se imponga «orden» en la «tierra de nadie». Es que ellos son amigos del «orden», de ese mismo «orden» que les favoreció durante la mal llamada «Revolución Argentina» a la que indudablemente añoran volver.
    «5. — Toda esta campaña del grupo de sindicalistas que visitó Buenos Aires, también está entroncada con el propósito de hacer caducar a las conducciones de todas las Regionales de la CGT. Ha ido a avalar la instrumentación de la burocracia nacional para el sometimiento del movimiento obrero del interior. No han dicho que la CGT Central carece de atribuciones legales y estatutarias para proceder de tal manera. No han dicho que los Plenarios de Gremios Confederados hace años que afrontan las responsabilidades de la conducción sindical ante la defección o la indiferencia de los que concillaban con Onganía, Caballero, Krie-ger Vasena, Levingston, San Sebastián, Lanusse, Guozden, López Aufranc y demás funcionarios condenados por el pronunciamiento popular del 11’de Marzo. Hoy hablan de «liberación» con el más descarado oportunismo, mientras reprueban y denuncian a los trabajadores que, además de estar en el verdadero camino de la Liberación
    Nacional y Social Argentina, están bregando por recuperar definitivamente sus Sindicatos de manos de estos burócratas, como son los casos de la Sanidad, Fiat, Construcción y Taximetristas. No dicen que en estos casos la «represión» armada proviene de sus agentes gangsteriles directamente en contra de los trabajadores que han querido hacer asambleas o se han expresado por el voto directo en claro repudio a su conducta capi-tuladora y claudicante.
    «6. —El Secretariado de la CGT Regional Córdoba, atento a que desde ayer, 1º de julio, caduciria su responsabilidad general al frente de la conducción del movimiento obrero de Córdoba, deja perfectamente aclarado que continúa al frente de la misma y que la decisión de Rucci y Calace de convertirlos en simples «custodios de los bienes muebles e inmuebles» no es procedente y queda totalmente rechazada.
    «Tal como ha sido dispuesto por el Plenario de Gremios Confedera-don, próximamente se convocará a todas las Organizaciones Sindicales de Córdoba para que procedan a la renovación de la conducción de la CGT Regional en un todo ‘e acuerdo a las normas que rigen sobre la materia y a lo que ha sido habitual en los últimos años de la Regional.
    «7. — El Secretariado de la CGT Regional ratifica su línea de unidad y de lucha, la integración de su conducción sin exclusivistas ni discriminaciones, su respeto indeclinable a las determinaciones de las bases, su apoyo decidido a todos los gremios que afrontan conflictos en defensa de sus derechos, su defensa del pronunciamiento popular, tanto en el orden nacional como en el provincial, su compromiso de aportar todo lo que sea necesario para el proceso de reconstrucción y liberación nacional y social argentina.
    «En particular y por tratarse de un Compañero vinculado directamente a las luchas del movimiento obrero de Córdoba y la CGT Regional, ratifican su total confianza en el Compañero Vice Gobernador Atilio López.
    «8. — El secretariado de la CGT Regional Córdoba repudia asimismo la feroz represión desatada contra la Clase Trabajadora y el pueblo de la República hermana del Uruguay, reclama la restitución y el pleno funcionamiento de la Convención Nacional de Trabajadores (C.N.T.) y la libertad de todos los luchadores y militantes populares apresados por la Dictadura de Bordaberry.
    «Por otra parte, el Secretariado de la CGT expresa su alegría y su solidaridad con el movimiento obrero y el pueblo de la República hermana de Chile que han derrotado los planes golpistas de los sectores reaccionarios y del imperialismo y prosiguen con patriótica tarea de crear una nueva sociedad más justa y mas humana».

    Tags: , ,