Padre:
En el año 2000 —dentro de 32 años escasos— el Cardenal Arzobispo de Bogotá, Mons. Luis Concha, ocupará un túmulo polvoriento en la cripta de algún templo. Sólo lo recordará la lápida que tapone su tumba. Nada más. Nadie más.
En tanto avenidas, calles, plazas, monumentos en Colombia y en toda Latinoamérica llevarán un nombre, un nombre glorioso en la historia de las reivindicaciones sociales, de la libertad de los oprimidos y de la confraternidad humana.
ESE NOMBRE ES EL DE CAMILO TORRES
El nombre del sacerdote guerrillero muerto en combate el 15 de febrero de 1966 en las montañas de Santander. CAMILO RENUNCIO AL SACERDOCIO RITUALISTA PARA VIVIR HASTA EN SUS ULTIMAS CONSECUENCIAS HEROICAS EL SACERDOCIO PROFETICO DE AMOR Y SIRVIÓ AL PRÓJIMO, sobre todo al humilde y desposeído, conforme a las exigencias del Evangelio.
Su sacerdocio de fusil y mochila mereció las censuras del Arzobispo de Bogotá, quien lo condenó “de haberse alejado conscientemente de las doctrinas y directivas de la Iglesia católica”.
Fíjese bien, Padre: en la mentalidad de este Obispo y en la de muchos otros de América MORIR POR EL PRÓJIMO POBRE Y HAMBRIENTO ES ALEJARSE DE LAS DOCTRINAS Y DIRECTIVAS DE LA IGLESIA. Sí, Padre, dolorosa y vergonzosamente en Colombia y en América es así.
En Colombia y en el resto de América Latina la Iglesia Jerárquica —salvo excepciones que Usted también conoce— SOSTIENE CONSCIENTE Y DOCTRINARIAMENTE SU ALEJAMIENTO DEL PUEBLO Y SU ALIANZA CON EL ANTIPUEBLO. Por algo, ante los ojos de la masa, ante los ojos del 90 por ciento de los latinoamericanos LA JERARQUÍA ECLESIÁSTICA ES PROMILITARISTA, PROOLIGARQUICA Y PROIMPERIALISTA.
Esto no impedirá que en el año 2000 los Obispos, sacerdotes y católicos de entonces se jacten de haber tenido un CAMILO TORRES en la hora de la Revolución Social Latinoamericana. UN CAMILO TORRES CRISTIANO Y REVOLUCIONARIO QUE REGÓ CON SU SANGRE LA TIERRA LIBERADA DE COLOMBIA Y AMERICA.
Tenemos que cumplir con un deber de sinceridad total hacia Usted y hacia nosotros mismos: TENEMOS QUE DECIRLE LO QUE NO LE DIRÁN LOS INTERESADOS EN EXPLOTAR SU VIAJE.
Si durante su paso por Colombia, con ocasión del Congreso Eucarístico, se le permitiera a Usted entrar en contacto siquiera un instante con las masas trabajadoras y campesinas oiría victorear un solo nombre: CAMILO TORRES, y una sola exigencia: REVOLUCIÓN SOCIAL
Pero, para que el Papa no pueda oír esas voces, para que no pueda constatar por sí mismo lo que padece y siente el pueblo colombiano y cualquier otro pueblo del continente, ya está montado —con todo el poderío del imperialismo— EL APARATO DE SECUESTRO DEL PAPA.
El Papa será hurtado al pueblo. Será copado y cercado por el antipueblo. Y, a su regreso al Vaticano, quedará en el pueblo humilde la clara conciencia de que el Pontífice ha ido a Bogotá, camuflado de peregrino eucarístico, A HACERLE EL JUEGO A LOS ASESINOS DE LOS TRABAJADORES Y CAMPESINOS Y A LOS EXPLOTADORES DEL PUEBLO.
Padre, no exageramos. Esta es la verdad que no le dirán los interesados en aprovechar su presencia en el Congreso Eucarístico para fines inconfesables. Su paso por Bogotá o por cualquier lugar de América, con la excepción de la heroica Cuba —aún contra su voluntad— SERA USADO PARA CONSOLIDAR LA INJUSTICIA SOCIAL, LA OPRESIÓN DE LOS DESVALIDOS Y LA ENTREGA DE LAS RIQUEZAS NACIONALES AL IMPERIALISMO.
No conjurará el Papa la intriga preparada en torno a su viaje con arrojar sobre las cabezas inclinadas de las gentes oleadas de prédica paternalista. Va más de un año de la Encíclica Populorum Progressio. Pero ni el imperialismo ni sus gobiernos títeres han cedido en sus negociaciones leoninas, en su idolatría del derecho de propiedad, en su irritante individualismo en los términos del intercambio, en la fuga al exterior de las rentas y ganancias, en sus constantes atentados al bien común, EN EL EMPOBRECIMIENTO CADA DÍA MAYOR DE LOS POBRES Y EN EL ENRIQUECIMIENTO CADA DÍA MAYOR DE LOS PRIVILEGIADOS: EN TODO AQUELLO QUE LA ENCÍCLICA CONDENA.
Es que la nueva técnica de los imperialistas, de los dictadores, militares y de los oligarcas es APLAUDIR Y ELOGIAR CUANTO DICE EL PAPA, PERO HACIENDO TODO LO CONTRARIO Y BURLÁNDOSE DE LO QUE CONSIDERAN INGENUOS PLANTEOS DE BUENA VOLUNTAD.
Padre, acepte este pedido que le hacemos con toda la sinceridad y la fuerza de nuestra conciencia cristiana: NO VIAJE A COLOMBIA. No viaje por amor a Cristo Eucarístico, por servicio al Pueblo de Dios, por no escandalizar aún más a los Pobres, a los Hambrientos, a los Oprimidos. NO VIAJE PARA NO HACERSE CÓMPLICE DE LOS VENDEPATRIAS, DE LOS EXPLOTADORES Y TORTURADORES DEL PUEBLO.

  • Por qué el Papa no debe viajar ni a Colombia ni a ningún otro lugar de América
  • 1 — EL PAPA NO DEBE VIAJAR A COLOMBIA
    Porque Colombia se halla dividida en guerra civil. En una guerra de guerrillas con la que el pueblo trata de defenderse de la poderosa minoría oligárquica —50 familias confabuladas con los yankis— que la estrangula. EL PAPA, SIN INMENSO DAÑO Y ULTRAJE A LOS POBRES, NO PUEDE VENIR A RODEARSE Y RECIBIR PLEITESÍA DE LOS ASESINOS DEL PUEBLO. DE LOS ASESINOS DEL SACERDOTE CAMILO TORRES.
    Como Usted sabe muy bien, esos asesinos, para asegurar sus privilegios, no dudan en convertir a las Fuerzas Armadas en trepas de ocupación, poniéndolas al servicio del Pentágono, para sofocar todos los intentos justificados de rebelión popular; tampoco dudan en corromper al alto clero con toda clase de halagos, honores, prebendas e incentivos económicos, cuando no logran convencerlos de que deben ser sus aliados en la explotación de los Pobres y en la “defensa de la civilización occidental y cristiana”.
    NO REPITA EL PAPA EL ESCÁNDALO DEL CARDENAL SPELLMAN EN VIETNAM.
    NO LEVANTE EL PAPA UNA NUEVA OLA DE REPUDIO COMO LA QUE PRODUJO SU ENTREVISTA DE NAVIDAD CON JOHNSON.
    NO SE REPITA OTRO ESCÁNDALO A LA OPINIÓN MUNDIAL COMO EL PROVOCADO POR EL VIAJE DEL PAPA A FATIMA.
    Los oligarcas colombianos y latinoamericanos saben —¡lo saben muy bien!— que la presencia del Papa, sólo su presencia junto a ellos, entraña a los ojos del pueblo la condenación de las guerrillas y de la revolución violenta, ÚNICA ARMA DE LOS OPRIMIDOS CONTRA LOS OPRESORES Y AGRESORES, ÚNICA ARMA CONTRA LA EVIDENTE Y PROLONGADA TIRANÍA QUE BARRE EN COLOMBIA Y AMERICA CON LOS DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES Y LESIONA EL BIEN COMÚN.
