Discurso de Tran Buu Kiem ante la Conferencia de París el 8 de mayo de 1969

  • LOS ESTADOS UNIDOS DEBEN ASUMIR ENTERA RESPONSABILIDAD POR EL ESTANCAMIENTO DE LA CONFERENCIA DE PARÍS
  • “Llevando a cabo la guerra de agresión contra vietnam, los Estados Unidos han pisoteado groseramente los derechos nacionales fundamentales del pueblo vietnamita, han pisoteado los Acuerdos de Ginebra de 1954 sobre Vietnam y el derecho internacional, y han cometido crímenes inauditos contra el pueblo vietnamita. En uso de su sagrado derecho a la autodefensa, el pueblo sudvietnamita, al igual que el pueblo vietnamita de todo el país, se ha unido como un solo hombre, levantándose en la lucha antiyanqui por la salvación nacional.
    Bajo la gloriosa bandera del Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur, la resistencia heroica del pueblo sudvietnamita ha logrado enormes éxitos. Sufriendo graves derrotas en su guerra de agresión y ante la demanda enérgica del pueblo norteamericano y demás pueblos del mundo, los Estados Unidos se han visto obligados a poner fin incondicionalmente a los bombardeos y cañoneos en la totalidad del territorio de la República Democrática de Vietnam, y a aceptar la Conferencia cuatripartita en París con la presencia de la Delegación del Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur, a fin de encontrar una solución pacífica para el problema de Vietnam. Con vistas a crear las bases para una solución justa al problema de Sudvietnam, el 3 de noviembre de 1968, el Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur hizo pública su Posición de Cinco Puntos. Partiendo de esa posición durante más de tres meses transcurridos, la Delegación del Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur, con una actitud seria y buena voluntad, ha hecho incesantes esfuerzos con vistas a que la conferencia de París avance y poder poner fin a la guerra de agresión norteamericana y restablecer la paz en Vietnam. Pero, mientras tanto, ¿qué han hecho los Estados Unidos? Habiéndose visto obligados a aceptar y participar en esta conferencia, siguen intensificando la guerra de agresión y tratan de mantener el régimen neocolonialista en Sudvietnam. El señor Nixon, cuando se presentó como candidato a las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, prometió llevar la paz a Vietnam. Después de entrar en la Casa Blanca, muchas veces también ha hablado de paz y, últimamente, ha vuelto a hablar sobre muchos planes pacíficos para el problema de Vietnam. Pero los hechos de la administración Nixon son totalmente contrarios a sus palabras. En Vietnam
    del Sur, los Estados Unidos han llevado la guerra de agresión a un nivel sin precedentes. Siguen introduciendo más tropas expedicionarias norteamericanas y satélites, grandes cantidades de armas y material de guerra en Sudvietnam, aumentando los presupuestos para esa guerra. Lanzan tropas para llevar a cabo las operaciones de limpieza en todas partes; concentran aviones de todo tipo, especialmente los B-52, para efectuar, día y noche, bombardeos y ametrallamientos muy encarnizados contra las zonas densamente pobladas. Utilizan los barcos de guerra y la artillería para cañonear las regiones litorales, las riberas de los ríos y los alrededores de sus bases, cometiendo infinidad de crimines salvajes que serán condenados siempre por la historia, como lo son los cometidos en Ba Lang An (Quang Ngai), en My Thanh Dong (Long An), en Kontum, Rach Gia, etc. Tratan todavía de mantener el régimen belicista de Thieu-Ky-Huong. Vuelcan todo esfuerzo en remendar la administración títere y consolidar el ejército títere, en su intento por realizar lo que se ha dado en llamar “desamericanización” o “vietnamización” de la guerra, es decir, la política de utilizar a los vietnamitas para hacer la guerra contra los vietnamitas. En esta Conferencia, el representante de los Estados Unidos ha eludido los problemas básicos que han sido planteados por la Delegación del Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur y la del Gobierno de la República Democrática de Vietnam. Ha tergiversado la historia, repitiendo muchas veces el argumento calumnioso de que el Norte agrede al Sur, y las llamadas “condiciones concretas” que en realidad no son más que las demandas encaminadas a ocultar la agresión y la intensificación de la guerra que lleva a cabo su Gobierno, al mismo tiempo, a obligar al pueblo de Vietnam a pagar precios por esa guerra de agresión. Insiste en exigir que ambas partes se retiren simultáneamente, para negar así el retiro de las tropas de los Estados Unidos y las de sus satélites de Sudvietnam. No responde a las apremiantes y legítimas demandas del pueblo de Vietnam, del pueblo norteamericano y de la opinión pública progresista del mundo.
