Estos son párrafos extractados de un borrador de trabajo que tenía Alonso preparado en su portafolios. Seguramente era un informe que le enviaría, o daría verbalmente, al General Perón. Basta sólo echarle una ojeada para recordar a uno de los traidores que más alto llegó dentro de los dirigentes sindicales.

«Hasta el 57, en el gobierno de Frondizi, el movimiento obrero hizo su conducción, fijó su estrategia, creó sus cuerpos de defensa y ataque y se conectó para los hechos trascendentes con su jefe —el General Perón —radicado en Caracas. El movimiento obrero habrá cometido errores y aciertos pero fue creciendo, fortaleciendo sus filas y podemos decir que fue el auténtico pilar que mantuvo la vigencia y la cohesión del peronismo y ha escrito páginas con lucha, sangre, sufrimiento y resistencia que reconocen propios y extraños. Es por ello que cuando el movimiento obrero no actúa, el movimiento político permanece estático y sin actividad. Reconocemos lo que significa estar a distancia de muchos kilómetros del país y conducirse por la intuición… Y así, cada período nos caemos de las posiciones…»
«Dentro del peronismo todos tenemos un «vértice»: Perón. Pero, de allí para abajo, hay cientos de enfoques y lineas ..
«Dentro del campo gremial tenemos las ’62’, los llamados «ortodoxos» … muchos de los «no alineados»; el 90 % de la llamada «nueva corriente», muchos «independientes», etc. . . .»
«Los premios que están en las ’62’ no pasan de diez y ios que están afuera y son peronistas, el 90 por ciento del resto.»
«Los comunistas siguen avanzando. Un solo hecho: el 70 por ciento de las personas que van a reuniones peronistas convocadas por Paladino y sus representantes no son ni serán peronistas: la mayoría son trotskistas, chinoístas y bolches.»
«… El peronismo tiene unos 5 millones de militantes sin tener en cuenta adherentes o simpatizantes. Los traidores no alcanzan a la suma de unos 10 por millón (incluyendo a los militares nuestros) …»
«Si los dirigentes obreros estuvieran aburguesados hubieran aceptando cargos tentadores, hubieran desertado en la lucha, los ‘ hubieran echado de sus bases, hubieran entrado en combinaciones de todo tipo y está a la vista… que aquellos que no estuvieron a la altura, por incapacidad, deshonestidad, inactividad, olvidando las bases, han desaparecido o han sido barridos… Además no conviene meterse en la vida privada de cada gremialista. Y usted siempre lo ha dicho: que hasta a Jesús le faltarían el respeto…»
«Todo lo hecho en 15 años arroja este saldo: … Avanzamos más por el fracaso ajeno que por el triunfo nuestro. Hemos sido equipo de demolición de siete gobiernos… ¿Quién heredará esto?….»
«El presidente Levingston es un hombre inteligente, bien informado —pues es su especialidad—, desvinculado de fracciones y «roscas»; no es cuestionado y además no está comprometido aún con nadie. Se lo discute a nivel de general de brigada hacia arriba… siente predilección por la Aeronáutica»… «muchos compañeros nuestros que militan en la actualidad y el finado Vandor, han tenido extensas conversaciones gremiales y políticas antes de que fuera presidente y en el momento actual… en su momento se lo tildó (a Levingston) de «nasserista» y con predilección al peronismo .. .Un pueblo organizado con mística y un militar al frente…»
«La CGT y ios gremios deben seguir una línea, fijar una estrategia que no puede ser gobernada ni por delegados del Comando Superior ni desde la distancia.»
«Los que enviamos esta nota (reservada) hemos conversado con todos los sectores peronistas del campo sindical y no existen más diferencias que la de no aceptar que un señor delegado les fije la estrategia de lo que hay que hacer; además de que hay que golpearse el pecho todos los días en público y gritar ¡Viva Perón! Y ahora cualquiera que llega es peronista, porque así lo dice Paladino o una carta.»
«La mayoría de los gremios peronistas para volver a una ’62’ poderosa quieren: … Que la actual ’62’ se disuelva y renuncie la Mesa que la conduce; dejar sin efecto cualquier sanción o marginamiento de dirigentes gremiales; que la unidad se «haga sola» como pasó en la CGT, entre nosotros, sin intermediarios ni delegados; sólo se aceptará formar agrupaciones peronistas en aquellos gremios que, a juicio de las ’62’ su dirección no es peronista… Sólo la Mesa que dirigirá a las ’62’ tendrá autoridad en el país para fijar la posición del movimiento gremial peronista, diciendo lo que convenga y silenciando lo que no sea necesario decir…»
«Los compañeros que viajan llevan la anuencia de los grupos para echar estas bases: tengan o no el visto bueno, nadie renunciará al peronismo… aunque continúe en grupos diferentes.»

Tags: ,