    2 — EL PAPA NO DEBE VIAJAR A COLOMBIA
    porque Colombia es una planta piloto neocolonial del imperialismo en el Tercer Mundo: menos de 1 % de los colombianos es dueño de más de un 75 % de las tierras. Y dentro de su mentalidad feudal esa minoría entiende el derecho de propiedad como un derecho sagrado para usar y abusar del poder, sin considerar para nada al pueblo, al que escarnecen, explotan o asesinan. SERA DIFÍCIL HALLAR OTRA NACIÓN EN AMERICA TAN MERECEDORA DE LAS GRAVÍSIMAS CONDENAS DE LA POPULORUM PROGRESSIO.
    Esa minoría es la que espera al Papa para recibir de sus manos comuniones sacrilegas y victorearlo delirantemente. PORQUE SABE QUE ES ESTA LA MANERA MAS EFICAZ DE CONVERTIR AL PAPA EN ANTIPAPA. ES DECIR, HACERLE BORRAR CON EL CODO CUANTO ESCRIBIÓ CON SU MANO EN LA ENCÍCLICA.
    3 — EL PAPA NO DEBE VIAJAR A COLOMBIA
    por ser Colombia una de las naciones más sojuzgadas por el imperialismo. Los monopolios yankis son dueños’ del 96 % del petróleo. El imperialismo se apropia del 70 % del café, monocultivo colombiano. El imperialismo fija el precio de los productos que importa y de sus manufacturas que vende. ASI RESULTA QUE A MAYOR PRODUCCIÓN HAY MAYOR MISERIA Y POBREZA POPULAR.
    El liberal Carlos Lleras Restrepo, presidente elegido por el 10 % de sufragios, en una farsa electoral que forzó la abstención al 70% de los electores, ese señor liberal, sus ministros, las 50 familias del privilegio feudal, los jefes de las tropas antinacionales que combaten a los patriotas guerrilleros y algunos señores del alto clero son los culpables que ese país alcance los índices más altos de analfabetismo —¡65%!—, cuando en Cuba cercada y boicoteada por toda América no alcanza al 1 %. ELLOS SON LOS CULPABLES DE LOS ÍNDICES MAS VERGONZOSOS DE MORTALIDAD INFANTIL, INFRAALIMENTACION, DESOCUPACIÓN Y, CONSECUENTEMENTE, DE ENFERMEDADES, DELINCUENCIA Y PROSTITUCIÓN.
    El pueblo verá bajo las falsas caretas, hipócritas y sonrientes que presentarán al Papa, el verdadero rostro de los entregadores del país y del continente, de los explotadores de los pobres, de los asesinos de los guerrilleros apresados, de los torturadores de los presos políticos.
    ¡QUE INMENSO DOLOR Y DECEPCIÓN, PARA CREYENTES Y NO CREYENTES, CONTEMPLAR A SUS VERDUGOS BESANDO EL ANILLO DEL PAPA Y AGITÁNDOLE ANTE SUS OJOS BANDERITAS PONTIFICIAS COMO SONAJEROS!
    4 — EL PAPA NO DEBE VIAJAR A COLOMBIA
    Porque el imperialismo yanki está maniobrando para extender a los países latinoamericanos las ventajas que se propone sacar de su viaje a Colombia. Efectivamente, por medio de su Ministerio de Colonias —llamado OEA— el imperialismo dio ya la orden a los presidentes títeres de congregarse en Bogotá a rendir homenaje al Papa. COMO PRESIDENTES, COMO CRISTIANOS, COMO PEREGRINOS, COMO ENANOS, COMO SIRVIENTES DEL AMO, SE JUNTARAN TODOS EN LA CITA. CREAN ELLOS EN DIOS O EN EL DEMONIO. CREAN ELLOS EN LA EUCARISTÍA O EN EL DOLAR. ALLÍ ESTARAN PARA CONSUMAR OTRA FARSA CONTRA LOS PUEBLOS DE AMERICA.