    El régimen Thieu-Ky-Huong ha seguido todas las órdenes dadas por los Estados Unidos en la intensificación de la guerra. Ha reprimido, a sangre fría, el movimiento por la independencia y la paz de la población de las ciudades. Ha arrestado, torturado y encarcelado a intelectuales y estudiantes, empresarios y comerciantes, monjes, sacerdotes y creyentes de las religiones y todo aquel que está en contra de ese régimen. Ha tratado, por todos los medios, de sabotear la Conferencia Cuatripartita en París, ha abogado incesantemente por la agresión norteamericana y se esfuerza por retener al ejército norteamericano en Sudvietnam para su protección. La política de intensificación de la guerra y de conversar desde una posición de fuerza utilizada por los Estados Unidos, ha hecho imposible el avance de la Conferencia de París, contra los deseos del pueblo de Vietnam, del pueblo norteamericano y demás pueblos del mundo. Pero esa política ha traído y aún sigue trayendo a los Estados Unidos graves fracasos. Aspirando profundamente a la independencia y la libertad, el pueblo sudvietnamita se ha mantenido resuelto a intensificar su sagrada guerra de resistencia y recientemente ha conquistado nuevas y gloriosas victorias en la ofensiva primaveral.
    La guerra de agresión de los Estados Unidos, ya estancada, se ve ahora más estancada todavía. Las dificultades económicas, políticas y diplomáticas de los Estados Unidos se acumulan cada día más. La administración Nixon, en poco más de 100 días en el poder, ha sido condenada en todas partes del mundo y en los propios Estados Unidos. El régimen de Saigón, por su parte, pone totalmente al descubierto su rostro de traidor al país y enemigo del pueblo, y hoy se encuentra más aislado y más débil que nunca. La opinión pública de amplios sectores en los Estados Unidos y en el mundo exige que la administración Nixon ponga fin a la guerra de agresión contra Vietnam, retire total e incondicionalmente de Sudvietnam las tropas norteamericanas y satélites y restablezca rápidamente la paz en Vietnam. Para abrir el camino al progreso de esta conferencia como lo esperan el pueblo de Vietnam, el pueblo norteamericano y demás pueblos del mundo, y dando cumplimiento a la orden del Comité Central del Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur, nuestra Delegación presenta ante la Conferencia el siguiente documento emitido por el Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur.

  • PRINCIPIOS Y CONTENIDO ESENCIAL DE LA SOLUCIÓN GLOBAL DEL PROBLEMA DE SUDVIETNAM, CONTRIBUCIÓN AL RESTABLECIMIENTO DE LA PAZ EN VIETNAM
  • Inspirándose en el deseo de llegar a una solución política para poner fin a la guerra de agresión de los imperialistas norteamericanos en Vietnam del Sur en contribución al restablecimiento de la paz en Vietnam, sobre la base de la garantía de los derechos nacionales fundamentales del pueblo vietnamita.
    Inspirándose en los principios fundamentales de los Acuerdos de Ginebra de 1954 sobre Vietnam y partiendo de las realidades de la situación actual en Vietnam, sobre la base del Programa Político y de la posición de cinco puntos del FNL de Vietnam del Sur, que están de acuerdo con la posición de 4 puntos del gobierno de la RDV, el Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur expone como sigue los principios y el contenido esencial de una solución global del problema sudvietnamita en contribución al restablecimiento de la paz en Vietnam.
    1) Respetar los derechos nacionales fundamentales del pueblo vietnamita, consagrados por los Acuerdos de Ginebra de 1954 sobre Vietnam, a saber: la independencia, la soberanía, la unidad y la integridad territoriales.
    2) El gobierno de Estados Unidos debe retirar totalmente de Vietnam del Sur sus tropas, personal militar, armas y material de guerra norteamericano, así como los de otros países extranjeros del campo
    norteamericano sin poner ninguna condición, liquidar las bases militares norteamericanas en Vietnam del Sur, renunciar a todos los actos que lleven perjuicio a la soberanía, territorio y seguridad de Vietnam del Sur y la RDV.
    3) El derecho del pueblo vietnamita de combatir para defender su patria, es el derecho sagrado, inalienable, de legítima defensa de todos los pueblos. La cuestión de las fuerzas armadas vietnamitas en Vietnam del Sur quedará solucionada por las partes vietnamitas entre ellas mismas.
    4) La población sudvietnamita soluciona ella misma sus propios asuntos, sin ingerencia extranjera. Decide ella misma el régimen político de Vietnam del Sur por medio de elecciones generales, libres y democráticas. Se procede a elecciones generales, libres y democráticas para formar una Asamblea Constituyente para poner en pie una Constitución y formar un gobierno de coalición en el Sur, reflejando la concordia nacional y una amplia unión de todas las capas populares.
