Entrevistamos a Ricardo Grassi, quien fue dirigió la revista El Descamisado, El Peronista y Causa Peronista en 1973 y 1974. Agradecemos mucho el tiempo que nos dedicó

¿Cómo nace la idea de hacer la revista? ¿Quiénes la impulsaron?

Era un momento extraordinario: se terminaba la dictadura iniciada en 1976 y el proceso empezado en 1955. Héctor Cámpora iba a ganar las elecciones del 11 de marzo y la campaña electoral había generado una inmensa movilización liderada por la Juventud Peronista. Era necesario un medio de comunicación que consolidase esa realidad, defendiese la democracia y expresase lo que pensábamos: las banderas peronistas de libertad, justicia y soberanía se harían realidad solo construyendo un país socialista, creíamos.
La revista la impulsaron la JP y la nueva organización Montoneros, que era la fusión de Montoneros y Descamisados. En la dirección de la revista había sobre todo gente vinculada a Descamisados, que tenía una concepción política de masas antifoquista que la diferenciaba de Montoneros. Pero al terminar la dictadura, ese “detalle” había dejado de ser importante.

¿Cómo se financiaba la revista?
Inicialmente, la nueva organización Montoneros aportó lo necesario para lanzarla. A partir del segundo número los costos se cubrían con las ventas y alguna que otra publicidad oficial (comparados con otros medios, los sueldos eran bajos).

¿Cuántas personas trabajan aproximadamente?
Treinta.

¿Eran todos militantes?
No, al contrario. Gente del gremio –periodistas, fotógrafos, gráficos- que, claro, compartían en términos amplios la política que expresaba la revista.

¿De cuantos ejemplares era la tirada promedio de la revista?
120.000.

¿Como era el nexo entre Montoneros y El Descamisado?
Financiero, al principio. Político, siempre, en el contexto de una política de masas.

¿Afectó el asesinato de Rucci la redacción de la revista?
Mucho. Algunos pensábamos que había sido el ERP; otros, la CIA. Hasta que a la tarde llegó Firmenich y nos dijo “fuimos nosotros”.
Como deben saber, Montoneros se dividió y nació la Juventud Peronista Lealtad.

Como se vivió la clausura de la revista de El Descamisado?
Muy mal. Fue la evidencia contundente de que el espacio democrático se terminaba.
Independientemente de los aspectos legales.

¿Hubo algún cambio en la línea editorial cuando largaron El Peronista y Causa Peronista?
Ninguno. Era la misma revista y la misma política con otro nombre.

¿Qué objetivo político se buscó, cuando se publicó el último número de La Causa Peronista, relatando el asesinato de Aramburu?
La conducción de Montoneros: un objetivo de mierda y equivocado. Para los periodistas, era “la nota”. Es un poco largo explicarlo: requiere todo un capítulo del libro que estoy escribiendo. Lo más importante o útil en la actualidad es reflexionar sobre el papel de la venganza en nuestra historia.
Y también sobre algo “singular”: si partimos de 1930, es la primera vez que tenemos 28 años de democracia ininterrumpida.

Si bien desde lo formal, Dardo Cabo era el director, ¿qué funciones reales cumplía?
En la revista no tenía ninguna función real. En general, no estaba. En ciertas circunstancias frente a las cuales su nombre e historia peronista tenían un peso, venía y escribía, con su estilo particular, un editorial que firmaba. Los editoriales no firmados no fueron escritos por él sino por mí, en la mayoría de los casos.
Debía figurar como director alguien conocido y con prestigio. Primero fue el abogado Mario Hernández. Renunció después de la publicación del primer número porque quería tener una participación más directa que sus otras ocupaciones no le permitían. Entonces se le pidió a Dardo, que era un militante orgánico de Descamisados y, en la nueva fase, de Montoneros. Aceptó y figuró como director hasta la clausura. Para evitar confusiones y facilitar mi trabajo, empecé a figurar como el Co-director.
Fue lo mismo en los casos de El Peronista y La Causa; Galimberti y Lisazo no fueron los directores reales.

¿Además de usted y Cabo, que otros periodistas cumplían funciones importantes dentro de la revista?
Desde el principio:
Enrique Jarito Walker – Jefe de Redacción
Juan José Yaya Ascone – Secretario de Redacción
A partir de cierto momento:
Jorge Lewinger

Tags: