Desde que la luz eléctrica y la energía fueran cortadas en Córdoba durante muchas de las horas que duró el glorioso hecho del 29 y 30 de mayo de 1969, mucha gente en la Argentina empezó a hablar de Agustín Tosco, secretario general del sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba. Pero la acción sindical y política de Tosco, no había comenzado un día antes precisamente. Ni concluyó después cuando los tribunales militares de la dictadura de los monopolios lo condenaron a 8 años de prisión. Luego de 6 meses de dura pero digna prisión Tosco volvió a la lucha en su provincia, en su sindicato. Precisamente a fines de enero se convirtió en el principal organizador de un encuentro político-sindical. Sobre éste hecho, una profunda división se planteó en el seno de la CGT
de los Argentinos y en general de las fuerzas revolucionarias que se oponen a la dictadura oligarco-imperialista. Es que la reunión cobijada en su seno a elementos políticos de dudosa firmeza ideológica prestos a enancarse en cualquier aventura golpista o electoralista. Aunque no era ésta —obviamente— la posición de Tosco, el carácter de la reunión asumía directa o indirectamente parte de aquellos contenidos. Para discutir sobre este punto y otros de importancia para la marcha del movimiento revolucionario Juan García Elorrio entrevistó la misma tarde la prohibición de la reunión cordobesa a Agustín Tosco.
La siguiente es una síntesis de la entrevista, realizada por el equipo de redacción de C. y R.:

C. y R: ¿Cómo responde a todos aquellos que ubican su posición como aliado, o como favorable indirectamente, a aquellos que desean un recambio liberal-electoral del actual régimen?
TOSCO: Hay una elaboración prefabricada, una interpretación que se hace a partir de determinadas publicaciones y ciertos círculos que tiene mucho de interesado para desacreditar, desfigurar nuestra posición. Si nosotros nos equivocamos, lo hacemos sinceramente. Pero yo no me espanto porque determinada gente que ayer estaba en una posición hoy venga y manifieste su evolución, en la medida en que lucha contra la dictadura. ¿Cuál es nuestra misión, sumar fuerza o restar, pelearnos contra la tradición o reconocer la evolución y las nuevas posiciones? Creo que los grandes revolucionarios son los trabajadores; nosotros no vamos a los comités a entregar nuestra personalidad y nuestra posición, sino que determinados políticos —esos por los que se nos acusa— vienen a nosotros. Porque a mí me digan liberal, no voy a dejar de hablar con gente que, ciertamente, no se plantea una salida electoral dentro del sistema. Pero que gran contradicción: se dice que al régimen le interesan las salidas que nosotros propugnaríamos de acuerdo a nuestros interesados detractores, ¿por qué cuando convocamos esta reunión por la Justicia Social se la prohibe? Y sufrimos una represión tras otra. ¿Cómo se explica que es una falsa opción la nuestra? ¿Falsa opción traer a los compañeros del Chocón, traer a los compañeros de Los Ralos, traer a los compañeros del ferrocarril Roca, traer a los centros estudiantiles? ¿Es también una falsa opción aquella de las columnas estudiantiles que salen de nuestro sindicato
y toman la Universidad? Para nosotros, esto es muy claro: luchamos todos los días por resolver los problemas que en particular hacen a las crisis del sistema, en particular y en general, allí donde está la acción revolucionaria. Yo no reniego pero no hago una bandera fácil de la posibilidad de ser revolucionario. Lo que nosotros decimos es que luchando concretamente por la solución de los problemas, no quedándonos quietos, le creamos problemas a la dictadura. O sea que creemos que tanto nosotros como otros grupos que actúan en otros terrenos estamos planteando opciones de fondo. Nosotros estamos en el campo sindical y bueno todavía no ha sido intervenido el sindicato (N. de la R.: la intervención llegó pocos días después) pero tenemos más de 70 presos en tres años. Hay muertos y heridos en manifestaciones que pertenecen a nuestro sindicato. En la reunión que el régimen no nos permitió hacer —por miedo— pensábamos proponer paros activos. Ahora bien: ¿eso es contrarrevolucionario? ¿Eso es anti-popular? ¿Eso favorece a la seudo salida del régimen? El que lo quiera decir que lo diga, pero tal vez el más interesado en que eso se diga es el sistema y hay algunos compañeros muy confundidos o muy esquematizados que arriesgan, proclaman esa opinión.
El cordobazo es una prueba de que hay una conciencia, una decisión de lucha inquebrantable. Nuestra libertad posterior y la de todos los presos es la prueba de que nadie es engañado: salimos por la presión, por la lucha de los obreros y los estudiantes que se manifiesta en la calle, en los actos ¿Cuál es entonces, la lucha que no hacemos? ¿Cuál es la entrega que nosotros hacemos de nuestras ideas? ¿Qué es lo que favorece al régimen? ¿Hacer una convocatoria como la que hemos dicho en la cual nos íbamos a pronunciar —y todo el mundo y especialmente la dictadura lo sabe— por el cambio revolucionario? ¿Es que los sacerdotes del Tercer Mundo que vinieron a Córdoba a esta reunión, o los que se aproximan al sindicato están confundidos sobre nuestras intenciones? Cuando al sindicato van los padres Nasser o Vaudagna y discutimos y conversamos eso poco trasciende; en cambio, sí que hablamos con Perette, eso se conoce en seguida en todo el país.