    Por supuesto que esta comparsa de peregrinos estará encabezada por el “peregrino Johnson” responsable de la sangrienta discriminación racial en su propio país, responsable del permanente bloqueo y agresión a la Revolución Cubana, responsable de la intervención criminal en Santo Domingo y de la masacre al heroico y ya victorioso pueblo del Vietnam.
    Con esa farsa sacrilega se propone el imperialismo campanear por todo el continente y por el mundo la condena de la revolución violenta, de las guerrillas y de las luchas armadas de liberación popular que espera arrancarle al Papa en los días del Congreso y a los Obispos en la reunión del CELAM.
    Con esa farsa sacrilega esperan el imperialismo y sus cómplices hacer negar en los hechos, al Papa, la revolución social y económica proclamada en la Encíclica “Populorum Progressio” y en la Constitución Conciliar “Acerca de la Iglesia y el Mundo”.
    Con esta farsa sacrilega de presentarle al Papa un ruedo de presidentes fantoches, trata el imperialismo de forzar el viaje a Bogotá y a otros países como si esa mascarada constituyera un homenaje sin precedentes de cariño y respeto a la Santa Sede.
    HASTA LAS GENTES MAS SIMPLES, por arraigados que sean sus sentimientos hacia la Iglesia y el Papa, repudian semejante espectáculo de vasallismo y pisoteo de la dignidad de los pueblos de América. LA MAYORÍA DE ESOS PRESIDENTES NO CREEN EN DIOS. PERO SI CREEN EN EL PODER DEL PAPA SOBRE LA CREDULIDAD Y EL FETICHISMO POPULAR. COMULGARAN CON LO QUE NO CREEN PARA SACAR PARTIDO DE LO QUE CREEN.
    Faltaba sólo esta ignominia en la historia del colonialismo y del imperialismo: NO SE PRESTE A ELLA EL PAPA. NO VIAJE.
    La trata de presidentes vendrá así a epilogar la criminal historia de la trata de blancas, de la trata de esclavos, de la trata de negros, de la trata de pueblos. Se quiere utilizar la bendición del Papa para la santificación de la explotación económica, la injusticia social y la venta de la soberanía.
    VOLVEMOS A PEDIRLE: NO SIRVA EL PAPA A ESTA MANIOBRA DEL IMPERIALISMO INTERNACIONAL DEL DINERO QUE SERA SIN DUDA DETONANTE DE LA INDIGNACIÓN DE LOS PUEBLOS QUE HACE MUCHOS AÑOS QUE ESTÁN LUCHANDO Y MURIENDO POR SU LIBERACIÓN.
    Si, a pesar de cuanto aquí le escribimos con el fondo del alma, Usted decide viajar a Colombia, el pueblo saldrá a su paso. Sí, saldrán a su paso las multitudes. Un poco por religiosidad. Mucho más por superstición. Sobre todo por curiosidad. NO SE VE CADA DÍA AL PAPA EN AMERICA. Y ROMA ES TURISMO DE RICOS.
    Pero, vuelto el Papa al Vaticano, su paso por Colombia y por América no dejará un saldo de fe, de esperanza, de amor, sino de apostaría, de decepción, de frustración. Es que en las circunstancias que reflejan esta carta y que son las reales en nuestro continente, la visita del Papa no puede producir otros efectos.
    PADRE, al escribirle todo esto con todo el respeto y la sinceridad posible, no hacemos nada más que cumplir con nuestra conciencia de católicos, con LA IGLESIA DE LOS POBRES Y CON EL EVANGELIO DE LOS QUE TIENEN HAMBRE Y SED DE JUSTICIA.
    Que Dios lo ilumine y acompañe en su dura tarea de servir al Pueblo de Dios en marcha hacia la Justicia y el Amor.
    ENCUENTRO LATINOAMERICANO CAMILO TORRES
    Buenos Aires, junio de 1698.

    Tags: , ,