Miembros del MOVIMIENTO CAMILO TORRES y algunos sacerdotes que se identifican con el pensamiento y la acción del Padre Camilo repartieron en las Iglesias de Santiago —durante la Misa de Nochebuena— el manifiesto que reproducimos. En él reafirman su compromiso con los explotados y su solidaridad con los pueblos que luchan por su liberación.
“Si alguno tiene bienes de este mundo y, viendo a su hermano en necesidad, le cierra sus entrañas, ¿cómo es posible que resida en él el amor de Dios?”
JUAN 3,17
“Por eso la REVOLUCIÓN no solamente es permitida sino obligatoria, para los cristianos que vean en ella la única manera eficaz y amplia de realizar el. amor para todos.”
Padre CAMILO TORRES
Guiados por el espíritu de diálogo del post-concilio que exige de todos los que formamos la Iglesia, laicos y sacerdotes una reflexión profunda sobre las graves tensiones de nuestro tiempo y motivados por esta celebración Pascual, hemos decidido entregar a nuestros hermanos y a todos los hombres de buena voluntad nuestro pensamiento.
En esta nueva Pascua, mientras la alegría desbordará las mansiones de los ricos, de aquellos que insensibles al Mensaje Evangélico, oprimen y explotan a sus hermanos; millones de hombres en nuestra Patria, en América y en el Tercer Mundo, no tendrán pan y ni un juguete que ofrecer a sus niños. Ellos son los condenados de la Tierra, explotados por el “Imperialismo internacional del dinero” de que habla Paulo VI (Encíclica “Populorum Progressio”). Esta humanidad es la que muere asesinada y torturada en Viet Nam, en la lucha de los negros por su dignidad, en los frentes guerrilleros del Tercer Mundo, y en nuestra propia Patria, en el mineral norteamericano de El Salvador, y en el último Paro Nacional de la CUT. Desde sus sepulcros nos llaman a continuar la larga lucha por la Dignidad y la Justicia. Todos estos crímenes contra el Hombre se hacen en nombre de la civilización occidental y cristiana.
Bajo el signo y el testimonio del sacerdote colombiano Camilo Torres, muerto en acción guerrillera, miles de cristianos de este continente, laicos y sacerdotes inmersos en la historia, fieles al espíritu conciliar, al pensamiento de nuestro recordado Papa Juan y de su Santidad Paulo Sexto hemos decidido reafirmar en esta Pascua nuestro compromiso hasta las últimas consecuencias con los explotados, nuestra solidaridad activa con los pueblos que luchan con las armas en la mano para liberarse de los opresores foráneos y nacionales. Queremos reencontrar a Cristo en el corazón de los pobres, queremos ver comprometida a la Iglesia y a todos nuestros hermanos en la lucha por la redención de nuestro prójimo explotado. Sólo habrá “paz en la Tierra”, fraternidad y el “amaos los unos a los otros” cuando no existan en nuestra Patria y en el Tercer Mundo la opresión de minorías oligárquicas aliadas al Imperialismo norteamericano.
PORQUE EL DEBER DE UN REVOLUCIONARIO
ES HACER LA REVOLUCIÓN
PORQUE EL DEBER DE UN CRISTIANO
ES SER REVOLUCIONARIO.
MOVIMIENTO “CAMILO TORRES”
Santiago, 25 de Diciembre de 1967

Tags: ,