La Sociedad peruana forma parte de un conjunto mayor de cerca de 90 naciones, consideradas como miembros de un tercer mundo, que gravitan dentro de las esferas de influencia, dominio y dependencia, de dos grandes sociedades que disputan la hegemonía mundial: La Unión Soviética y los Estados Unidos. Las sociedades del tercer mundo están comprometidas en diversas formas e intensidades, y en grados variados de dependencia y dominio, en el juego mundial de la lucha por la hegemonía y, a su vez, se encuentran delante de un reto de creación propia, que, aislada o colectivamente, les permita participar del juego de decisiones universales. Los cambios, las decisiones y las estrategias para el desarrollo futuro de la sociedad peruana están consecuentemente comprometidas por tal situación.
El Perú, como país subdesarrollado, tiene su propia especificidad, su personalidad. Una característica básica es que el espacio físico donde se desarrolla ha sido ocupado desde hace mucho tiempo: 10. 000 años A.C. (según descubrimientos arqueológicos recientes (Chivateros, valle costero de Chillón, 13.000 años – Lauricocha, Huánuco, en la sierra, 10,000 años). Durante este amplio periodo, procesos variados y múltiples de transformación, han venido formando su peculiaridad. Procesos ocurridos dentro de una línea continua, en que cada etapa tuvo su significación e importancia. La domesticación de las plantas alimenticias y el desarrollo agrícola permitieron el surgimiento de una etapa de formación, que – aislada en el espacio con su fisonomía y ritmo y sujeto a influencias complejas permitió los desarrollos regionales, y éstos, por mecanismos variados, derivaron en un Imperio, el Estado pan-andino. Los españoles, inserción de la cultura occidental, utilizaron a su manera y según sus necesidades la suma de este amplío proceso, concentrado en el llamado Estado Inca. No destruyeron el pasado; pero sí lo utilizaron y reinterpretaron de acuerdo con sus fines de conquista. Esta reínterpretación y tratamiento subsiste como parte de un poderoso conjunto que representaría a las formas tradicionales contemporaneas dentro de la sociedad peruana moderna de 1966. Esto es, la forma de desarrollo autónomo, la forma de desarrollo colonial y la forma de insertar la cualidad de un país independiente, determinan la especificidad de la sociedad peruana subdesarrollada.
Generalizando cabe distinguir dos etapas nítidamente definidas y contrastadas, desde 10.000 años A.C. hasta 1966. La primera es la etapa de desarrollo autónomo desde la ocupación inicial del espacio por grupos aborígenes, hace 100 a 150 siglos, hasta la conquista, 16 de Noviembre de 1532. En este lapso, la sociedad denominada andina, tuvo una evolución social y cultural propia, conquistó y cultivó su propio territorio, estructuró un tipo singular de sociedad y creó su propia cultura, en forma original y autónoma. Se propagó diversificandose por un área muy extensa, desarrollando núcleos de composición y cohesión variadas, abrió numerosas posibilidades y perspectivas, despertando, en diferentes momentos y formas, sentimientos de legitimidad, con relación a la región pequeña o grande y, en los últimos momentos, con relación al Estado Imperial, La creación fue permanente, y si bien existian o eran generadas injusticias y desigualdades, la solidaridad y las garantías comprendían a todos sus componentes. Dos hechos deben ser destacados en este desarrollo autónomo; el primero, su amplia evolución, más de 100 siglos de desarrollo, domesticación y creación el segundo, la configuración efectiva de sólidos patrones culturales de comportamiento, valores, solidaridad, legitimidad y trabajo.
La segunda etapa, de dependencia y dominio, comienza en Noviembre de 1532, y prosigue hasta hoy. Más de cuatro siglos en que cambió el proceso de creación independiente, se reorientó bajo la égida de la cultura occidental, como una de sus fases y modalidades de dominios e inserción, desarrollándose dentro de una perspectiva nueva y única, impuesta por las sociedades occidentales dominantes. Hay varias fases y modalidades; podemos distinguir, en esta etapa; la primera es la colonial, fase de dependencia política y económica, de 1532 hasta 1821, período en que la sociedad evolucionó bajo el dominio español, que impone su cultura en forma profunda y global, se desarrolla la costa en oposición a la sierra, que fue el eje de organización de la sociedad andina, reestructura los patrones de establecimiento humano e introduce el mundo capitalista con sus características y fines. La penetración y el impacto colonial de casi tres siglos condicionó el primer proceso de desarticulación de la sociedad actual, de forma más profunda y compleja de lo que aconteció hasta ahora. La segunda fase es la situación de dependencia económica y política semicolonial en que se encuentra la sociedad peruana desde 1821, fecha de la independencia que marca el segundo proceso de desarticulación de la sociedad nacional. En esta fase hay dos etapas, correspondiendo la primera a la evolución bajo la ínfluencia inglesa que dura hasta 1930, y en la cual se pueden señalar momentos de mayor o menor intensidad, como los ocurridos en las primeras décadas de la independencia, durante el periodo militarista, en 1860 y el más importante a partir de 1890. Esta influencia inglesa se caracteriza por haber ofrecido por primera vez la posibilidad de formación de capitales, y porque dio al Estado la oportunidad de recibir empréstitos, dándole fuerza, lo que permitió el robustecimiento del poder central. En la siguiente etapa, de 1930 hasta el presente, la influencia pasa a manos de Estados Unidos de América del Norte, lo que coloca al Perú dentro de la esfera directa de uno de los dos países que luchan por la hegemonia mundial. La influencia norteamericana es fundamentalmente de carácter económico, pues significa un mercado de inversiones y un espacio potencial de recursos y de seguridad dentro de su juego mundial, Lo económico exige lealtades, caminos y seguridad; de ahí su relación con una política que aparece como su consecuencia.
Para una interpretación cabal de la sociedad peruana moderna, es necesario comprender claramente este proceso asi enunciado en sus aspectos sustantivos. En cada momento recibió reestructuraciones, reinterpretacíones, conformaciones, pérdidas, mecanismos de transformación, variados y complejos, ampliación cultural, asimilación y revalorizaciones, Actitudes, comportamientos, creencias, cohesiones e integraciones se desarrollarán en intensidades y grados variados en los diferentes espacios humanos, abriendo camino a tipos y estéreo, tipos sociales, a sistemas de estratificación social y cultural, a múltiples formas de emergencia o movilidad, al robustecimiento de estructuras económicas de poder, al sistema político, a la reinterpretación religiosa, a la formación de una red compleja de relaciones, de preconceptos, de formas de comportamientos y de acción y de tejidos sutiles y diáfanos de dominación, de fuerza, de imposición, etc. Hechos que requieren estudios científicos especiales, a fin deque puedan elucidarlos, situándolos con nitidez en su verdadero contexto, para acabar con mitos, dogmas y preconceptos vigentes que deben ser desterrados.
Lo importante es destacar para los fines de este análisis que los grupos humanos que han actuado en este escenario vivieron y actuaron dentro de un único espacio humano interrelacionado, matizado interculturalmente por estructuras, sistemas, organizaciones, diálogos de creación, imprevistos, frustraciones tremendas, pobreza, miseria e imposición. Un solo escenario, una sola sociedad, varios dramas y escenas; esto es la adversidad, la heterogeneidad, los desarrollos desiguales, las cualidades variadas, y, en el fondo -a pesar de que reducida a pequeños sectores o manifestada diluidamente- la lucha por la libertad, por la organización, por la planificación de una sociedad eficaz. Estas ideas nos llevan a la primera tesis: La sociedad peruana es una sola hace más de 10.000 años, y en su largo y variado recorrido, sufrió influencias heterogéneas y complejas, tanto social como culturalmente, lo que formó un tipo de sociedad, la sociedad actual, en cuyo seno, como resultado de su proceso histórico, existe una pluralidad de situaciones sociales y culturales. Antes de proseguir con el desarrollo de esta hipótesis, es conveniente esclarecer enfáticamente, que las etapas ocurridas en este amplio proceso son irreversibles y sólo tienen significación en cuanto elementos, aspectos, comportamientos psicosociales o pluralidad de situaciones sociales y culturales actualmente existentes. Toda superestimación o reconstrucción es anticientífica. Una tesis nacionalista que la sociedad peruana de hoy debe buscar, estará frustrada si pretende apoyarse en una etapa o momento histórico determinado, lo que no ocurrirá si se busca una creación colectiva audaz que rescate lo valioso, lo con seguido, los valores tradicionales, la peculiaridad o singularidad, y que a su vez sea universal el utilizar los conocimientos y progresos de la ciencia y de las técnicas modernas, en función de las cualidades y capacidades de los componentes actuales del Perú. El robustecimiento de la singularidad dentro de lo valioso y rescatable, la universalización, esto es, la utilización y alcance de la ciencia, técnica e ideas modernas; he ahí la parte básica de la tarea del Perú,
La Pluralidad de situaciones sociales y culturales de la sociedad actual está basada en una serie de hechos y notas. La primera característica general es la desarticulación, esto es, la existencia de una serie de contrastes y desarrollos desnivelados. La sociedad aparece repartida en islotes geográficos, económicos, sociales y culturales, dando la impresión de un archipiélago con débiles comunicaciones: un sector no produce efectos sobre los otros, y en estas condiciones, la difusión del progreso técnico y científico queda limitado, Es ta situación presenta la idea de dualismos; el sector moderno y el industrial, y el sector tradicional, agrícola. Esto es, se acredita una economía dualista, en la cual Lima representa el sector moderno y la provincia el tradicional; la costa la agricultura moderna, y la Sierra la agricultura tradicional; en otros aspectos se contraponen el gobierno local tradicional y el gobierno local nacional, la religión y culto tradicional y la religión católica, etc. Esto quiere decir que hay desarticulación o falta de articulación por causa de la yuxtaposición de estructuras sociales, económicas, políticas y mentales, que actúan con intensidades y modalidades diversas en el seno de la sociedad nacional, muchas veces sin relación , sin conexión, sin unión, sin propagación, sin motivación, y si existe, es tan débil que casi no tiene importancia .