    5) En el período que transcurra desde el restablecimiento de la paz a la celebración de elecciones generales, no se permitirá a ninguna parte imponer su régimen político a la población sudvietnamita.
    Las fuerzas políticas representando a las diferentes capas populares y las diferentes tendencias políticas de Vietnam del Sur que están por la paz, la independencia y la neutralidad, comprendidas las personas que por razones políticas deben residir en el extranjero, entrarán en negociaciones para la formación de un gobierno de coalición provisional sobre la base del principio de igualdad, de la democracia y de respeto mutuo en vista a realizar un Vietnam del Sur pacífico, independiente, democrático y neutral.
    El gobierno de coalición provisional tendrá las tareas siguientes:
    a) Aplicar los acuerdos firmados sobre la retirada de las tropas de Estados Unidos y de otros países extranjeros del campo norteamericano.
    b) Realizar la concordia nacional, la unión ancha de diferentes capas de la población, de las fuerzas políticas, nacionalidades, comunidades religiosas y de todas las personas, cualesquiera que sean sus tendencias políticas y su pasado, por cuanto que ellas se pronuncien por la paz, la independencia y la neutralidad.
    c) Realizar amplias libertades democráticas: libertad de prensa, libertad de reunión, libertad de creencia, libertad de crear partidos y organizaciones políticas, libertad de manifestaciones, etc.. Poner en libertad las personas detenidas por razones políticas, prohibir todo acto de terror, de represalias, de discriminación contra personas que hayan colaborado con una u otra parte y se encuentran actualmente en el país y en el extranjero, según los Acuerdos de Ginebra de 1954 sobre Vietnam.
    d) Cicatrizar las heridas de la guerra, restaurar y desarrollar la economía, restablecer la vida normal del pueblo y mejorar las condiciones de vida de los trabajadores.
    e) Organizar elecciones generales libres y democráticas en todo el Sur de Vietnam para realizar el derecho de la población sudvietnamita a la autodeterminación, conforme al contenido del punto cuatro antes mencionado.
    6) El Sur de Vietnam practicará una política exterior de paz y neutralidad.
    Poner en marcha una política de buena vecindad con el Reino de Camboya sobre la base del respeto a la neutralidad e integridad territorial de Camboya en sus fronteras actuales. Poner en marcha una política de buena vecindad con el reino de Laos sobre la base
    del respeto a los Acuerdos de Ginebra de 1962 relativos a Laos.
    Establecer relaciones diplomáticas, económicas y culturales con todos los países sin distinción de régimen político y social, comprendidos los Estados Unidos, según los cinco principios de coexistencia pacífica.
    Respeto mutuo de la independencia, de la soberanía y de la integridad territorial, no agresión, no ingerencia en los asuntos internos, igualdad y beneficio mutuo, coexistencia pacífica, aceptar la ayuda económica y técnica no sujeta a condiciones políticas de todos los países, cualesquiera que sean.
    7) La reunificación de Vietnam se hará paso a paso, por medios pacíficos, sobre la base de discusiones y de acuerdos entre las dos zonas, sin ingerencias extranjeras.
    Esperando la reunificación pacífica de Vietnam, las dos zonas restablecen las relaciones normales en todos los dominios sobre la base del respeto mutuo.
    La línea de demarcación militar entre las dos zonas en el Paralelo 17, conforme a las disposiciones de los Acuerdos de Ginebra de 1954 sobre Vietnam, no reviste más que un carácter provisional y no constituye en ninguna forma un límite político o territorial. Las dos zonas se pondrán de acuerdo sobre el estatuto de la zona desmilitarizada y fijarán modalidades para la circulación a través de la línea de demarcación militar provisional.
    8) Conforme a las disposiciones de los Acuerdos de Ginebra de 1954 sobre Vietnam, esperando la reunificación pacífica de Vietnam, las dos zonas, Norte y Sur de Vietnam, se comprometen a abstenerse de toda participación en alianzas militares con países extranjeros, a no permitir a ningún país extranjero el tener bases militares, tropas y personal militar sobre su suelo, a no reconocer la protección de ningún país, alianza o bloque militar cualesquiera que sean.
    9) Solucionar las secuelas de la guerra:
    a) Las partes negociarán la liberación de los militares capturados durante la guerra.
    b) El gobierno de Estados Unidos debe asumir la entera responsabilidad de las pérdidas y destrucciones que ha causado al pueblo vietnamita de las dos zonas.