C. y R.: ¿Cómo caracteriza el momento actual del movimiento sindical argentino?
TOSCO: La actitud, la posición y la ideología de los dirigentes que están en la CGT de Azopardo están caducas. Ni esos dirigentes ni el sistema que los respalda dan más. Para mantener su cargo, para sostener su posición cometen las más vergonzosas trasgresiones a la moral proletaria, como lo es el hecho de difundir que los problemas pueden ser resueltos por la vía del diálogo, por la participación en planes que elaboran directamente el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Hombres que en otra época aparecieron como luchadores y tal vez todavía estaban en la vena de la lucha, hoy aparecen en la entrega. Nosotros creemos en la necesidad de denunciar permanentemente a estos dirigentes porque suelen lograr una distracción en la conciencia de la gente. Y bajo el pretexto de combatir a los liberales, apañan una salida comunitarista-participacionista. Nosotros estamos luchando contra ese falso concepto de la unidad. Claro que es necesaria la unidad. Pero la unidad de la gente que lucha, porque si vamos a un congreso normalizador de la CGT, donde lo que se haga es una unidad de dirigentes elegidos a dedo, vamos a tener una CGT en la cual muchos trabajadores pueden depositar alguna esperanza. Entonces luchamos contra ese que llaman Congreso Normalizador. No tenemos posibilidades de hacer con la CGT de los Argentinos un congreso dentro del sistema. Por eso decimos que la CGT de los Argentinos es una gran fuerza moral que no puede ser detenida y que no cubre la formalidad del sistema, porque está contra esas formalidades, porque está contra el sistema.

C. y R.: ¿Con qué sectores se da el diálogo emprendido por Tosco?
TOSCO: Por principio hablamos con toda la gente que viene a vernos al sindicato. ¿Y si es cierto que hablamos con Illía? Claro que sí, pero no es de ahora. Ahora claro no es una exclusividad hablar con Illía. Hablamos con toda la izquierda prácticamente; con Vanguardia Comunista, con el partido Comunista, con el partido de la Vanguardia Popular, con la gente que estaba en el Movimiento de Liberación Nacional (Viñas, Fiorito), con la gente del peronismo revolucionario a través del mayor Alberte, con el mismo Ongaro. Hablamos con toda la gente que viene a plantear que hay que luchar y que hay que cambiar y salir a la calle y que las soluciones no son las clásicas soluciones, las tradicionales soluciones. Allí están los compañeros del Chocón: esa es1 la voluntad soberana del pueblo, por encima de la dictadura, por encima de Aramburu, por encima del liberalismo, por encima del sistema. Los compañeros que eligieron en El Chocón, que apoyaron a sus delegados como la expresión de sus revindicaciones contra Coria y contra la Secretaria de Estado de Trabajo, están demostrando cuál es la voluntad del pueblo para nosotros.