El conjunto urbano varia del conjunto rural de modo más contrastado que en las sociedades desarrolladas. Un grupo reducido tiene el control económico y político, con todas sus consecuencias de desigualdades e ínjusticia social. El resto, o sea, la casi totalidad de la sociedad, depende de sus decisiones y de las posibilidades que le sean ofrecidas, según las conveniencias del grupo en el poder. Una gran ciudad se desarrolla en amplia escala constituyendo un eje o centro, que hace pensar en la existencia de una única región nacional, dominada por ella , El fenómeno urbano es muy pleno de contrastes y llega al hecho extremo de que la segunda ciudad del pafs no alcanza al 10% de la población de la capital, Lima. Existen, por ejemplo, cerca de 80 grupos selváticos que, aunque sin importancia demográfica, pues son estimados en 80.000 habitantes, no participan de la vida nacional. Algunas áreas culturales presentan modalidades distintas de desarrollo, por causa de diferentes procesos locales; así, el valle del Maníaco aparece como uno de los de mayor evolución rural serrana, y la costa norte, como totalidad, es una de las más dinámicas del pais. Al lado de las haciendas tradicionales donde la servidumbre y las relaciones de dependencia se revisten de formas bien alejadas en el tiempo, existen modernas haciendas industrializadas, al nivel de las plantaciones centroamericanas. De los doce millones de habitantes que posee el Perú, por lo menos unos cuatro millones no tienen participación política alguna, por no votar (1). Esto significa que, además de su ausencia en las decisiones y participaciones en el juego nacional, están ausentes en su capacidad plena del mercado nacional Hay desarrollos desiguales en todo el ámbito del pais; en algunas zonas el alfabetismo, la mortalidad y la desnutrición presentan cifras muy altas, aunque en otros los índices no son tan desoladores. Los recursos nacionales se concentran en determinados polos motores, pero no alcanzan las disponibilidades del gobierno nacional para los restantes. Sin un ordenamiento, sin plan ni esbozo, la sociedad crece ociosamente. La desarticulación recuerda mucho a las factorías coloniales. El sistema colonial español, por ejemplo, utilizó determinadas ciudades que desarrolló como puntos de apoyo a su política de conquista y dominación. Lima tenía relaciones directas con España de la misma forma que Buenos Aires, Ciudad de México, Santiago y Bogotá. Todo el sistema de relaciones funcionaba siguiendo estos ejes directos: un punto de apoyo y la metrópoli, sin que existiese casi ninguna relación entre estos puntos de apoyo en la América Latina. Este sistema favorecía la política colonial y el desligamiento dejó como residuo las relaciones actuales entre los países latinoamericanos. En el Perú, la desconexión determina internamente que las regiones no se interrelacionen, que no se complementen, ni se coordinen sus mercados y desarrollos. Esto es, los diversos sectores de la producción están desarticulados, pues cada actividad económica tiene su propio ritmo y sentido, sin ligazón con las otras. La agricultura sigue así su propio camino, la pesca el suyo, la industria aparece aislada. Si algunas relaciones son generadas esto ocurre apenas dentro del pequeño grupo del poder. Por otro lado, hay una gran mezcla de tipos de economia, que aparece en proporciones distintas, y, además, con el dominio de hábitos regionales ocasionados por la heterogeneidad cultural. En muchos casos esta mezcla tiene tonalidades contrapuestas; así, el sector capitalista empresario moderno utiliza formas coloniales capitalistas y feudales al lado de la tradicional cooperación indígena. Podríamos enumerar ampliamente los contrastes y desarrollos desiguales que caracterizan esta primera nota general, que denominamos desarticulación.
Esta caracterización podría dar margen a que se afirme la coexistencia de dos sociedades o culturas en el seno de la sociedad actual. Se desarrolla asi la tesis del dualismo de la cultura y de la sociedad peruana, tesis que en parte sustentamos en 1948 y que hoy consideramos superada. Hemos dicho que las formas remotas corresponden a la sociedad tradicional y las formas próximas a la sociedad moderna, y que el drama del Perú está en el enfrentamiento de estas dos sociedades. Esta tesis, que podría explicar la desarticulación, los contrastes y desarrollos desiguales como resultado del proceso histórico, es peligrosa y limita da Pues los contactos, difusión y procesos que señalamos, tanto las formas remotas como las próximas son heterogéneas, lo que torna difícil distinguirlas con precisión. Por otro lado, las formas, estructuras o sistemas sociales-opuestos, están relacionados y se utilizan y apoyan mutualmente dentro de una red de múltiples relaciones- Esto quiere decir que no da lugar a dos sociedades con formas claras, Lo que ocurrió es que, desde 1534 hasta hoy, algunos sectores, regiones o áreas evolucionaron de manera diferente, debido a complejos factores sociales motivados por su importancia, situación, riqueza e interés.
Las formas distantes, que corresponderían a la sociedad tradicional, no son homogéneas, y se torna difícil distinguir las correspondientes a la contribución indígena y las correspondientes a la contribución española. Ambas influencias están de tal manera mezcladas que se torna imposible discernirlas. Lo tradicional da lugar a formas complejas y no a una totalidad y a su vez, las formas próximas, la sociedad moderna, son también complejas por sus variadas influencias e interrelaciones En ambos casos hay heterogeneidad, y por consiguiente pluralidad de situaciones
La desarticulación dio como resultado la organización de una sociedad ineficaz para sus mayorías, con situaciones de privilegio para una minoría dominante. Esta organización, que no responde a un plan, se caracteriza fundamentalmente por estar sustentada por estructuras rígidas La estructura económica, política y social del país corresponde a una forma centralizada y motivaciones sin un equilibrio de valores correspondientes. A lo cual se adiciona la dominación y dependencia extranjera e internamente, los privilegios de una minoría. Para mantener y reforzar este sistema, la sociedad se desarrolla dentro de estructuras muy rígidas, y de las conveniencias de una élite del poder.
Una segunda caracteristica del pluralismo de situaciones sociales y cultura les existentes es la dependencia. Dependencia que en un momento fue dominación directa, siendo ahora dominación indirecta o semicolonial. La sociedad actual perdió, además de su poder de creación, su independencia y autonomía, hecho que. afecta todo su proceso. Esta dependencia promovió el desarrollo de un grupo nacional en el poder que es totalmente dependiente del extranjero. Llevó a la sociedad aun tipo de acción politica y social comprometida que la hace evolucionar dentro de una única linea capitalista y forma occidental. Impone obstáculos a su desarrollo, la torna dependiente y dificulta la posibilidad de que se estructuren sentimientos nacionales y de que se obtengan sentimientos de legitimidad. Este fenómeno afecta a toda la sociedad nacional en sus diversas capas sociales, en sus diferentes actividades económicas y políticas y en su sistema de relaciones políticas con los grupos grandes y pequeños Ni la comunidad de indígenas ni la comunidad rural o el pueblo escapan de este juego, estando todos comprometidos a través de mecanismos complejos y en intensidad variada en mayor o menor grado.
La tercera y última característica de este pluralismo social y cultural es la incapacidad que tiene la sociedad moderna para pagar los costos de un estatuto humano para todos sus componentes. No hay distribución de recursos sociales, esto es, no puede ofrecer a todos los habitantes las bases y condiciones necesarias para la constitución de su personalidad tanto física, cuanto moral. Esto significar a) poder satisfacer las necesidades básicas-salud, alimentación, habitación, etc. a fin de conseguir hombres sanos; b) ofrecer un ambiente psicológico y político adecuado a fin de conseguir hombres libres dentro de una comunidad solidaria; c) darles una educación necesaria, a fin de conseguir hombres eficaces y creadores.

Tags: ,