    10) Las partes se pondrán de acuerdo sobre la vigilancia internacional para la retirada de Vietnam del Sur, de las tropas, del personal militar, de las armas y de material de guerra de Estados Unidos y de los otros países extranjeros del campo norte-americano.
    Los principios y el contenido de la solución global expuesta más arriba forman un todo. Sobre la base de estos principios y de este contenido, las partes se entenderán para llegar a la conclusión de acuerdos sobre las cuestiones mencionadas para poner fin a la guerra en Vietnam del Sur y contribuir al restablecimiento de la paz en Vietnam.
    La solución global presentada por el Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur responde cabalmente a los derechos nacionales del pueblo sudvietnamita y los intereses de la paz mundial.
    El Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur organiza y dirige al pueblo sudvietnamita en la lucha contra la agresión norteamericana. Es representante genuino del pueblo sudvietnamita y tiene la competencia necesaria para resolver todos los problemas tocantes a Sudvietnam. La solución global del problema de Sudvietnam formulada por el Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur y antes expuesta, una vez más demuestra nuestra posición
    justa, nuestra buena voluntad y nuestra actitud seria e invariable. Esa solución global garantiza los derechos nacionales del pueblo de Vietnam y el derecho a la autodeterminación del pueblo sudvietnamita. Garantiza una paz duradera en Vietnam. La misma refleja la amplia concordia nacional del pueblo y del Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur. Esa solución contribuye a la preservación de la paz y la seguridad en la Indochina y en el Sudeste asiático; responde a las aspiraciones de paz del pueblo norteamericano y demás pueblos del mundo. La misma ofrece oportunidad para que Estados Unidos finalice con decoro la guerra tan costosa en hombres y bienes, tan repudiada por la humanidad y tan nociva al prestigio de los Estados Unidos.
    El Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur está firmemente convencido de que el pueblo de ambas zonas, Sur y Norte de Vietnam, unido a la divisa de la lucha común por la independencia, la libertad y la paz, apoyará sin reserva alguna esa solución global. El Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur, unido estrechamente a la Alianza de las Fuerzas Nacionales, Democráticas y Pacíficas de Vietnam está seguro de que, mediante la política de gran unión y concordia nacional del Frente Nacional de Liberación, las organizaciones religiosas, políticas, sociales y culturales en Vietnam del Sur, las fuerzas políticas y los vietnamitas residentes en el extranjero aplaudirán calurosamente esa solución, y las personas que, en el ejército de Saigón y en la administración de Saigón poseen el espíritu nacional y aspiran a la paz, estarán de acuerdo con esa solución. Los pueblos y gobiernos de los países socialistas, de los países amantes de la paz y la justicia, las organizaciones pacíficas y democráticas del mundo que han respaldado fuertemente la resistencia antiyanqui por la salvación nacional del pueblo sudvietnamita, seguramente apoyarán la solución global del problema de Sudvietnam planteada por el Frente Nacional de Liberación. Las personalidades, intelectuales y los religiosos, así como el pueblo progresista de los Estados Unidos que ha alzado su voz contra la guerra injusta de los Estados Unidos en Vietnam, los soldados norteamericanos opuestos a la guerra de agresión y ansiosos de regresar a su tierra natal y al seno de su familia, seguramente estarán de acuerdo con esa solución.
    La solución global del problema de Vietnam que hemos expuesto es justa y racional. El gobierno de los Estados Unidos debe tener una actitud seria, poniendo fin a la guerra de agresión, abandonando su propósito de mantener el neocolonialismo en Sudvietnam, y respetando el derecho del pueblo sudvietnamita a decidir por sí mismo sus asuntos internos, sin ingerencia extranjera. Por lo tanto, deben retirar totalmente de Sudvietnam las tropas de los Estados Unidos y las de los países extranjeros pertenecientes al campo norteamericano sin poner ninguna condición, y deben renunciar a seguir sustentando al régimen títere belicista y corrupto en Sudvietnam.
    El Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur está dispuesto a entablar conversaciones con las personas que tienen buena voluntad, están por la paz, la independencia y la neutralidad. Si el gobierno de los EE.UU. sigue intensificando obstinadamente la guerra de agresión y sigue alimentando la ilusión de lograr una posición de fuerza en el campo de batalla o en la mesa de conferencia, el pueblo sudvietnamita, bajo la gloriosa bandera del Frente Nacional de Liberación de Vietnam el Sur, continuará superando todos los sacrificios y penalidades, acrecentará su lucha y, con toda seguridad, alcanzará la victoria definitiva”.

    Tags: , ,