C. y R.: ¿Cómo considera la posición de Ongaro y otros sectores de la CGT de los Argentinos ante la reunión de Córdoba?
TOSCO: Cuando volvíamos de Rawson, hablamos con Raimundo y consideramos la realización de la reunión. Planeamos eso y luego fuimos dos veces a Buenos Aires, nunca hubo un problema con él en el sentido de que para este acto tanto él como nosotros siempre fuimos claros. Pero él tuvo muchas dificultades con gente que nosotros creemos que está muy equivocada, muy confundida, influyó sobre él para que no viniera. Yo personalmente he escrito, he declarado en revistas, radios y TV que no había problemas con Raimundo. Hubiéramos querido que estuviera Raimundo y se lo dijimos: “Hay mucha gente que no comprende tu actitud”. Porque la gente aprecia mucho todo lo que personalmente ha dicho Raimundo, su posición antimperialista. Claro esto nos ha creado alguna dificultad, porque hay gente que nos ha preguntado, ¿qué razón hay para que Ongaro no venga? Hay un problema que comprendemos, que es el de la camiseta; había una gran ofensiva, muy grande a quienes auténticamente expresan las reivindicaciones de los compañeros peronistas. La CGT de los Argentinos es algo que está en la calle, en esa medida nosotros creemos haber contribuido para hacer la CGT de los Argentinos. Las 62 Organizaciones estuvieron tratando de fagocitarnos. Muchos de los que pertenecen de vuelta a las 62 estaban en la CGT de los Argentinos y algunos continúan hablando en nombre de ella. Pero nosotros con el compañero Ongaro no tenemos ningún tipo de disputa, ni fricciones, ni competencias, sino funciones, tareas, responsabilidad.

C. y R.: ¿Cuál es su juicio valoratorio sobre la personalidad de Eva Perón?
TOSCO: Participamos en el reconocimiento de sus actitud revolucionaria y entre muchas mujeres que en la historia de nuestro país han luchado por los derechos del pueblo, Evita, creemos, es la que tiene el lugar más destacado en la historia.

C. y R.: ¿Y su definición sobre la actual situación vietnamita?
TOSCO: Estamos contra el imperialismo yanki, estarnos por la lucha de liberación del pueblo vietnamita y la expulsión de los mercenarios. Apoyamos el reclamo del pueblo vietnamita por su liberación y el del pueblo yanqui que pide el respeto de la autodeterminación del pueblo vietnamita.

C. y R.: ¿Cómo se define frente a la revolución cubana?
TOSCO: Solo hace falta ver los índices de las Naciones Unidas sobre alfabetización, desarrollo, educación para ver el gran desarrollo del proceso revolucionario de Cuba.

C. y R.: Sendos golpes militares en Bolivia y Perú han abierto nuevas políticas en estos países, ¿cuál es su opinión al respecto?
TOSCO: Creemos que los casos de Perú y Bolivia son pasos fundamentales en la lucha antimperialista; además confiamos en la profundización popular de ambos procesos.

C. y R.: ¿En Córdoba la juventud ocupa un papel destacado en la lucha revolucionaria?
TOSCO: Creemos que hay una profundización en las conciencias, en todas las corrientes estudiantiles, en el sentido que su perspectiva histórica es la socialización y hay una liberación y una práctica concreta de tarea común y lucha común con la clase trabajadora. En Córdoba, hemos presenciado un hecho significativo: los aspirantes al ingreso, los que aún no habían tomado parte en la universidad, aún no pertenecían a ella, la tomaron, combatieron contra el limitacionismo, contra el selectivismo, siendo muchos de ellos apenas de 17 o 18 años.

Tags: ,