Declaración de la CLASC
EL COMITÉ DE UNIDAD DE LAS FUERZAS REVOLUCIONARIAS DE BOLIVIA, con referencia a la afirmación que hiciera el Gral. ALFREDO OVANDO CANDÍA, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Bolivianas de que, “los trabajadores en Bolivia gozan de todos los derechos que les corresponden como dueños de su tierra”, juzga oportuno revelar la resolución emanada del SEGUNDO SEMINARIO DE LA CONFEDERACIÓN LATINO-AMERICANA DE SINDICALISMO CRISTIANO, recientemente realizada en esta capital, que resulta un rotundo mentís a las afirmaciones del defensor del régimen dictatorial que encabeza conjuntamente con Barrientos Ortuño. El documento en cuestión dice textualmente lo que sigue:
“Los Secretarios de Organización participantes del SEGUNDO SEMINARIO DE LA CONFEDERACIÓN LATINO-AMERICANA DE SINDICALISMO CRISTIANO, reunidos en la República Oriental del Uruguay, por la gravedad de los hechos que atentan contra las libertades ciudadanas y los derechos del hombre sostenidos y promulgados en la Carta Magna de las Naciones Unidas, DENUNCIA lo siguiente:
1) El gobierno dictatorial de Barrientos Ortuño, en un intento de destruir al sindicalismo boliviano y acallar las justas reivindicaciones de ese pueblo, de manera indiscriminada se ha impuesto la tarea de apresar, torturar, confinar y hacer desaparecer a los compañeros sindicalistas.
2) Para ocultar verdaderos crímenes de lesa humanidad y practicar un plan de escarmiento, habilitó campos de concentración en lugares inhóspitos y malsanos, remitiendo inclusive a varios detenidos a un leprosario, después de someterlos a torturas en las celdas de la policía política.
3) De manera hipócrita, el gobierno militar de Bolivia, hizo conocer a la opinión mundial, su resolución de extrañar de su territorio a todos los dirigentes políticos y sindicales que así lo deseen; maniobra que sólo enmascara un plan premeditado de desaparición, ya que varias decenas de ellos no pueden ser habidos en ninguno de los países donde asegura el gobierno que fueron desterrados, con la lógica desesperación de sus familiares que temen que otra hubiese sido su suerte. En tal sentido y concientes de la responsabilidad que atañe a sus cargos solicitamos la intervención inmediata de la COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS, AGRUPACIONES SINDICALISTAS Y LA CRUZ ROJA INTERNACIONAL, para que investiguen esos hechos denunciados, haciendo nuestra la preocupación de todos los compañeros trabajadores bolivianos por la suerte de sus dirigentes.
CONDENAMOS EL SISTEMA DEL GOBIERNO TÍTERE DE BARRIENTOS ORTUÑO Y ALERTAMOS A LAS DIVERSAS ORGANIZACIONES AFILIADAS A LA CONFEDERACIÓN LATINO-AMERICANA DE SINDICALISMO CRISTIANO SOBRE LOS NUEVOS MÉTODOS INTRODUCIDOS POR EL IMPERIALISMO PARA IMPEDIR LA TOTAL LIBERACIÓN DE NUESTROS PUEBLOS.
Es dado en la Sala de Sesiones a los treinta días del mes de noviembre del mil novecientos sesenta y siete años (Firman) Telmo Dias y Pedro Santabrígida (Delegados de Argentina); Marcelino Pereira y Hebert Soares (Brasil); Genaro Baeza (Bélico); Jaime de la Torre, Waldo Tarqui y Rodolfo Martínez (Delegados de Bolivia); Jairo Gutiérrez y Ernesto Melans (Colombia); Jorge Casazola (Costa Rica); Rubén Zam-brano, Luis Quiroga y Orlando Morales (Chile); Ramón Aguilar (Ecuador); Adalberto Baire y Rene Barrios (El Salvador); Alfonso Cotarelo (Honduras); Antonio Velázquez (Méjico); Manuel de Jesún Aquino (Guatemala); Julio César Pinzón (Panamá); Ramón Parra y Pedro Parra (Paraguay); Víctor Sánchez y Máximo Osorio (Perú); Ramón Veliz y Miguel Soto (Puerto Rico); Francisco Santos y Arturo Fermín (Rep. Dominicana); Héctor Alberto, Luis Pérez, Gabriel Rodas, Hermes Pastorini, Jesús Baeg y Ornar Ayala (Uruguay); Juan Ángel Monsalves y Guillermo Pimentel (Venezuela) y Geral Batistar (Haití en el exilio),
Por otra parte aclaramos que es inexacta la afirmación de que sólo un trece por ciento de Presupuesto Genera] de la Nación sea absorbido por el Ejército. Con esa actitud pretende el Gral. Ovando desconocer los millonarios aumentos de sueldos que se hicieran los militares en función de gobierno; la distribución de automóviles Mercedes Benz entre la oficialidad comprometida; la adquisición de lujosas residencias; los constantes viajes de placer y otras tantas prerrogativa? para todos los que convirtieran a las Fuerzas Armadas en instrumento de grupos económicos foráneos que operan en el país saqueando riquezas no renovables. Mientras eso sucede se rebajan los salarios de los trabajadores y se sume a la clase media y al campesinado en la desesperación y el hambre.
Se resta autoridad moral al Comandante en Jefe Ovando de analizar o criticar al régimen del M.N.R. por su participación directa en él y usufructo palpable. Tampoco puede apropiarse, para sí o su sistema militar de gobierno, de algunas conquistas positivas introducidas por el citado partido tales como la Reforma Agraria o el plan de construcción de escuelas en el agro.
Montevideo, 10 de diciembre de 1967.
JUAN JOSÉ CAPRILES, Coordinador en el exterior

Tags: ,